UNA GESTIÓN QUE DEBE CONTINUAR

UNA GESTIÓN QUE DEBE CONTINUAR

Mientras en el país se acentúa la crisis hospitalaria y asistimos en el pasado al holocausto de los hospitales San Juan de Dios y Lorencita Villegas; otrora instituciones emblemáticas de la salud. Actualmente mantenemos la actitud de indiferencia ante la crisis de otros organismos de salud no menos importantes como: hospital San Jorge (Pereira), Erasmo Meoz (Cúcuta), González Valencia (Bucaramanga), para citar unos pocos; hoy reconforta y abre una luz de esperanza de que todo no está perdido al leer el informe de Gilberto Barragán sobre su gestión 2001-2004 al frente de la dirección del hospital Federico Lleras de Ibagué.

14 de enero 2005 , 12:00 a.m.

Mientras en el país se acentúa la crisis hospitalaria y asistimos en el pasado al holocausto de los hospitales San Juan de Dios y Lorencita Villegas; otrora instituciones emblemáticas de la salud. Actualmente mantenemos la actitud de indiferencia ante la crisis de otros organismos de salud no menos importantes como: hospital San Jorge (Pereira), Erasmo Meoz (Cúcuta), González Valencia (Bucaramanga), para citar unos pocos; hoy reconforta y abre una luz de esperanza de que todo no está perdido al leer el informe de Gilberto Barragán sobre su gestión 2001-2004 al frente de la dirección del hospital Federico Lleras de Ibagué.

El documento muestra en cifras la aplicación de un modelo administrativo, que partiendo de un adecuado diagnóstico de situación institucional para determinar las falencias de organización, infraestructura física, inapropiada utilización de recursos, de diagnóstico de demanda más sentida de atención por parte de la comunidad, entre otros.

A partir de allí, se elabora un plan gerencial de gestión para optimizar el aprovechamiento de los recursos, ampliar la cobertura de servicios, mejorar la calidad y oportunidad de la atención y, lo más encomiable, abrir nuevos y sofisticados servicios como unidad de cuidado intensivo pediátrico, hematooncología pediátrica y neuropediatría.

Dentro del proceso de mejoramiento se destaca la recuperación y adecuación de la infraestructura física y el mantenimiento y recuperación de la dotación hospitalaria.

En lo que respecta a organización asistencial, se han realizado los ajustes necesarios de: personal, adecuación de agendas, aumento de horas especialista dependiendo de la necesidad, dotación y reposición de equipo médico, mejoramiento de procesos de contratación y mercadeo, facturación, auditoría, cartera y sistemas de información para garantizar oportunidad, eficiencia y calidad de los servicios y satisfacción de la demanda.

Así las cosas, en tan corto tiempo se observa que la institución muestra logros significativos, por lo que el proceso debe persistir, bajo la dirección eficaz del doctor Gilberto Barragán.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.