INUNDACIÓN DEJÓ 760 FAMILIAS DAMNIFICADAS EN FLORENCIA

INUNDACIÓN DEJÓ 760 FAMILIAS DAMNIFICADAS EN FLORENCIA

Ayer en la madrugada, nadie pegó los ojos en Florencia. Los desbordamientos del río El Hacha y la quebrada La Perdiz, que pasan por el centro de la ciudad, arrasaron con los enseres de 760 familias que habitan zonas de alto riesgo.

12 de junio 2005 , 12:00 a.m.

Ayer en la madrugada, nadie pegó los ojos en Florencia. Los desbordamientos del río El Hacha y la quebrada La Perdiz, que pasan por el centro de la ciudad, arrasaron con los enseres de 760 familias que habitan zonas de alto riesgo.

La emergencia invernal, que se inició a las 9 de la noche del viernes, afectó a 15 de los 33 vecindarios que componen el mapa de inundaciones del Comité Local para la Prevención y Atención de Desastres.

La situación más crítica se vivió en los barrios San Judas Bajo, Raicero, Juan XXIII, El Guamal, Obrero, San Luis, La Esmeralda y El Chamón. No ha habido víctimas fatales ni heridos, pero sí tres niños desaparecidos y pérdidas millonarias. Más de 100 familias tuvieron que ser trasladadas a cinco escuelas habilitadas como hogares temporales.

Esta es la segunda inundación más grave que se presenta en Florencia desde el 4 de octubre de 1999. Ese día, por el desbordamiento del río El Hacha, murieron 17 personas, desaparecieron 4 y hubo más de 3.000 damnificados.

El geólogo Esteban Cabuya, director de la Fundación para Estudios Ambientales de la Amazonia, explicó que la alerta es latente ya que por lo menos la tercera parte de los barrios de la capital de Caquetá está ubicada en zonas de alto riesgo. Además, denunció, los entes de socorro no tienen las herramientas necesarias para hacerle frente a este tipo de emergencias.

Los 33 voluntarios de la Defensa Civil solo cuentan con cinco radioteléfonos, una decena de chalecos salvavidas y una camioneta modelo 86 en pésimas condiciones, afirmó Jhon Jairo Manrique, director técnico y operativo de la entidad. Los 30 bomberos voluntarios, por su parte, no disponen de unidades de rescate ni de ambulancia.

A pesar de las fallas reconocidas por los organismos de socorro, Norma Paulina Poveda, secretaria de Gobierno Municipal, le aseguró a EL TIEMPO que Florencia sí está preparada para este tipo de emergencias. Según ella, gracias a los planes de contingencia de la Alcaldía y los comités municipal y departamental de desastres se logró minimizar el impacto de la emergencia.

María Nelsy Moreno, habitante del barrio San Judas Bajo, quien perdió parte de sus enseres y tres paredes de su casa, solo espera que la Administración Municipal responda por las pérdidas.

"Todo el mundo sabe dónde va a ocurrir el desastre, pero nunca se hace nada para prevenirlo. Yo me quedé sin nada y alguien me tiene que responder", argumentó enfáticamente, mientras miraba entristecida lo que quedó de su vivienda.

Al cierre de esta edición, la Alcaldía solicitaba el apoyo del Gobierno Nacional para empezar a reubicar los 33 barrios de Florencia que, por el fenómeno del desplazamiento y la pobreza, están en zonas inundables.

FOTO/Jairo Rocha.

Para los habitantes de los barrios afectados, la de ayer fue una desgracia anunciada, pues siempre se inundan los mismos sectores.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.