TOMAR MÁS DE MEDIO LITRO DE BEBIDAS DIETÉTICAS ENGORDA

TOMAR MÁS DE MEDIO LITRO DE BEBIDAS DIETÉTICAS ENGORDA

Ingerir más de medio litro de bebida dietética por día podría ser la causa de un inexplicable colapso en su dieta al pararse frente a la balanza acusatoria y la mirada desconfiada de su nutricionista. (VER INFOGRAFIA: LAS ZONAS DE GUSTO)

25 de enero 2005 , 12:00 a.m.

Ingerir más de medio litro de bebida dietética por día podría ser la causa de un inexplicable colapso en su dieta al pararse frente a la balanza acusatoria y la mirada desconfiada de su nutricionista.

(VER INFOGRAFIA: LAS ZONAS DE GUSTO).

Aunque por su composición, estas bebidas aportan menos de dos calorías por cada 100 centímetros cúbicos (la tercera parte de un vaso grande), para algunos especialistas pueden influir en cómo un paciente cumple con su plan alimentario.

"No es aconsejable consumir más de medio litro de gaseosa dietética diaria porque afecta metabólicamente al paciente -dice la licenciada en nutrición Adriana Zuccotti-. Incluso, hoy se habla de un vaso de 300 centímetros cúbicos por día, algo así como una lata".

En su práctica diaria, la especialista comprobó que al reducir el consumo de estas bebidas en sus pacientes, entre el 50 y el 60 por ciento de ellos aumentó la adherencia al tratamiento "porque disminuye el hambre que sienten", dice.

Ocurre que a muchas personas, las bebidas endulzadas artificialmente les producen ansiedad en lugar de saciedad. Aunque las hipótesis científicas de por qué ocurre esto son varias, una demostrada hasta ahora estaría en la habilidad natural del organismo para contar las calorías a partir del sabor dulce de aquello que ingerimos. Los endulzantes artificiales podrían alterar esa capacidad orgánica.

Dos investigadores del Departamento de Ciencias Psicológicas de la Universidad de Purdue, en Indiana (E.U.), hallaron que los líquidos no producen el mismo nivel de satisfacción calórica que los alimentos sólidos.

En el trabajo, publicado en el 2004 en la revista International Journal of Obesity, los profesores Terry Davidson y Susan Swithers explican que las personas aprenden desde que nacen a asociar (inconscientemente) los sabores dulces y los alimentos densos y viscosos con un elevado valor calórico.

"La habilidad natural del organismo para regular el consumo de comida y el peso corporal se ve debilitado cuando los endulzantes artificiales de bajas calorías alteran esta relación natural -señalan los investigadores-. Casi sin pensarlo, el cuerpo aprende que puede usar las características de los alimentos, como la dulzura y la viscosidad, para medir qué cantidad de alimento necesita para satisfacer su necesidad calórica".

Dulce sabor.

En el caso de las bebidas endulzadas artificialmente, la información al cerebro parte del sentido del gusto. "Sea edulcorante o azúcar, la señal que se transmite al cerebro es que están entrando nutrientes, aunque el edulcorante no sea un nutriente", señala Susana Gutt, jefa del Servicio de Alimentación del Hospital Italiano de Buenos Aires (Argentina).

El sentido del sabor dulce es el único con el que nacemos. Los demás sabores (amargo, ácido y salado) se van aprendiendo. Según la especialista, el sabor dulce envía una señal al cerebro, que la registra como la entrada de un nutriente al organismo. "Entonces, podría ser que el cuerpo disminuya el consumo de grasa como fuente de energía", indica Gutt.

A diferencia de lo que ocurre cuando una persona no ingiere alimentos durante muchos días (el cuerpo limita el gasto calórico como defensa), en un tratamiento para adelgazar los kilos desaparecen a medida que la energía que se ingiere es insuficiente.

"Ultimamente se discuten los efectos de los alimentos light en la regulación metabólica del organismo: parecería ser que el exceso de dulce sin calorías confunde al cuerpo, el cual desarrolla mecanismos biológicos compensatorios sobre alimentos sin calorías -señala Max Tafur, miembro de la Sociedad Argentina de Obesidad y Trastornos Alimentarios-. Esto puede llevar a un desequilibrio en la elección de porciones y de saciedad".

En los planes alimentarios de sus pacientes, el consumo de estas bebidas es libre debido a que "aporta muy pocas calorías y produce un llenado gástrico por el gas", a menos que "no manejen los límites". En ese caso, no deben pasar el litro diario.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.