REÍR O LLORAR

REÍR O LLORAR

El amor, que tiene mil maneras atractivas de expresarse, posee una en particular que carece de interés; aquella en que no está de acuerdo con el intérprete. Esto sucede con Aló?, Aló?, Número equivocado de una manera patente. El intérprete aquí, en primer término, es el autor, luego serán el director y los actores los encargados de materializar el desastre escénico del Teatro Santa Fe. Cuando se abre el telón, el escenario representa la habitación impersonal de un hotel. Tirado en el piso yace un hombre. Sobre la cama duerme cómodamente una mujer. Entre los dos no hay más que una simple equivocación. Nicolás (Hugo Gómez) en su borrachera del día anterior llegó allí al trastocar los números de la puerta de su habitación. Al despertar, el encuentro, la sorpresa, la disputa y la velada y mutua simpatía. Luego el equívoco y la forzosa complicidad para ocultar las posibles interpretaciones, primero de un camarero, siempre fuera de lugar, y luego del novio de la joven Valentina (Natalia

27 de enero 1991 , 12:00 a.m.

Sobre este esquema la comedia intenta mantener a flote una situación cómica, basada en una intriga que apenas se desarrolla: De la convivencia forzosa entre estos personajes surge súbitamente el amor, a pesar o gracias a ello de la boda de Nicolás, días más tarde, con su novia Cecilia. Tras las peripecias, insustanciales, el despecho del novio de Valentina, Aldo (Roberto Franco), será consolado por la abandonada Cecilia.

Siendo esta una pieza de personajes, estos, sin embargo están definidos en forma tan deficiente que ellos dejan la tarea de hacer la comedia al puro discurrir del texto. Pero siendo éste un libreto escrito de cualquier manera, sin brío, ni inteligencia y cosa grave, sin sentido del humor, todo ello resulta demasiado pobre y mal articulado.

Ante las posibilidades de lo cómico y su fracasada realización caben todas las conjeturas. Una, no obstante, suele enlazar las causas en un solo motivo: la carencia de talento cómico del autor. Y es que Julio Asmussen, el autor de Aló?, Aló?, Número equivocado, está muy pobremente dotado para el ejercicio del género cómico, exigente como el que más.

Una circunstancia, cuatro o cinco chistes y una ocurrencia no bastan para escribir una pieza teatral digna de ser representada. Y como ningún sentido de la atracción amorosa hay en la obra, el director intenta persuadir con maquillaje y minifaldas de las posibilidades de tal atracción. Pero dadas las características de la actriz ellas resultan sencillamente patéticas. Sin actuación, sin la vivencia del actor, todo esfuerzo resulta vano.

Una comedia de amor sin ese fuerte elemento estructurante como es la seducción resulta inútil y estéril. Allí todo sucede según un libreto árido, pero no según los personajes. Ni siquiera, según la comedia de los personajes.

Pocas cosas tan desalentadoras en el teatro como la comedia en donde las situaciones muy pronto naufragan, donde los diálogos se vuelven tontos y anodinos, los chistes son bobos. Donde los actores, sin excepción, caen en el ridículo, transformándose en marionetas, movidos por los hilos de una trama a la cual ellos mismos al aparecer tienen en poco aprecio. Sin duda en Aló?, Aló?, Número equivocado, el director, Fabio Camero, se limitó a ser un regidor de escena , lo cual significa que jamás se tomó el trabajo de interpretar la obra y crear en consecuencia unos personajes definidos como tales, y no por las características propias y naturales de los actores.

Al término de la obra nadie sabe nada acerca de ellos. Desaparecen sin dejar la más mínima huella, el menor trazo de su existencia, Aun estimando la comedia como el género comercial por excelencia, si ésta no logra su más elemental objetivo como es distraer y divertir al público, su funcionalidad social pierde todo su sentido, lo que desde luego acarrea una crisis de su precario prestigio.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.