DESPUÉS DE LEER...

DESPUÉS DE LEER...

1. Después de leer Con licencia para hablar (Debate, 2004), de Fernando Londoño Hoyos, estimo que el Procurador Edgardo Maya no puede guardar desdeñoso y eterno silencio sobre su contenido ( quien calla otorga , reza el dicho), con un peregrino argumento: que el autor sólo estaría cobrándole penas disciplinarias por aquel impuestas. Porque aparte de las alusiones personales que Londoño deja ver desde la A hasta la Z de su libro, allí formula muy serias y puntuales acusaciones sobre los cánones éticos, morales, jurídicos y aun políticos con los cuales el Procurador y su Viceprocurador estarían ejerciendo poderes absolutos (y por ende perniciosos) en ese organismo de control. Cuestionamientos tan preocupantes demandan aclaración: porque si es derecho ciudadano despejar dudas en la conducta de cualquier funcionario, qué no cabe esperar cuando las sombras se ciernen nada menos que sobre la cabeza del Ministerio Público?

24 de enero 2005 , 12:00 a.m.

1. Después de leer Con licencia para hablar (Debate, 2004), de Fernando Londoño Hoyos, estimo que el Procurador Edgardo Maya no puede guardar desdeñoso y eterno silencio sobre su contenido ("quien calla otorga", reza el dicho), con un peregrino argumento: que el autor sólo estaría cobrándole penas disciplinarias por aquel impuestas. Porque aparte de las alusiones personales que Londoño deja ver desde la A hasta la Z de su libro, allí formula muy serias y puntuales acusaciones sobre los cánones éticos, morales, jurídicos y aun políticos con los cuales el Procurador y su Viceprocurador estarían ejerciendo poderes absolutos (y por ende perniciosos) en ese organismo de control. Cuestionamientos tan preocupantes demandan aclaración: porque si es derecho ciudadano despejar dudas en la conducta de cualquier funcionario, qué no cabe esperar cuando las sombras se ciernen nada menos que sobre la cabeza del Ministerio Público?.

2. Después de leer Mi guerra es la paz. Navarro se confiesa con Juan Carlos Iragorri (Planeta, 2004). Opino que el entrevistador, acorde con los espléndidos trabajos del género a que nos tiene acostumbrados, merecía un interlocutor menos evasivo y más frentero, menos astuto y más veraz, menos pantallero y aparatoso. El Navarro Wolf que el país conoce bien (y más aún: el que adivina) desde hace rato, no es ni pálido reflejo del que aquí se autodibuja, con fuertes pinceladas, como bizarro, desprevenido, ingenuo, leal y más o menos beatífico: algo así como un Gandhi pastuso. El resultado es un trabajo editorial que, a despecho de las condiciones profesionales y humanas del reportero, no sirve mucho como testimonio de una trayectoria de vida ejemplar. Qué le vamos a hacer.

3. Después de leer Historia del cartel de Cali. El ajedrecista mueve sus fichas (Intermedio, 2005), de Camilo Chaparro. Creo que estamos en presencia de una seria realización periodística sobre el fenómeno criminal más devastador que haya padecido el país y a cuyos halagos, infortunadamente, cedieron destacados elementos de la política, el Gobierno, la justicia, la prensa y el deporte. El periodista muestra, en estilo llano, las verdaderas dimensiones alcanzadas por la corrupción del narcotráfico en una de las etapas colombianas donde con mayores fiereza y cinismo se fueron a pique las ilusiones de las grandes mayorías. Buen trabajo.

4. Después de leer ( desde hace rato, claro!) Memoria de mis putas tristes (Mondadori, Norma, 2004), reafirmo mi aserto: no es, ni será posible en años, imaginar siquiera otro escritor de lengua castellana con el grado de perfección y belleza usuales en el inefable señor del Caribe. Pero por eso mismo no resisto preguntar a quien quiera contestarme dónde oiría el Nobel "la rapsodia para clarinete y orquesta de Wagner"... Claro que hasta hoy nadie ha podido señalarme "las minas de hierro del Cerrejón", a cuya apertura lo invitó el presidente Betancur, según recuerda en Vivir para contarla!.

5. Después de leer en EL TIEMPO que el inefable C. Ll. de la F. sigue de jurado del Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar 2005, anticipo que, con toda seguridad, yo lo ganaré en la nueva modalidad de "columnista ocasional". Esperen y verán.

vimaruiz@hotmail.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.