P E R I O D I S M O N U E V O MIENTRAS ESPERAMOS SU REGRESO

P E R I O D I S M O N U E V O MIENTRAS ESPERAMOS SU REGRESO

Qué estaba pensando Francisco Santos Calderón antes de ser secuestrado? Para contestarme este interrogante he escogido una muestra (1989-1990) de las columnas que ha escrito el periodista en el diario EL TIEMPO. Francisco Santos Calderón se ha distinguido en su columna de los martes por realizar un tipo de nota ágil y precisa donde cuestiona con argumentos la realidad compleja por la que atraviesa el país.

10 de octubre 1990 , 12:00 a. m.

Por eso en sus artículos sobresalen las notas de orden público donde analiza las actuaciones de la guerrilla, los narcoterroristas, los extraditables, las Fuerzas Armadas...

Además, con visión inquieta ha analizado sucesos mundiales como la situación de Panamá, la crisis de Nicaragua y la apertura de la Unión Soviética, lo que le ha permitido sostener la tesis de que el cambio que ha tomado el mundo es un motivo para que la izquierda --llámese Partido Comunista, UP-- se modernice y deje la línea dura de Vieira (ver: El reto panameño, Vergenza continental, El batazo de Violeta, Hoy más que nunca...) Por supuesto, dentro de este contexto vio con optimismo el proceso de paz del M-19, que lo condujo a dirigir el Ministerio de Salud. Y también dentro del mismo análisis se lamentó de la muerte de Bernardo Jaramillo Ossa, quien con su postura abierta estaba impulsando la perestroika en nuestro país (ver: Perestroika en la U.P.).

Sinembargo, Francisco Santos Calderón se ha preocupado en sus columnas periodísticas de otros asuntos que podríamos denominar temas menores, como son el deporte (ver: Ciclismo: otra frustración), la vida urbana (ver: Metro y espacio público), pero en especial --y es lo que más deseo resaltar en este comentario-- reflexiona sobre el papel que está jugando el periodismo en estos difíciles momentos por los que cruza el país.

Por ejemplo, critica la superficialidad de la radio o se pregunta sobre el rol del periodista en la deshumanización de la muerte (dice: Con este trato despectivo que le estamos dando a tanto muerto que día tras día pasa por nuestras manos , nos hemos encargado de insensibilizar a la opinión pública. Al cotidianizar los muertos, agruparlos por casos por falta de espacio o tiempo, hemos rebajado el precio de la vida en nuestro país. En eso nos debemos declarar culpables ).

En resumen: Francisco Santos Calderón en sus columnas ha mostrado sencillez, seriedad, profesionalismo para comentar y cuestionar los principales sucesos que nos interesan a los colombianos. Pacho --como lo llaman sus amigos-- es un periodista de este momento que exige cambio, transformación y unidad. Francisco Santos Calderón es nuestro periodista perestroiko; de ahí que mientras esperamos el feliz regreso a su hogar y su trabajo lo recordemos citando un fragmento de su columna titulada Ante la crisis: Por eso los millones de colombianos que queremos un país mejor tenemos que enfrentar la dura realidad que se nos ha impuesto. A amarrarnos los pantalones y a esperar tiempos propicios porque el futuro a corto plazo es negro .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.