INSECTOS CONTRA INSECTOS

INSECTOS CONTRA INSECTOS

Diminutas avispas sin aguijón, más pequeñas que pulgas, están haciendo desaparecer a la detestable cucaracha de bandas pardas, en los laboratorios de California. En Riverside (California) se buscan insectos, enemigos naturales, para combatir una irritante mosca, del tamaño de la cabeza de un alfiler, que hace dos años empezó a infestar la región.

27 de enero 1991 , 12:00 a.m.

Otra minúscula avispa ha emprendido la guerra contra el escarabajo de las hojas del olmo. Sus voraces larvas exterminan los jardines de California y acaban con los árboles que dan sombra a las calles en el verano.

Aunque el control biológico es muy común en la agricultura, en la áreas urbanas está todavía en la infancia.

Eventualmente, va a ser muy importante dice Richard Patterson, entomólogo del departamento de agricultura de Estados Unidos en Gainesville (Florida). Estamos perdiendo muchos plaguicidas por las disposiciones de la agencia para la protección del medio, y tendremos que hacer algo diferente .

Varias ciudades están adoptando ya el control biológico, dice Jake Biehm, vicepresidente de Insectarios Rincon-Vitova, en Ventura (California). Su compañía suministra insectos buenos que devoran a los malos , a varias ciudades de Estados Unidos, Canadá e Italia. Se ha encontrado que algunos agentes químicos ya no son insecticidas efectivos.

Hace cuatro años, la ciudad de Long Beach (California), en lugar de fumigar indiscriminadamente los árboles, liberó con éxito centenares de millones de crisopas verdes, neurópteros que exterminan a los insectos trozadores de hojas.

Desde 1990, 506 especies de insectos se han tornado inmunes a por lo menos una de las cinco clases de plaguicidas; 481 de esas especies se han vuelto resistentes desde 1955.

El empleo de parásitos para erradicar plagas en los hogares todavía es mínimo pero Patterson anticipa que en unos años la gente comprará insectos para destruir cucarachas. Diminutas avispas que atacan a las moscas domésticas y bacterias que acaban con los zancudos ya se consiguen en el comercio.

En Berkeley, el problema de las cucarachas comenzó hace varios años cuando las de listas pardas llegaron desde la Florida en el equipaje de alguien, y proliferaron.

El ácido bórico en polvo, némesis de la omnipresente cucaracha alemana, no les hizo mella a las invasoras. Y como los científicos de la Universidad de California en Berkeley no permiten fumigar con plaguicidas en sus laboratorios, apelaron a la avispa destructora de cucarachas, la Comperia merceti, como último recurso.

El parásito, más o menos del tamaño de las comas en esta página, amenaza únicamente a la cucaracha de bandas pardas. Las larvas de la avispa sólo devoran los huevos de la cucaracha: sin aquellos, esta desaparece.

Son avispas pequeñas, muy atractivas dice Margaret Hurlbert, tecnóloga de la Universidad de California en Bekerley, que cría los insectos dentro de un cesto, en su oficina. Tienen pequeñas antenas blancas, con rayas, que agitan mientras caminan o saltan. No vuelan. Y no viven sino dos semanas .

Había traído varias avispas desde Hawai después de enterarse ella de que los científicos allí las utilizan para erradicar la cucaracha de bandas pardas.

Hemos tenido mucho éxito, revela a National Geographic la tecnóloga Hurlbert, quien ha introducido más de 150.000 Comperia merceti en más de 600 oficinas y en los laboratorios del recinto universitario de Berkeley. Metemos treinta avispas en cada cuarto. Las ponemos entre cajones, en lugares oscuros de los laboratorios, donde la cucaracha deposita sus huevos . Los buenos también mueren Las avispas ponen sus huevos entre los de la cucaracha. Los huevos de avispa empollan convirtiéndose en cerca de diez larvas que se comen los aproximadamente 14 huevos de la nidada de cucaracha. Al cabo de cuatro a seis semanas, emerge una nueva generación de diminutas avispas que se han criado en los nidos de cucarachas. Raras veces vistas por los seres humanos, las avispas buscan otros nidos de cucarachas, y recomienza el ciclo.

Entre tanto, los científicos de la Universidad de California-Riverside han importando ocho enemigos naturales de la mosca blanca del fresno, en un esfuerzo para controlar la plaga. Esta se ha extendido por 15 condados del sur de California desde que se detectó la primera mosca, en 1988, en un quiosco de frutas. La diminuta mosca, cuya forma de ingreso a Estados Unidos sigue siendo un misterio, absorbe los jugos vitales de las hojas de los árboles que adornan las calles y les dan sombra.

Nos hace recordar las plagas de Egipto , dice el entomólogo de la Universidad de California-Riverside Tom Bellows, quien viajó a Francia en el verano pasado a buscar más enemigos naturales de la mosca blanca.

La mosca blanca se extiende muy rápido porque, como la mayoría de las plagas importadas, viene de su territorio nativo en este caso, Europa y Oriente Medio a una región en donde no encuentra a ninguno de sus depredadores naturales.

Después de identificar a un enemigo natural proceso que, a menudo, toma años, se tiene en cuarentena hasta que los científicos del departamento de agricultura de Estados Unidos se percatan de que no hay hiperparásitos (unos parásitos sobre otros) que vengan con él, de que no se alimenta de ningún otro organismo, y de que no acarrea enfermedades.

En los últimos cien años, el departamento de agricultura ha liberado más de 600 especies de insectos para controlar plagas, sobre todo en granjas.

El departamento invierte 21 millones de dólares anualmente en investigaciones que cubren todas las formas de control biológico. Trata, así, de hallar los enemigos naturales de las plagas que afectan a la gente en la áreas residenciales, desde zancudos hasta hormigas domésticas y pulgas. No todos los enemigos naturales son insectos. Los científicos también buscan utilizar bacterias, hongos y virus.

Los insectos benéficos no siempre sobreviven. Esa ha sido la dificultad para controlar el escarabajo que ataca a las hojas del olmo en California. Aunque las avispas parásitas del escarabajo están bien establecidas al oriente de Estados Unidos, no ocurre lo mismo en California.

Los científicos han descubierto que liberar parásitos en la primavera evita la proliferación de escarabajos. Por eso buscan criadores comerciales que cultiven avispas para liberarlas anualmente.

Me gustaría que la gente ensayara en los hogares , dice la tecnóloga Hurlbert. Aunque es muy devota de la Comperia merceti, prefiere que otros las cultiven comercialmente.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.