SALGADO, SUEÑO CUMPLIDO

SALGADO, SUEÑO CUMPLIDO

Hace ocho meses Carlos Salgado entrenaba con fuerza y disciplina bajo el sol de La Guajira. Dio todo de sí durante días esperando una oportunidad de jugar. Esta le llegó el 20 de junio del 2004, cuando el profesor Rafael Palacio le anunció que lo esperaban en Medellín para representar a un equipo del departamento.

24 de enero 2005 , 12:00 a.m.

Hace ocho meses Carlos Salgado entrenaba con fuerza y disciplina bajo el sol de La Guajira. Dio todo de sí durante días esperando una oportunidad de jugar. Esta le llegó el 20 de junio del 2004, cuando el profesor Rafael Palacio le anunció que lo esperaban en Medellín para representar a un equipo del departamento.

Este joven de 12 años comenzó reforzando el equipo Alcaldía de Envigado y luego pasó a la divisiones menores del Envigado Fútbol Club.

Todos los lunes, miércoles y viernes, desde las cuatro de la tarde hasta las seis de la noche, Salgado entrena juiciosamente. Sabía que se acercaba el Ponyfútbol 2005 y que era esta la oportunidad de mostrarse y sobresalir como jugador y darle la victoria a Antioquia después de ocho años de no haber subido al podio de los vencedores.

Con su buen desempeño en el partido final, el equipo antioqueño logró la victoria ante Bogotá Compensar. Encuentro en el que 22 jóvenes talentosos con miedo, prevención e inseguridad, reemplazaron las goleadas de días atrás por tiros de suerte mezclados con correrías en la cancha.

Salgado sentía en Bogotá Compensar un poderoso rival. "Aunque estaba tranquilo por los consejos que me dieron los profesores, sabíamos a quien nos enfrentábamos. Macuacé, delantero del equipo contrincante, se desempeña muy bien en la cancha y esperábamos anotaciones de él. Sin embargo tenemos la victoria, y por eso estamos celebrando", dijo el número cuatro del equipo naranja.

Después de los goles hechos por Jonathan Soto y Faider Burbano, con la ayuda de Salgado, el equipo naranja sintió cerca la victoria. Minutos después sonó el pito que la anunciaba y El ratón Salgado, como lo llaman en su equipo por su rapidez, abrazó a su gran amigo y goleador Burbano y corrió por la cancha repitiéndose a sí mismo "somos campeones".

Nueva generación.

Gustavo Upegui, gerente deportivo del Envigado, ve a este muchacho como el jugador profesional del futuro. "Salgado ayudó a cumplir la meta que tenía el equipo desde hace años y eso confirma su calidad en la cancha. Por eso, el director técnico Jorge Betancur y yo lo pusimos a jugar en varias posiciones, porque conozco su potencial y la capacidad para desempeñarse bien en cualquier parte", agregó Upegui.

Para El ratón Salgado su estadía en el equipo de Envigado ha sido beneficiosa tanto en su formación personal como profesional. Ha encontrado en sus profesores y compañeros un apoyo incondicional que lo ha hecho encariñarse con Antioquia.

Ahora esta figura del fútbol juvenil se prepara para viajar a Riohacha y pasar con su familia 15 días. Terminadas las vacaciones volverá a Medellín para seguir jugando de lateral en Envigado, posición que más le gusta, entrar a grado octavo y seguir alimentando los dos sueños por los que ahora lucha: jugar en la profesional del Envigado Fútbol Club y pertenecer, en un futuro, al América de Cali.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.