LAS OTRAS DEUDAS PENDIENTES DE LOS PARAS EN CATATUMBO

LAS OTRAS DEUDAS PENDIENTES DE LOS PARAS EN CATATUMBO

A los paras les dejé las llaves colgadas en la puerta de mi hogar para que no fueran a dañar la chapa. Yo me fui y dejé todo , relata con tristeza Ernesto González*, quien abandonó su casa y su finca tras la llegada del bloque Catatumbo de las Auc a La Gabarra, en mayo de 1999.

24 de enero 2005 , 12:00 a.m.

"A los paras les dejé las llaves colgadas en la puerta de mi hogar para que no fueran a dañar la chapa. Yo me fui y dejé todo", relata con tristeza Ernesto González*, quien abandonó su casa y su finca tras la llegada del bloque Catatumbo de las Auc a La Gabarra, en mayo de 1999.

Luego de la desmovilización de ese grupo, hace un mes, González tenía la ilusión de volver a este caluroso corregimiento a tres horas de Tibú (N. de Santander).

Aquí nació este hombre hace 58 años y aquí construyó una casa a pulso, al lado de la estación de Policía, y luego compró una finca para poder sostener a su familia.

Pero en un abrir y cerrar de ojos, por causas de la guerra, la casa de dos pisos junto con el televisor, el equipo de sonido, la nevera y las camas de sus seis hijos quedaron en manos de los paras .

Ahora, tras la salida de las Auc, se le está desmoronando el sueño de volver a La Gabarra, pues recuperar lo suyo implica desembolsar 50 millones de pesos. Esa es la deuda que acumulan su casa y su finca por impuesto predial y servicios públicos (luz y teléfono) no pagados.

"Los paramilitares jamás cancelaron una sola cuenta desde 1999, e inexplicablemente las empresas no les cortaron los servicios -dice González-. Las deudas las tenemos que asumir ahora los verdaderos propietarios".

En su caso, las cuentas están en rojo desde el 5 de junio de 1999, una semana después de que las Auc aparecieron en La Gabarra y empezaron una seguidilla de asesinatos que sumó 50 personas sacrificadas en dos meses, según la.

El cuenta que ese día lloró, vio la casa y la finca por última vez, pasó saliva, se persignó y agarró maletas selva adentro, hacia Venezuela, en busca de refugio y con apenas 100 mil pesos en el bolsillo. Con él salieron otros 4 mil desplazados.

Una situación parecida a la de González la están viviendo unos cien propietarios de bienes en La Gabarra, que se están enterando de las millonarias cuentas pendientes que dejaron las autodefensas en las 105 fincas y 58 inmuebles que invadieron.

Pero el problema no es sólo de deudas; la devolución misma de esas propiedades también está enredada. Ninguna entidad oficial se ha hecho cargo del trámite y nadie sabe a quién acudir y qué documentos presentar. La confusión es tan grande que varios propietarios han llamado a la Personería en Tibú a reclamar un mismo predio (ver nota anexa).

Las cuentas pendientes, según varios dueños, oscilan entre 6 y 30 millones de pesos. "Los paras nunca se acercaron a la Tesorería de Tibú a pagar el predial y hoy las deudas valen más que las casas", dice uno de ellos.

Nadie se atrevió a cortar.

Según el gerente (e) de Centrales Eléctricas de Norte de Santander, Pedro Galvis, la razón por la que nunca suspendieron el servicio fue el mismo orden público. "No podíamos mandar a nadie a cortar la energía", dice.

En los próximos días se van a estudiar los casos en su seccional en Tibú. "Estamos dispuestos a exonerarlos de los intereses y financiarles la deuda a 60 meses sin cuota inicial -añade Galvis-. Una amnistía sí es muy difícil".

De casas a cuarteles.

En La Gabarra tener teléfono es un lujo y los propietarios que tenían uno en sus inmuebles perdieron la línea por falta de pago.

Aunque no especifica el número, la gerente de Telecom en Norte de Santander, Paula Seade, advierte que muchas deudas están en cobro jurídico.

A la mayoría de las propiedades, entre casas, bares, abastos, billares y bodegas, se metieron los paramilitares a sangre y fuego. Algunas, en cambio, fueron desocupadas por los pobladores días después de la llegada de las Auc.

