Secciones
Síguenos en:
AZÚCAR LE COGE LA CAÑA A LAS EXPORTACIONES

AZÚCAR LE COGE LA CAÑA A LAS EXPORTACIONES

El sector azucarero colombiano, que tuvo un crecimiento del 75,9 por ciento en sus exportaciones en 1992, se consolidó en el primer lugar en desempeño entre las naciones productoras. Sin embargo, hay cierta preocupación por el desarrollo de las políticas económica, comercial, sectorial y la situación cambiaria. Esta agroindustria señala que el mantenimiento de ese primer lugar en eficiencia depende de la mayor flexibililidad y amplitud que el Gobierno le conceda a la política sectorial por la situación de la agricultura mundial.

Con una perspectiva de aumento en la producción entre 2 y 3 por ciento este año, los azucareros dicen que de no adoptar esta postura, que no riñe con los postulados básicos de la apertura, se corre el riesgo de que inclusive subsectores con la eficiencia del azucarero puedan llegar, eventualmente, a ser incapaces de de conservar sus mercados .

La eventual pérdida de mercados no se deberá a la falta de competitividad, sino a la imposibilidad de encarar cambios en las políticas de protección del mundo desarrollado, indica la Asociación de Cultivadores de Caña de Azúcar de Colombia (Asocaña).

Entre las 512.264 toneladas exportadas en 1992 por un valor de 135,6 millones de dólares (aumento del 80 por ciento en valor frente a 1991), en el balance de Asocaña se destaca la consolidación definitiva de los mercados de Venezuela y, por primera vez, Ecuador.

Al primer país se vendieron 216.640 toneladas (un crecimiento del 125 por ciento frente a 1991) y al segundo 25.838.

Por ello, Asocaña manifiesta en su balance que la prioridad en las exportaciones será el Pacto Andino, evitando perjudicar las producciones locales, manteniendo a su vez una estrategia de ventas mundiales para conseguir mayores precios promedio.

El año pasado, el azúcar blanco le tomó la delantera al crudo. Asocaña señala que dentro del total exportado 282.506 toneladas correspondieron al primero, 58 por ciento, de las cuales 282.506 las absorbió el mercado andino.

Entre tanto, para el mercado nacional se destinaron 1,26 millones de toneladas lo que representó un baja del 4,23 por ciento con respecto a 1991. En esta situación influyó, dice Asocaña, el reajuste de los volúmenes internos luego de la desaparición del contrabando hacia Venezuela.

Si se asume que por lo menos 7 de los 10 puntos porcentuales del crecimiento de los despachos internos en 1991 correspondieron al contrabando, se concluye que en 1992 el consumo interno tuvo un crecimiento medianamente aceptable de alrededor del 3 por ciento , agrega Asocaña.

El primer puesto en el mundo que ocupa este sector lo dan las siguientes cifras: 122,8 toneladas de caña por hectárea, 14,35 toneladas de azúcar por hectárea y un rendimiento de 11,7 por ciento de azúcar por tonelada de caña.

El segundo lugar lo ocupa Australia: 77 toneladas de caña por hectárea, 10,54 toneladas de azúcar por hectárea y 13,7 azúcar por tonelada de caña.

Más campos de acción En esta ocasión el Informe Anual no se limita al análisis de materias estrictamente azucareras, como ha sido tradición en años anteriores, sino que hace referencia a algunos campos en que se encuentra comprometida esta industria y en los que trabaja dentro de un muchomás amplio marco de desarrollo a largo plazo , dijo recientemente el presidente de Asocaña, Ricardo Villaveces Pardo, en la presentación del balance.

Algunos de los campos en que se encuentra comprometido el gremio, según la referencia de Villaveces Pardo, son, por ejemplo, el trabajo que se realiza en 33 municipios, con influencia azucarera, orientado al bienestar de la comunidad, con inversiones por 9,3 millones de dólares.

Asimismo, el manejo ambiental ha cobrado relevancia en los últimos años en el sector azucarero, mediante el aprovechamiento de las ventajas que ofrece la caña de azúcar y a la vez esforzándose por minimizar las desventajas.

En los últimos tres años se ha realizado una agresiva acción para conocer los impactos ambientales, económicos y sociales de la quema de caña, labor fundamental para el actual paquete tecnológico de producción, y establecer medidas de control , señala el balance gremial.

Asocaña ha establecido el Comité de Quemas de Asocaña, donde participan los encargados de la cosecha de los ingenios afiliados y representantes de los cultivadores y Cenicaña, para elaborar el plan de manejo de las quemas buscando reducir la molestia que se causa a las comunidades y minimizando la contaminación .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.