Secciones
Síguenos en:
REFLEXIONES DE DAVOS

REFLEXIONES DE DAVOS

Recientemente se llevó a cabo en el exclusivo centro turístico suizo de Davos, el Foro Económico Mundial, evento que reúne a grandes personalidades de la política, los negocios y la cultura en torno a las ventajas y oportunidades del desarrollo. En contraste, y de manera simultánea, tuvo lugar el Foro Social Mundial de Porto Alegre Brasil, evento que se desarrolla año tras año como un llamado de atención a la comunidad mundial y en especial a aquella reunida en Davos, por la indiferencia y falta de conciencia, sobre las problemáticas sociales que aquejan al mundo en desarrollo y la insatisfacción ante las condiciones del libre comercio y la globalización. Para sorpresa de muchos y satisfacción del público de Porto Alegre, este año la temática se centró en la pobreza e inequidad que abruman a la mayor parte de la población mundial.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
15 de febrero 2005 , 12:00 a. m.

Recientemente se llevó a cabo en el exclusivo centro turístico suizo de Davos, el Foro Económico Mundial, evento que reúne a grandes personalidades de la política, los negocios y la cultura en torno a las ventajas y oportunidades del desarrollo. En contraste, y de manera simultánea, tuvo lugar el Foro Social Mundial de Porto Alegre Brasil, evento que se desarrolla año tras año como un llamado de atención a la comunidad mundial y en especial a aquella reunida en Davos, por la indiferencia y falta de conciencia, sobre las problemáticas sociales que aquejan al mundo en desarrollo y la insatisfacción ante las condiciones del libre comercio y la globalización. Para sorpresa de muchos y satisfacción del público de Porto Alegre, este año la temática se centró en la pobreza e inequidad que abruman a la mayor parte de la población mundial.

Aunque parezca sorprendente el mundo hasta ahora comienza a concientizarse de la necesidad de priorizar el tema de la lucha contra la pobreza y de esta manera impulsar un desarrollo equitativo y sostenido a nivel mundial. Tal vez finalmente se logre imponer la visión de un desarrollo de largo plazo que involucre a los menos favorecidos y que a través del empuje actual de la economía mundial, jalone a los países más pobres y de esta forma se logre combatir el problema de la pobreza absoluta en la que viven más de la mitad de la población del mundo en desarrollo (según el Banco Mundial un 22 por ciento de la población mundial vive con menos de un dólar al día y casi un 53 por ciento con menos de dos dólares).

Es así como los líderes mundiales y los organismos internacionales vuelcan sus esfuerzos a la búsqueda de alternativas y propuestas en torno a objetivos específicos de reducción de la pobreza y tal vez por primera vez en muchos años, el sistema de las Naciones Unidas se fija unas metas cuantitativas para el 2015, año para el cual se busca haber reducido a un 14 por ciento el porcentaje de la población de los países de ingresos bajos y medios que vive en las condiciones antes mencionadas.

Davos se convirtió entonces en el mejor escenario para el planteamiento y apalancamiento de propuestas específicas por parte de las naciones más desarrolladas, donde el protagonismo cobró vida en personajes como el primer ministro británico, Tony Blair, y figuras como Bill Clinton, Bill Gates y hasta actores y músicos de la escena mundial que se encargaron de abogar por un mayor compromiso para con el mundo subdesarrollado. Es importante resaltar aquello de propuestas específicas, ya que la idea de este foro más que caracterizarse por usuales promesas buscaba generar diferentes modalidades de ayudas.

Africa se convirtió en el objetivo primordial, y bajo este esquema surgieron propuestas como la de eliminar la deuda de los países menos favorecidos de este continente en aras de aliviar y revitalizar sus economías y reorientar dichos fondos para soluciones contra el hambre, la pobreza, las epidemias y el sida. Y aunque Latinoamérica y en nuestro caso Colombia, no aparecen entre las prioridades de las ayudas propuestas, no debemos dejar pasar esta oportunidad histórica que se nos presenta de subirnos al tren mundial de la lucha contra la pobreza y encaminar nuestros esfuerzos hacia combatir con éxito la problemática social de nuestras regiones.

FOTO :Ricardo Rojas Parra Economista. Profesor universitario

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.