UNIVERSIDADES BRITÁNICAS DICEN QUE MUJERES INTELIGENTES SE CASAN MENOS

UNIVERSIDADES BRITÁNICAS DICEN QUE MUJERES INTELIGENTES SE CASAN MENOS

Las mujeres buscan hombres inteligentes, con un cerebro claro, agudo y activo. En cambio los hombres no parecen buscar mujeres brillantes, de esas que cuelgan una colección de títulos en la pared de su oficina.

22 de enero 2005 , 12:00 a.m.

Las mujeres buscan hombres inteligentes, con un cerebro claro, agudo y activo. En cambio los hombres no parecen buscar mujeres brillantes, de esas que cuelgan una colección de títulos en la pared de su oficina.

Según un estudio realizado en Reino Unido y publicado en el Sunday Times, un cociente intelectual alto en los hombres dispara sus posibilidades de casarse, mientras un cociente intelectual alto en las mujeres disminuye sus opciones de conseguir pareja.

El artículo, que encendió una polémica sobre el tema, asegura que tras un estudio realizado entre 900 mujeres y hombres a los que se les hizo una prueba de coeficiente intelectual cuando tenían 11 años (y que fueron entrevistados 40 años más tarde para saber con quiénes se habían casado), se encontró que las posibilidades de contraer matrimonio son de un 40 por ciento menores si ellas deciden continuar con sus estudios superiores y entrar a la universidad.

La diferencia abismal no es solo del lado de los hombres. Porque si los jóvenes tienen hasta un 35 por ciento más opción de casarse por cada aumento de 16 puntos en su cociente intelectual, ellas pierden hasta un 40 por ciento de posibilidades entre más preparadas son.

Los investigadores de las universidades de Edimburgo, Aberdeen, Bristol y Glasgow, después de observar las trayectorias personales de estas 900 personas, publicaron el estudio en el Journal of Personality and Individual Differences, y corroboraron lo dicho. Los académicos británicos añadieron que las colegialas con alto cociente intelectual tuvieron más adelante en sus vidas un descenso dramático en sus perspectivas de matrimonio. Contrario a los hombres más pilos , que encontraron novia pronto.

En ese aspecto, Paul Brown, psicólogo y profesor de la universidad de Nottingham, da una salomónica explicación. Aseguran que los hombres prefieren mujeres que se asemejen a sus madres, y que les den apoyo en casa cuando salgan a trabajar, y que las damas exitosas buscan en cambio a hombres "interesantes" y prefieren esperar más antes de elegir.

Posicion dificil.

"Es difícil -añade-. Las mujeres quieren más independencia, pero a la vez todos buscamos relaciones. La paradoja de la posición post feminista está en crear un sistema social en el que la independencia y la interdependencia puedan florecer".

Otra posible causa de la reducción de las tasas de matrimonio para las mujeres inteligentes puede deberse a que pasan más tiempo estudiando que otras mujeres, y por lo tanto retrasan su matrimonio más allá del punto de su máximo atractivo y de su mayor fertilidad, según un estudio consignado en Australian Twins Registry, llamado La educación superior reduce la salud reproductiva de las mujeres.

Más estudios publicados durante este mes hacen referencia a las diferencias de sexos. Uno, asegura que el corazón de ellas envejece más lentamente. Otro, que los hombres sufren más por la presión del trabajo porque este es menos flexible con los horarios de los hombres.

Y el último tal vez dé la clave real de porqué a veces los matrimonios sí funcionan y a veces no, más allá del sexo de las parejas: publicado también por el Journal of Personality and Social Psychology, la investigación de James McNulty y Benjamin Karney afirma que las parejas que tienen expectativas positivas frente a su matrimonio logran casarse mejor y superar más pronto los problemas, que quienes consideran que los problemas son de difícil solución y tienen visiones negativas de su relación.

Director de Harvard se excusa.

El director de la Universidad de Harvard, Lawrence Summers, reconoció que sus afirmaciones sobre las diferencias innatas entre ambos sexos que pueden conducir a que las mujeres sean menos capaces que los hombres para las matemáticas y las ciencias transmitieron "un mensaje no intencional que desalentaba a las jóvenes y las mujeres talentosas".

