JORGE DREXLER, DE MÉDICO A CANTAUTOR

JORGE DREXLER, DE MÉDICO A CANTAUTOR

La música de Jorge Drexler era un secreto a voces, que comenzó a llegar a Colombia a cuentagotas y por interpuestas personas. Venía extraviada en alguno de los cortes de los discos de Ana Torroja, Ketama, Bajofondo o Miguel Ríos. En el 2002 se escuchó su voz en la canción Me haces bien, que formaba parte de un comercial que luego ganó un premio Martín Fierro en Argentina.

30 de marzo 2005 , 12:00 a.m.

La música de Jorge Drexler era un secreto a voces, que comenzó a llegar a Colombia a cuentagotas y por interpuestas personas. Venía extraviada en alguno de los cortes de los discos de Ana Torroja, Ketama, Bajofondo o Miguel Ríos. En el 2002 se escuchó su voz en la canción Me haces bien, que formaba parte de un comercial que luego ganó un premio Martín Fierro en Argentina.

Pero, sin duda, este uruguayo dejó de ser el hombre detrás de las canciones para pasar al frente de las cámaras, el 27 de febrero de este año, cuando su canción Al otro lado del río, de la película Diarios de motocicleta, ganó el premio Oscar.

No solo fue noticia por su trofeo -la primera vez que gana una canción que no es cantada en inglés- sino por su poética revancha contra la omnipotencia de Hollywood. Drexler suprimió la cadena de agradecimientos y utilizó sus 30 segundos de fama interplanetaria para cantar la canción que no le dejaron interpretar. "En el momento no me di cuenta de lo que estaba pasando. Salí y canté, estaba como en trance, no era muy consciente de lo que hacía. Estoy muy contento con lo que pasó pero sigo sin entender cómo ganó, por qué la academia votó por mí".

Ese episodio con seguridad lo puso en la historia del premio más famoso del cine, pero no es el oropel que seduce a este otorrinolaringólogo. A los 40 años, edad en la que muchas estrellitas del pop ya están jubiladas, Drexler apenas tiene 10 de carrera profesional. "La decisión de meterme completamente en la música la tomé en 1995, tenía 30 años y acabada de terminar mis estudios de medicina. Antes de eso había hecho dos discos de manera independiente, La luz que sabe robar (1992) y Radar (1994). Pero eran trabajos que hacía en los tiempos libres que me dajaban los estudios. En 1994 toqué en la apertura de dos espectáculos de Joaquín Sabina y él me invitó a abrir sus conciertos en España. Cuandó llegué, tuve la fortuna de que mis canciones las grabara gente como Rosario Flores, Ana Belén o Jovannoti. Vi que podía vivir de lo que me gustaba y dejé mi carrera".

Una decisión valiente si se tiene en cuenta que invirtió casi 10 años de su vida metido en libros de anatomía, vademecums y rondas de madrugada por los hospitales. "No sé como hice. Cuando no estaba presentando exámenes, me metía al estudio a grabar. Supongo que hay momentos en la vida en que uno tiene energía para hacerlo todo. Durante un tiempo pensé que podía hacer bien las dos cosas".

Drexler asume que el haber comenzado tarde le da ciertos privilegios. "Sé lo que quiero y tengo control absoluto de mi trabajo. Me interesa la música con todas sus variables. He tenido momentos más electrónicos y otros más acústicos". Esto último es aire fresco en el apartado de los llamados cantautores, donde suelen ubicar los discos de Drexler. "Me he revelado contra esos encasillamientos y me he movido hacia otros géneros. Para mí, música y letra interactúan en equilibrio, ninguna tiene supremacía".

El autor de Al otro lado del río dice que tiene dos motivos que hacen urgente y prioritaria su visita a Colombia: "Tengo familia colombiana, en Manizales. Mi abuelo se volvió a casar con una colombiana. Tengo un tío allá. Cuando mi abuelo viajaba a Uruguay me llevaba dulces y regalos, pero sobre todo música: los vallenatos de Alejo Durán y del Binomio de Oro".

El otro motivo se llama Aterciopelados: "Tengo mucha admiración por ellos, es mi grupo favorito en español.Me gustó el trabajo de Andrea como solista y quiero que ellos lo sepan".

DOS CARAS Y UN AUTOR.

Sea es el último disco que hace con Virgin Music, del grupo Emi. Es un compact casi experimental, lo define como más electrónico y, de hecho, el ambiente general es de teclados y máquinas de ritmos. Se nota la influencia de Juan Compodónico de Bajofondo. La canción estrella es Me haces bien, aunque se destacan otras más experimentales como Tamborero. El ambiente vanguardista no opaca su esencia de cantautor que se ve en canciones como El pianista del gueto de Varsovia, en la que manifiesta su preocupación por el problema de la identidad individual.

Eco, su grabación más reciente, es su presentación en sociedad. La canción del premio Oscar aparece como bonus track, en el corte 12.

Es un disco más fácil de escuchar, lo electrónico pasa a un segundo plano, aunque no desaparece, y las composiciones son más orgánicas como el caso de Al otro lado del río. Guitarra y vos es un híbrido entre hip hop y canción de autor. Milonga del moro judío es su manifiesto sobre el conflicto palestino israelí: Drexler, mitad judío, mitad católico, aboga por la tolerancia, muy en la línea de la España mora de los siglos XIV y XV.

FOTO.

- Jorge Drexler dice que tiene familia en Manizales y que gracias a ella conoce bien el vallenato.

- Sea (2001).

Warner.

- Eco (2004)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.