ABRIR MERCADOS, TAREA DE TITANES

ABRIR MERCADOS, TAREA DE TITANES

Ante los temores por las posibles consecuencias sobre el comercio binacional a raíz del lío diplomático entre Colombia y Venezuela, el vicepresidente de la República, Francisco Santos, aseguró que la economía no tiene por qué perder dinamismo, pues los empresarios cada vez están más capacitados para abrir nuevos mercados. (VER GRAFICAS: EXPORTACIONES A VENEZUELA)

19 de enero 2005 , 12:00 a.m.

Ante los temores por las posibles consecuencias sobre el comercio binacional a raíz del lío diplomático entre Colombia y Venezuela, el vicepresidente de la República, Francisco Santos, aseguró que la economía no tiene por qué perder dinamismo, pues los empresarios cada vez están más capacitados para abrir nuevos mercados.

(VER GRAFICAS: EXPORTACIONES A VENEZUELA).

"No tiene por qué pasar lo mismo de hace dos años con la crisis de Venezuela. Se ha demostrado que nuestros empresarios son capaces de encontrar nuevos mercados y creo que esta es una economía tremendamente dinámica que está abriendo cada vez nuevos escenarios comerciales y en ese sentido lo que tenemos es que confiar en nuestros empresarios", sostuvo el lunes ante los medios.

Sin embargo, para los empresarios no es tan fácil seguir el consejo del vicepresidente Santos y encontrar un nuevo mercado que remplace esos 1.300 millones de dólares que nos compran los venezolanos. Es más, Roque Ospina, presidente de Inexmoda, gremio de los industriales del sector textil-confección, asegura que conseguir compradores en otros mercados es una "tarea de titanes".

"Venezuela es nuestro segundo comprador después de Estados Unidos. El año pasado le vendimos 154 millones de dólares y aunque hemos buscado otros mercados no nos ha dado los resultados esperados, especialmente en Europa", sostiene Ospina.

Las exportaciones de Colombia a Venezuela vienen en recuperación y, según los cálculos de Proexport, hoy ascienden a 1.300 millones de dólares, lo que equivale al 9,4 por ciento de todas las ventas externas.

En recuperación.

Durante la crisis que vivió Venezuela se presentó una fuerte caída de las exportaciones, pues se pasó de 1.742 millones de dólares en el 2002 a 694 millones en el 2003. Para compensar esa pérdida, muchos empresarios decidieron buscar compradores en otras regiones, en especial, en Centroamérica, pero una vez se recuperó el vecino país volvieron a vender allá.

Para Luis Mariano Sanín, presidente de Fabricato, las mayores dificultades para abrir nuevos mercados en el sector textil se centran en que los precios colombianos no son competitivos, en especial frente a Asia. "A pesar de la calidad de nuestras telas y de nuestro diseño hay problemas de competitividad grandes. Europa lo tienen dominado los turcos y es muy difícil abrir mercado allá", insiste.

Entre vecinos.

Una preocupación similar tiene Diego Villegas, gerente comercial de Gutemberto, empresa fabricante de tornillos. Afirma que aunque su compañía tiene competitividad para exportar a otros países de América Latina, Venezuela es fundamental.

Para Villegas abrir nuevos mercados es muy complicado, en especial en Europa, pues considera que falta apoyo del Gobierno y que a pesar de las iniciativas de Proexport para impulsar las exportaciones aún falta infraestructura y experiencia. Entre vecinos.

Los empresarios aseguran que la gran dependencia comercial hacia Venezuela no solo se debe a la cercanía geográfica, sino además a las ventajas arancelarias y al menor costo de los fletes, factores que pesan a la hora de buscar otros mercados.

Un ejemplo del largo tiempo que toma la consecución de nuevos clientes es el de la comercializadora de frutas y hortalizas que creó Asohofrucol (gremio de los productores de estos alimentos). En total fueron cuatro años de visitas a Europa y asistencias a ferias, además de largos estudios de mercado.

Aunque ya se están enviando uchuvas, pitahayas, tomate de árbol, granadilla y plátano, los pedidos aún son pequeños, pues a la dificultad de conseguir compradores se suma el hecho de que estos son alimentos exóticos en Europa y hay que hacer campaña con los consumidores.

Igualmente, por el lado de las carnes y los lácteos la dependencia de Venezuela es total. Este es el principal comprador y el año pasado se le vendieron 170 millones de dólares. Como explica José Félix Lafourie, presidente de Fedegán, en este sector lo que más pesa son las restricciones fitosanitarias y por eso lo más fácil es exportar a los países que tiene el mismo problema de aftosa que Colombia.

Lafourie dice que su gremio está convencido de que es necesario diversificar los destinos de exportación y que para eso llevan varios años buscando abrir mercados en México y Centroamérica, pero "no es fácil".

Colombiatex espera a compradores venezolanos.

El próximo martes se inaugurará en Medellín la decimoséptima versión de Colombiatex. Para esta ocasión se espera la presencia de 547 compradores, de los cuales 145 vendrán de Venezuela, conformando así la segunda delegación más grande, después de la de Ecuador.

Roque Ospina, presidente de Inexmoda, la entidad organizadora, dijo que hasta ahora ninguno de los compradores venezolanos se ha retractado. En total, vendrán representantes de 18 países.

La meta de Colombiatex para este año es superar las ventas del 2004, que fueron de 38 millones de dólares.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.