LA LEGIÓN BRITÁNICA Y COLOMBIA

LA LEGIÓN BRITÁNICA Y COLOMBIA

El Reino Unido venía siendo para la región septentrional de Suramérica un faro de libertad. No es de extrañar que los primeros conspiradores contra la Corona de España surgidos de las tres parcelas del Virreinato de la Nueva Granada aparecieran en Londres al hallar ayuda a sus sueños revolucionarios. Allí aparece el girondino Francisco Miranda, único general extranjero, cuyo nombre reposa en los muros del Arco de Triunfo de París.

18 de abril 2005 , 12:00 a.m.

El Reino Unido venía siendo para la región septentrional de Suramérica un faro de libertad. No es de extrañar que los primeros conspiradores contra la Corona de España surgidos de las tres parcelas del Virreinato de la Nueva Granada aparecieran en Londres al hallar ayuda a sus sueños revolucionarios. Allí aparece el girondino Francisco Miranda, único general extranjero, cuyo nombre reposa en los muros del Arco de Triunfo de París.

La guerra en Europa contra Napoleón abre una pausa a la intriga americana. El Reino Unido, parte vital de esa alianza, no puede auspiciar intentos revolucionarios contra España. En América, la Guerra de Independencia ha tomado un curso decisivo. Para el Reino Unido, España es su adversario secular. Además había apoyado la rebelión de las Trece Colonias y ha llegado la hora del desquite.

Para la Corona británica existe un freno: la alianza con España no había desaparecido con la victoria en Waterloo. Se recurre entonces a la sabia herencia de Isabel I: prohibir pero dejar hacer. Se emite la proclamación de 1817:súbdito de Su Majestad británica podrá tomar parte en las disputas entre el Rey de España y las personas que ejerzan o pretendan ejercer el gobierno de provincias en América.

Y los súbditos de Su Majestad británica concurren en oleadas para alistarse en las expediciones. Es así como el comienzo de las relaciones entre el Reino Unido y la Colombia de Bolívar tiene un decisivo sello militar.

Las expediciones zarpan tan pronto se llenan los cupos de las naves. Las componen ingleses, escoceses, irlandeses y galeses. Se integrarán a fuerzas rebeldes, tan abigarradas como ellas, en un medio climático hostil.

Sus hombres se enfrentarán al mar embravecido. Muchos no regresarían jamás, hipnotizados por el caleidoscopio rutilante de una tierra ajena que acudirían a libertar. Todo eso cabe en una sola palabra: heroísmo.

Las relaciones comerciales con el Reino Unido venían funcionando desde el siglo XVIII. Fruto del contrabando que, bajo la misma fórmula de prohibir pero dejar hacer, posibilita la ayuda militar.

Un sorprendido legionario británico, Vawell, quien deja como legado unas memorias ilustrativas de lo que fue la presencia británica en nuestra Guerra Magna. Así lo comprueba al hallar una marca inglesa en las bridas y montura de un jamelgo llanero que se le provee para escapar en una situación apurada.

El nombre de la Legión Británica surge del mar y de la leyenda. Las expediciones iniciales no lo contemplan, pero la historia lo recoge con admirada veneración: un total, que pudo ser superior a 5.508 británicos. Los primeros en arribar a la Guayana portaban uniformes de la armada inglesa, rechazados por calidad insuficiente, pero comprados a menosprecio por Mackintosh. Sus afortunados portadores integraron la Guardia del Libertador.

Después llegaron uniformes variados, entre quienes arribó un joven irlandés de la ciudad de Cork, inteligente, ilustrado a su temprana edad de 18 años: Daniel Florencio Oi Leary, quien más adelante tendría el honor de servirle al Libertador como su edecán.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.