En una carta dirigida a la comunidad de Harvard, Summers dijo: "Lamento el impacto de mis comentarios y pido disculpas por no haberlos sopesado más cuidadosamente". Summers asegura que sus comentarios fueron "malinterpretados".

El director de la universidad también mandó una carta a los miembros de la Comisión Permanente de Artes y Ciencias sobre Mujeres de Harvard, en respuesta a una nota que el grupo le enviara, manifestando su preocupación por su opinión.

Walter Riso.

Psicólogo clínico y autor de Ama y no Sufras.

"Se trata de una cultura machista en la que una mujer exitosa y bonita deja de ser mujer porque pensamos -estúpida e irracionalmente- que solo debe ser suave y sumisa. Es tanta la creencia que la mujer es para lavar y planchar, que si se dedica a su profesión, y tiene logros, deja de ser mujer. Los hombres perciben que una mujer independiente y que le gusta trabajar es muy masculina y así la ven. A ellos les gusta tener el control y ellas no acceden a someterse".

Nelly Rojas.

terapista de pareja y autora de El amor se construye.

"En Colombia cuando la mujer crece más que el hombre, el vínculo puede romperse si el hombre no valida la situación. Esta situación es bilateral, porque también se puede romper si la mujer ve que el hombre no crece a su nivel".

Olga Susana Otero.

Psicóloga.

"Los hombres perciben rechazo de las mujeres más capaces, fuertes y exitosas, y no se genera una relación equilibrada, porque la mujer resulta tan o más productiva que el hombre".

César Camargo.

Psicólogo de pareja.

"Mi experiencia profesional me dice que las mujeres tienen un nivel de inteligencia superior al del hombre. Hay hombres que quieren ser admirados y prefieren una mujer de menor condición, porque quiere asegurarse de que no los mire por encima".

Cecilia Sanclemente.

Psicóloga.

"Tanto mujeres como hombres se han dedicado a estudiar, a capacitarse y a proyectarse, y cada uno quiere superarse y superar al otro. De esta forma van dejando a un lado el interés de encontrar una pareja. Ahora hay muchos intelectuales y gente preparada, pero llega el momento en que están muy solas y no tienen pareja.

"Nosotras somos culpables de que eso ocurra, porque todavía hay mujeres que no le dan la igualdad al hombre, sino que se someten a él y esperan que estudie, mientras esperan en casa".

Los suicidas son menos pilos.

En la página del British Medical Journal hay una foto de un joven en brazos, inerte, y una leyenda que asegura que las personas con menos inteligencia tienen mayor tendencia al suicidio, con lo que la inteligencia sale una vez más a la luz y esta vez añade un punto a su favor.

Gunnell, Magnusson y Rasmussen, tres investigadores de origen británico y sueco, aseguran que los jóvenes de 18 años que tienen malos resultados en las pruebas de cociente intelectual suelen ser hasta tres veces más propensos al suicidio que los adolescentes inteligentes.

El estudio, hecho entre 987.308 suecos, algunos de los cuales fueron seguidos durante 26 años, cree que los problemas que llevaron al suicidio a 2.811 personas en ese periodo nacieron en la niñez de todos ellos.

La comprobación más fuerte del fenómeno para los investigadores se dio cuando compararon los resultados en las pruebas de lógica, y notaron que los menores promedios tenían tres veces más opción de suicidarse. Es más, por cada punto de incremento en la tasa de inteligencia el riesgo de suicidio decreció un 12 por ciento.

Los investigadores creen que eso se debe a que los jóvenes que tienen habilidades cognitivas son más capaces de resolver problemas en momentos de crisis agudas.

Según la versión en Internet de de la BBC, las mujeres entre los 15 y 19 años son el grupo más propenso a intentar suicidarse, pero los hombres jóvenes tienen más altas probabilidades de morir en el intento. Peor aún: el suicidio es la causa más alta de mortalidad juvenil, después de la muerte accidental.

David Gunnell, de la Universidad de Bristol, junto con sus colegas del Instituto Karolinska sueco, aseguró que hay relación entre el desempeño intelectual y enfermedades como la esquizofrenia y la depresión.

Pero el británico también cree que las influencias durante el desarrollo del cerebro en la niñez pueden ser factor de enfermedades mentales y suicidio. "La inteligencia puede tener un impacto en las probabilidades de éxito en el empleo, la seguridad financiera y el matrimonio", estimó Gunnell.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.