RECORDANDO LA MEMORIA

RECORDANDO LA MEMORIA

A la memoria podría señalársela como la gran alcahueta, la impecable e implacable celestina del tiempo. Y también, desde luego, como su gran preservadora, porque es la memoria, efectivamente, la que le da vida a ese tiempo. No deja de ser, por lo tanto, simplista la definición que de la memoria trae la enciclopedia: En los seres dotados de conciencia, capacidad de recordar hechos pasados, como pasados.

21 de enero 2005 , 12:00 a.m.

A la memoria podría señalársela como la gran alcahueta, la impecable e implacable celestina del tiempo. Y también, desde luego, como su gran preservadora, porque es la memoria, efectivamente, la que le da vida a ese tiempo. No deja de ser, por lo tanto, simplista la definición que de la memoria trae la enciclopedia: En los seres dotados de conciencia, capacidad de recordar hechos pasados, como pasados.

Pero esta facultad que tiene el hombre para recordar y conservar las huellas de las horas y los tiempos que pasan, se va perdiendo en el individuo con el correr de sus años, producto de su natural deterioro biológico. Escuchando a Camilo José Cela vigoroso, recio, inteligente, apasionado], me asombré alguna vez de su capacidad para conservar la memoria. A su sorprendente edad de octogenario irremediable, ya en el definitivo declive hacia la muerte, parecía todavía el niño que está en pleno ejercicio de descubrir el mundo, aprendiendo, reteniendo las cosas; y todo lo que decía, no importaba si su referencia convocaba tiempos ya muy remotos para él, parecía haberlo vivido o empollado la víspera. Admirable ejemplo que nos dejaba conturbados e intranquilos, pues somos escrupulosamente conscientes, día tras día, afán tras afán, de que vamos perdiendo la nuestra. Es claro que si no se la ejercita ésta se pierde o disminuye. Una memoria bien amaestrada no tiene vejez; lucha, batalla y en veces logra vencer el desgaste natural del organismo humano cuando éste avanza, menoscabándonos. Es, de lejos, bien entrenada y cultivada, uno de los pocos atributos exultantes que se nos permite conservar hasta el umbral de la muerte. Casi todo lo demás de nuestro cuerpo es reemplazable. La memoria, nunca. Y aunque Menéndez y Pelayo se refería a ella como el talento de los tontos, a uno no le queda más remedio que admirar a quienes la poseen y bendecir la poca que nos queda.

Don Quijote pensaba en la memoria, y con toda razón en su caso, como en la enemiga mortal de su descanso. Pero a nosotros su dispersión, su estropeo, su agotamiento, es precisamente lo que no nos deja en reposo. Pero no porque necesariamente sea sabio y justo el memorista; no, sino porque difícilmente puede llegar a ser lúcido o ecuánime quien la haya perdido.

Vivir sin memoria no solamente nos hace idiotas e inútiles; vivir sin memoria, en un mundo tan vivo como el nuestro, nos convierte en unos muertos más.

CODA:La propaganda disfrazada de noticia que por estos días hace escándalo y es condenada en Estados Unidos, en Colombia se la tolera y patrocina. Cuál independencia periodística! Observe usted detenidamente Noticias RCN por televisión: No es acaso la reproducción fiel del Boletín informativo de la Casa de Nariño y el Ministerio de Defensa?.

*guribe@cable.net.co.

La facultad para recordar y conservar las huellas de las horas y los tiempos que pasan, se va perdiendo con el correr de sus años, producto de su natural deterioro biológico.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.