POLÉMICA POR UNA NUEVA CÁRCEL EN PICALEÑA

POLÉMICA POR UNA NUEVA CÁRCEL EN PICALEÑA

Una polvareda en la que entraron a terciar desde funcionarios del alto gobierno hasta concejales y dirigentes de Ibagué (Tolima) armó esta semana la decisión del Ministerio del Interior de cambiar el sitio en donde se construirá la cárcel de máxima seguridad de la capital tolimense.

20 de enero 2005 , 12:00 a.m.

Una polvareda en la que entraron a terciar desde funcionarios del alto gobierno hasta concejales y dirigentes de Ibagué (Tolima) armó esta semana la decisión del Ministerio del Interior de cambiar el sitio en donde se construirá la cárcel de máxima seguridad de la capital tolimense.

Inicialmente, se proyectaba construir el centro reclusorio en la hacienda El Escobal, a unos 30 kilómetros de Ibagué, en el corregimiento de Doima. Sin embargo, un informe elaborado por el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec) convenció al viceministro de Justicia, Mario Iguarán, que ese lugar no reúne las condiciones para el proyecto.

"De construirse allí la cárcel, ésta tendría problemas permanentes con el agua, pues a esa zona tendría que llevarse el agua en bloque, es decir, hasta un sitio para luego almacenarla en tanques. Allí se puede registrar una situación similar a la de la cárcel de La Dorada, donde actualmente hay un grave problema por el suministro de agua potable", indicó una fuente del Inpec.

Las afirmaciones fueron respaldadas por la Empresa Ibaguereña de Acueducto y Alcantarillado (Ibal). La firma certificó que la cárcel estaría ubicada por fuera del perímetro hidrosanitario de Ibagué. "Los costos de adecuación y almacenamiento del agua no serían asumidos por la empresa", dijo Alfredo Bocanegra, gerente del acueducto local.

A cambio, esta semana se conoció que el Ministerio del Interior pretende edificar el nuevo centro reclusorio en el barrio Picaleña de Ibagué, en un lote de 26 hectáreas contiguo a otro centro reclusorio cuya capacidad es de 1.750 internos, aunque hoy convivan allí 2.600.

Ante la noticia, la dirigencia ibaguereña puso el grito en el cielo por lo que consideran una violación al Plan de Ordenamiento Territorial (POT) de Ibagué, que dice que esos terrenos son zona residencial, por lo que no se podía edificar allí una nueva cárcel.

No obstante, fuentes en Mininterior aseguran que el proyecto es perfectamente viable porque los servicios públicos están garantizados, las vías de acceso pavimentadas y los costos de administración son más económicos.

La alcaldía de Ibagué no ha sido notificada oficialmente de la decisión, pero el gerente de la Gestora Urbana de esa capital, Juan Antonio Alcázar, dijo que en ese terreno no se puede construir una cárcel, no solo porque va en contravía del POT sino porque -recuerda- la Gobernación entregó en junio de 2003 los terrenos de la hacienda El Escobal para ese fin.

Sin embargo, una fuente del alto gobierno indicó que para resolver el obstáculo en el que se convierte el POT, el Mininterior estudia la posibilidad de declarar el proyecto como obra de interés general , por lo que la iniciativa adquiere carácter nacional y podría anteponerse al POT.

Por ahora, se continúa con la construcción de la nueva obra en los términos fijados en el cronograma. "El diseño debe estar listo en marzo y la obra debe iniciarse en junio", asegura la fuente del Inpec.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.