ASÍ SE LE VOLÓ JOSÉ NOEL VELOZA A LA GUERRILLA

ASÍ SE LE VOLÓ JOSÉ NOEL VELOZA A LA GUERRILLA

La madrugada del martes a José Noel Veloza se le presentó la oportunidad que había esperado durante 47 días. El guerrillero que no le despegaba la mirada, que lo vigilaba como perro sabueso, se descuidó. Veloza agarró un palo, y sin pensarlo dos veces lo estrelló en la cabeza del sujeto. Sacó alientos para correr y caminar durante más de 24 horas. El miércoles a las diez de la mañana, al encontrarse con el Ejército sintió la libertad.

21 de enero 2005 , 12:00 a.m.

La madrugada del martes a José Noel Veloza se le presentó la oportunidad que había esperado durante 47 días. El guerrillero que no le despegaba la mirada, que lo vigilaba como perro sabueso, se descuidó. Veloza agarró un palo, y sin pensarlo dos veces lo estrelló en la cabeza del sujeto. Sacó alientos para correr y caminar durante más de 24 horas. El miércoles a las diez de la mañana, al encontrarse con el Ejército sintió la libertad.

José Noel Veloza, de 65 años, es un comerciante del Líbano que había sido secuestrado el 4 de diciembre por hombres que jamás se identificaron. Ese día iba para Murillo cuando fue interceptado por personas armadas que lo internaron en la zona montañosa y le advirtieron que estaba secuestrado. Lo obligaron a largas horas de caminata por trochas y lugares de difícil acceso en el norte del Tolima.

El martes, cuando decidió fugarse, estaba custodiado en una vieja casa de la vereda Pradera Alta, del Líbano. "Me escondía en las peñas y en árboles de grandes troncos", les comentó a sus familiares.

El momento más crítico de su aventura se presentó cuando sus captores se acercaron a tan sólo cinco metros del lugar donde se escondía. Dice que sintió mucho miedo, empezó a rezar y guardó la calma. Debía estar quieto porque cualquier movimiento lo podía delatar.

En el instante en que los hombres se alejaron lo suficiente volvió a correr hasta que las fuerzas le alcanzaron.La noche del martes y parte de la madrugada del miércoles las pasó debajo de un árbol. Al amanecer llegó a predios de una pequeña finca en la vereda Pajonales, donde una familia le tendió la mano. Le brindaron desayuno y le regalaron ropa porque las prendas que vestía estaban destrozadas por el trajín.

Cuando Veloza salió a la carretera que conduce a Murillo, en un punto distante a 15 minutos del Líbano, fue auxiliado por César García quien se movilizaba en una motocicleta. En el camino hacia el pueblo se encontraron con un grupo de hombres del Ejército, se presentó y les narró a los militares su vivencia.

El jefe del Estado Mayor de la Sexta Brigada, coronel Cipriano Peña Chivatá reveló que según información de inteligencia, al comerciante lo tenían secuestrado guerrilleros del frente Bolcheviques del Líbano, del Eln. "La zona donde lo tenían es de influencia del Eln", dijo Peña.

José Noel nació en Boyacá, pero fue criado en el Líbano. Desde muy pequeño recorría con sus familiares el terreno en medio de actividades propias del campo. Ese conocimiento de la geografía lo ayudó a orientarse, y buscar el camino hacia el casco urbano o hacia una carretera para buscar ayuda.Veloza trabaja en la venta de ganado y de leche en Líbano y algunas poblaciones vecinas.

Foto Juan Carlos Escobar.

José Noel Veloza, un comerciante del Líbano, recobró la libertad la mañana del miércoles cuando en la carretera encontró ayuda en tropas del Ejército luego de 24 horas de fuga.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.