ESTUDIANTES RECHAZAN A PROFESORA EPILÉPTICA

ESTUDIANTES RECHAZAN A PROFESORA EPILÉPTICA

Cerca de 180 estudiantes del colegio de la vereda Cascajal, en El Espino, Norte de Boyacá, se sienten afectados sicológicamente por la irritabilidad de su profesora de ciencias sociales, quien padece epilepsia.

25 de enero 2005 , 12:00 a.m.

Cerca de 180 estudiantes del colegio de la vereda Cascajal, en El Espino, Norte de Boyacá, se sienten afectados sicológicamente por la irritabilidad de su profesora de ciencias sociales, quien padece epilepsia.

De acuerdo con las quejas de los estudiantes, la educadora en mención presenta dificultad para dictar una clase en forma ordenada, se distrae y su estado emocional siempre es irritable, al punto que en repetidas ocasiones no puede contestar a las dudas e interrogantes de los alumnos sin que pierda la compostura.

"No vamos a seguir asistiendo a las clases de ella", señalaron en un comunicado que hicieron llegar al rector del colegio, Hormisdas Puentes Mejía, y a José Arquímedes Gómez Acosta, secretario de Educación.

Por su parte, Puentes Mejía se siente maniatado . "Una persona que adolece esa enfermedad no puede ser discriminada laboralmente. Yo no puedo despedirla, además trabaja aquí hace más de 4 años", dijo el directivo.

Afirmó que ha gestionado, en vano y ante la Secretaría de Educación, el relevo de la maestra.

Habla la Secretaría.

Al respecto, el Secretario de Educación manifestó que el problema no lo puede solucionar mientras no se produzca una incapacidad plena, para lo cual se requiere que medicina laboral dictamine que la persona no está facultada física ni mentalmente para ejercer la docencia. "Eso no ha ocurrido", dijo.

"Tratamos de buscar un hueco donde ubicarla, aunque eso sería llevar el problema a otro colegio. Como éste, tenemos al menos 135 casos en el departamento", explicó Gómez Acosta.

Mientras se produce un dictamen médico que le ponga punto final a la polémica, tal vez -dicen algunos- otorgándole la pensión anticipada, los alumnos del colegio de Cascajal no entrarán a clases. Otros, incluso, ya fueron retirados del plantel por sus padres.

Algunos acudientes de los estudiantes manifestaron que lamentan el caso de la profesora pero -coinciden en afirmar- se trata de un problema de calidad de educación.

Familiares de la profesora pidieron mantener su nombre en reserva y tener mayor consideración con ella, a quien no fue posible contactar. El Espino está ubicado a 7 u 8 horas de Tunja, capital del departamento.

Los 180 alumnos dicen que no entrarán más a las clases de la maestra. Se quejan de no poder sostener discusiones académicas con ella. Foto ilustración / EL TIEMPO.

á

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.