Muchos inmuebles pasaron a ser viviendas donde se alojaron los 200 integrantes del bloque Catatumbo que se quedaron en el casco urbano de La Gabarra. En una casa vivían hasta 30 combatientes.

Varios negocios siguieron funcionando, pero bajo la administración de los mismos paras . De allí obtenían ganancias.

Otra faceta de este drama lo constituye el desvalijamiento que sufrieron muchos de los inmuebles ocupados. En su huida, hace 5 años, la gente dejó locales y viviendas amobladas. Sin embargo, el 9 de diciembre del año pasado, un día antes de la entrega de sus armas en una finca de Campo Dos, zona rural de Tibú, los paramilitares salieron de las casas y las fincas y se llevaron lo que consideraron de valor. Así se lo confirmaron a EL TIEMPO al menos diez familias diferentes de La Gabarra.

"Desde Montería llegaron seis camiones y ahí echaron las mesas de billar, las baterías de los baños, vitrinas, televisores, camas. Todo fue a parar a Córdoba", dice el dueño de un local.

Para reflejar el dolor, muchos en La Gabarra cuentan por estos días la triste historia de Ismael Vargas, uno de los habitantes más prósperos del pueblo antes del 99 y dueño de Abastos El Porvenir. A su local llegaba todo el pueblo a hacer mercado; él prestaba plata, ponía vallenatos, contaba chistes y regalaba cerveza.

"Don Ismael vino hace como dos semanas, cuando se enteró de la salida de esos manes , a preguntar por su negocio. Cuando vio el sitio, empezó a llorar", cuenta uno de sus compadres.

Su local, como todos los bienes, permanece con candado y adentro se ve destartalado. Antes de desarmarse, las Auc realizaron su propio inventario e hicieron entrega de bienes a la Policía. Luego, los agentes sellaron las casas para impedir la entrada de cualquier persona.

"Don Ismael nos contó que está sin plata, que fue a parar a Cartagena donde se rebusca la vida como celador. Nunca pensé que yo tuviera que regalarle 40 mil pesos", dice su compadre.

El presidente de las juntas de acción comunal en La Gabarra, Luis Villamizar, afirma que el Estado debe hacer algo para que a los verdaderos dueños les perdonen las deudas y los indemnicen por los daños.

DEVOLUCIN EN VEREMOS.

Centenares de propietarios de los inmuebles que ocupó el bloque Catatumbo aseguran que permanecen en la incertidumbre porque no saben a quién a acudir para reclamar sus predios.

La personera de Tibú, Yinith Guerrero, ha recibido constantes llamadas telefónicas de diferentes ciudades de personas que temen perder sus propiedades.

"La confusión es total, incluso se presentó un caso de dos personas que llamaron a reclamar un mismo predio. La mayoría no sabe qué documentos debe presentar para reclamar sus propiedades", dijo Guerrero, quien está remitiendo a los interesados a la oficina del Alto Comisionado para la Paz y al Instituto Colombiano de Desarrollo Rural (Incoder).

Pero la oficina del Comisionado confirmó que no está encargada del tema. "Esa no es nuestra labor, pues nos encargamos de verificar el censo de los bienes y de dejarlos en manos de la Fiscalía", dijo un vocero.

Por su parte, Luis Ortiz López, subgerenteá de Desarrollo Productivo del Incoder, dijo que la función de la entidad será titular aquellas tierras cuyos dueños no aparezcan en los próximos meses. "La idea es entregar esos terrenos a comunidades de desplazados o indígenas para impulsar proyectos productivos", dijo Ortiz López.

Para aclarar la confusión, un fiscal que asesora a la oficina del Comisionado le dijo a EL TIEMPO que la seccional de la Fiscalía en Cúcuta será la encargada de devolver todos los bienes que fueron arrebatados a las comunidades por los paras .

"Si no denunciaron hace cinco años que los sacaron de sus hogares, los dueños tienen que acercarse a denunciar y presentar las escrituras de sus bienes para empezar el proceso de devolución, pues ahí se investigará un delito de las Auc contra el patrimonio", dijo el fiscal.

* Nombre cambiado a solicitud de la fuente.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.