ASÍ VIVE LA ESPOSA DE UN CAPO DE LA MAFIA, FUGITIVA EN BOGOTÁ

ASÍ VIVE LA ESPOSA DE UN CAPO DE LA MAFIA, FUGITIVA EN BOGOTÁ

Hace una semana, cuando agentes de inteligencia de Colombia viajaron a Honduras -para apoyar la investigación sobre la presunta compra de armas con dinero del narcotráfico, destinadas a las Farc- sus colegas les preguntaron insistentemente si sabían del paradero de Nancy Marlene Vásquez Martínez en Colombia.

03 de abril 2005 , 12:00 a.m.

Hace una semana, cuando agentes de inteligencia de Colombia viajaron a Honduras -para apoyar la investigación sobre la presunta compra de armas con dinero del narcotráfico, destinadas a las Farc- sus colegas les preguntaron insistentemente si sabían del paradero de Nancy Marlene Vásquez Martínez en Colombia.

A pesar del marcado interés de los hondureños, la prioridad del viaje (golpear a la red que estaba comercializando armas) hizo que el tema quedara temporalmente congelado.

Pero no son ellos los únicos interesados en la mujer. También la requiere el juez español Baltasar Garzón.

La razón? Es la segunda esposa de Juan Ramón Matta Ballesteros, el más reconocido capo hondureño, que desde hace 17 años purga tres cadenas perpetuas en la cárcel de máxima seguridad en el estado de Colorado E.U. por narcotráfico y por el asesinato de Enrique Camarena, agente de la DEA .

En España se le procesa por el presunto lavado de 5 millones de dólares a través de cuentas del Banco Español de Crédito de Madrid (Banesto), dinero que al parecer proviene del negocio del narcotráfico.

Mientras los dos países intentan ubicarla, en Colombia es un ama de casa de clase media, que vive en un barrio del noroccidente de Bogotá.

Allí la encontró EL TIEMPO y según relatos de personas cercanas a Vásquez, la mujer -de 53 años, contextura gruesa, estatura mediana, cabello negro y ondulado y tez blanca- se moviliza en TransMilenio y su casa, la número 109 de un conjunto cerrado, no tiene mayores lujos: "Solo un carro blanco guardado en el garaje", dice uno de sus conocidos (ver recuadro).

Fugitiva.

En su barrio nadie sabe que en diciembre del 2001 el juez Garzón le informó a Honduras que sobre Vásquez pesa una orden de captura por presunto lavado de activos, y que se pidió que esta fuera deportada a España para retenerla, ya que entre esos dos país no hay tratado de extradición.

Para entonces, Vásquez vivía en una mansión en la Colonia Los Angeles, al sur de Tegucigalpa, el mismo lugar en donde el 5 de abril de 1998 fue capturado su esposo por agentes locales y de la DEA.

Tras la solicitud del juez español, el Gobierno hondureño ordenó vigilarla de cerca para que no intentara huir. Sin embargo, Vásquez desapareció de ese país el 18 de diciembre de ese mismo año, hecho que solo trascendió tres meses después. Así lo registró en su momento el diario La Prensa de ese país.

A su vez, una corte federal del Distrito de Columbia (E.U.) intervino en el proceso de lavado y reclamo el dinero argumentando que era de Matta Balllesteros y que por ende tenía jurisdicción en el caso.

En Colombia, la Fiscalía General de la Nación adelanta varios procesos de extinción de dominio sobre haciendas, apartamentos y sociedades del capo y de su familia. Incluso, en abril del 2002, se solicitó el embargo de algunos bienes en Honduras.

Arrendataria.

Los bienes en Colombia están en poder de la Dirección Nacional de Estupefacientes (DNE), entre ellos, la casa en la que vive Vásquez.

EL TIEMPO obtuvo documentos que indican que la Inmobiliaria de Cundinamarca, a quien la DNE le dio su administración, la tiene arrendada a un tercero por 475 mil pesos mensuales.

Pero reporteros de este diario comprobaron plenamente que es Nancy Marlene Vásquez Martinez, quien habita allí desde hace tres años, tras huir de Honduras por tierra, vía Costa Rica.

Incluso ella misma lo admitió en diálogo con EL TIEMPO.

"Soy una mujer honesta, no una delincuente, dice y añade que el dinero en las cuentas españolas era de ella y que cuando se casó con Matta firmó capitulaciones.

También asegura que si bien aparece como socia gestora en todas las sociedades de la familia -tasadas en cerca de 30 mil millones de pesos- no posee una sola acción en ellas.

Madrastra.

En las indagaciones a Nancy Marlene Vásquez Martínez, también se menciona a su hija, María Isabel, y a su hijastro Juan Ramón Matta Waldurraga. Según un reporte de mayo pasado, la Unidad de Información Financiera (UFI) y la Superintendencia de Bancos de Honduras, detectaron depósitos raros por 577 mil dólares.

Doris Aguilar, fiscal especializada contra el crimen organizado, declaró a los medios que se trataba de dos giros: "Uno, por 236 mil dólares hecho por María Isabel a su hermano; y otro, por 277 mil dólares, enviado también por ella, a una de sus cuentas.

"Es la plata de la venta de un apartamento en España", dice Vásquez.

Ese mismo año, (2004), Juan Ramón Matta Waldurraga se vio involucrado en otro publicitado episodio. Se trató del hallazgo de una avioneta cargada de droga que -según la Fiscalía de Colombia- involucra al señalado narcotraficante Leonidas Vargas.

EL TIEMPO denunció el año pasado que este expediente fue robado del búnker de la Fiscalía. Mientras esto sucedía en Bogotá, informes oficiales conocidos en Tegucigalpa daban cuenta de que la aeronave aterrizó cerca de la finca de Matta Waldurraga, en San Esteban, ubicada en San Esteban departamento de Olancho.

Según Vásquez, se trató de una falta coincidencia y el muchacho fue quien dio aviso a las autoridades de este hecho.

Hoy, abogados de la familia Matta libran una batalla jurídica por obtener el dominio de todos los bienes del capo. Mientras esto se define, su esposa podrá seguir viviendo tranquilamente en Bogotá pues hasta el momento no existe requerimiento alguno en su contra.

u.investigatival@eltiempo.com.co.

La casa 109.

Según la Dirección Nacional de Estupefacientes (DNE), la casa donde vive Nancy Marlene Vásquez Martínez, esposa del narcotraficante Juan Ramón Matta Ballesteros, está entre los bienes del capo que se encuentran en proceso de extinción de dominio.

El bien -administrado por la Inmobiliaria de Cundinamarca, hoy en auditoría especial- fue entregado el 20 de junio del 2002 a la depositaria Blanca Cecilia Martínez, madre de Nancy Marlene.

"Pagaron una deuda pendiente de 10 millones de pesos", dijo una fuente oficial.

Luego, el 3 de marzo del 2003, Estupefacientes cambió de depositaria y nombró a un tercero a quien se le arrendó el inmueble por 475 mil pesos.

El pasado 29 de septiembre la nueva depositaria solicitó permiso a la Inmobiliaria para cambiar a uno de sus dos fiadores y nombrar en su reemplazo a Blanca Cecilia Martínez, madre de Nancy Marlene.

"Hasta ahora no se le ha dado respuesta a esa solicitud", dijo la fuente, quien agregó que para la Inmobiliaria y para Estupefacientes es claro que el mueble debe estar en manos del titular.

FOTO:.

Martín García/EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.