ASUNTO VISCERAL

ASUNTO VISCERAL

La realización en diciembre anterior, por parte de los directivos del Colegio de Periodistas del Meta, del evento con la Paca Zuleta y Edgar Artunduaga en el que se trató la situación de los medios metenses frente a los escándalos gubernamentales del departamento, no debe considerarse tema agotado, más bien debe entenderse como el comienzo de un proceso obligado de reflexión colectiva en torno a un asunto tan importante para el periodismo regional, que por su desempeño y como nunca en tiempos recientes le ha generado duros cuestionamientos.

07 de enero 2005 , 12:00 a.m.

La realización en diciembre anterior, por parte de los directivos del Colegio de Periodistas del Meta, del evento con la Paca Zuleta y Edgar Artunduaga en el que se trató la situación de los medios metenses frente a los escándalos gubernamentales del departamento, no debe considerarse tema agotado, más bien debe entenderse como el comienzo de un proceso obligado de reflexión colectiva en torno a un asunto tan importante para el periodismo regional, que por su desempeño y como nunca en tiempos recientes le ha generado duros cuestionamientos.

No se sabe desde qué momento, el noble oficio infortunadamente se convirtió en un asunto visceral. Se recuerda cómo en nuestro país luego de ser un acto dirigido por el corazón, por el histórico apasionamiento político de años idos, de un tiempo para acá -entre otras causas- por culpa de la sociedad de consumo y de la corrupción administrativa, se trasladó para el estómago, víscera en la que está anquilosado generando consecuencias seguramente peores a las causadas cuando estuvo anclado en el primer órgano. Indiscutiblemente, los dos casos por lo extremos le han reportado mucho daño al ejercicio de la actividad.

Ante la acentuada crisis que padece, es necesario que dentro de los cánones del respeto mutuo se sigan dando espacios de discusión para que como es normal, como dicen los psicólogos, hayan catarsis y luego vengan los estados de diálogo desde donde razonadamente se establezcan compromisos con el fin de corregir lo que haya que corregir, para el bien del gremio y por ende de la opinión pública, razón de ser del periodismo.

Propongo a la directiva del Colegio de Periodistas del Meta que la mejor manera de celebrar el 4 de agosto como nuevo Día del Periodista, establecido en la poco difundida ley del periodismo, recientemente sancionada por la administración Uribe Vélez, es retomar desde el próximo tradicional 9 de febrero periódicos ciclos de debates abiertos sobre la actual situación del gremio y su responsabilidad ante la sociedad regional.

De esta manera, cuando llegue la nueva fecha como acto central de celebración se tenga construido un acuerdo o documento colectivo para el desempeño ético de la profesión. Es sano hacer este ejercicio público de auto evaluación. La coyuntura está dada para buscar que el periodismo metense deje de ser tan visceral y comience a anidarse en la razón. Es decir, para que busque el equilibrio que la opinión pública regional merece.

* Comunicador Social Comunitario osalpamo@yahoo.com.ar

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.