CONTEO REGRESIVO EN HOLLYWOOD

CONTEO REGRESIVO EN HOLLYWOOD

Hollywood espera con impaciencia que finalice el recuento de votos que determinará elpróximo martes los candidatos al Oscar en la 77 edición de estos premios. Será un anuncio madrugador, previsto para las 5.30 hora local de Los Angeles (13.30 GMT) desde la sede de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas en Beverly Hills (California).

22 de enero 2005 , 12:00 a.m.

Hollywood espera con impaciencia que finalice el recuento de votos que determinará elpróximo martes los candidatos al Oscar en la 77 edición de estos premios. Será un anuncio madrugador, previsto para las 5.30 hora local de Los Angeles (13.30 GMT) desde la sede de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas en Beverly Hills (California).

El presidente de la organización, Frank Pierson, y el intérprete Adrien Brody se encargarán de dar la buena nueva en las 24 categorías en competición.

Algunos creen tener el pie en la puerta tras conseguir algunos de los principales galardones de la crítica o los de la prensa extranjera en Hollywood, más conocidos como Globos de Oro.

Títulos como El aviador, Million Dollar Baby, Sideways o incluso el español Mar adentro", traducida en E.U. como The Sea Inside, han sido repetidos una y otra vez como ganadores de algún galardón y casi seguros candidatos una vez que llegue el anuncio del martes.

Otros, como Finding Neverland u Hotel Rwanda así lo creían, pero sus ínfulas como seguros aspirantes se han desinflado a medida que esta temporada de premios les ha dejado llenos de sueños pero sin trofeo.

Sigue siendo una edición sin claros favoritos, donde victorias tan cantadas como las del último año, donde dominó la tercera parte de El señor de los anillos, brillan por su ausencia. Este año, la Academia tendrá que esperar hasta que haya sido contado el último voto emitido para saber a ciencia cierta a quién enviar la invitación para la ceremonia de entrega de los Oscar.

La votación quedó abierta el 27 de diciembre, cuando la Academia envió las papeletas a sus 5.808 miembros con derecho a voto. La única categoría en la que todos ellos pueden votar en este periodo es la de mejor película.

El resto queda en manos de las diferentes ramas de la Academia, de modo que los actores votan a los actores, directores a directores y así sucesivamente.

En el caso de la mejor película extranjera, la elección está en manos de una comisión que, dividida en tres grupos, ve todas las cintas presentadas. El 15 de enero quedaron cerradas las urnas, momento en el que dio comienzo el recuento que anualmente, desde 1935, realiza PricewaterhouseCoopers (PWC).

El proceso.

Se trata de un procedimiento que tiene poco de Hollywood y mucho de matemáticas y contabilidad. La empresa tiene ideado un sistema por el cual en la primera vuelta sólo tiene en cuenta la primera opción votada en cada papeleta.

Para conseguir la candidatura, hay que recibir un mínimo de votos, cifra que PWC calcula dividiendo el número de papeletas válidas entre el número de candidaturas, normalmente cinco más uno. Por ejemplo, para que se confirme la candidatura de El aviador como mejor filme del año, la producción de Martin Scorsese debe de recibir al menos 968 votos, el resultado de dividir entre seis las 5.808 papeletas recibidas, eso en el supuesto de que haya votado el cien por cien de los académicos con derecho a voto.

En un año como éste, esa cifra será una quimera para la mayor parte de los que sueñan con el Oscar, momento en el que la firma PWC recurrirá al mismo procedimiento pero tomando en cuenta la segunda elección de cada académico.

En total, los miembros de la Academia que hayan votado han elegido a cinco candidatas en orden decreciente a su interés, reservando el número uno para su opción preferida y el cinco para la menos favorecida.

Esta organización no tiene nada que ver con la secuencia en la que se anuncian los candidatos una vez seleccionados, siempre dados a conocer por orden alfabético para evitar suspicacias a esas horas de la mañana.

Alguien al menos podrá dormir en Los Angeles el próximo martes sin ataques de ansiedad generados por querer saber si será un candidato o perdedor con gracia. Se trata de Sidney Lumet, el director de El Veredicto (1982), que ha sido elegido este año como el receptor del Oscar de honor a toda su carrera, un premio que no depende de recuentos ni de sorpresas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.