MANTENER EL RESFRIADO A RAYA

MANTENER EL RESFRIADO A RAYA

Aparentemente la temporada de resfriados nunca termina. Algunos padres harán cualquier cosa por detener otro resfrío en la familia. Es decir, si hubiera algo que funcionara. Por supuesto, hay formas de evitar contagiarse de otra persona. Compartir los juguetes de un niño infectado es una forma casi segura de enfermar también. Pero, vale la pena que el padre le prohiba compartir, cuando esa es la más difícil lección que tiene que enseñar al pequeño? Y cómo evitar que la madre, casi inconscientemente, tome el último bocado del plato del niño, un hábito tan común como insalubre?

27 de enero 1991 , 12:00 a. m.

Aún así, es posible minimizar la extensión de los resfriados entre la familia y los amigos. Una revisión de las prácticas de sanidad mostrará a sus hijos cómo hacer lo que pueden hacer para evitar un contagio.

Probablemente la mejor forma de evitar la extensión de una enfermedad infecciosa es lavarse bien las manos. Eso es algo que no gusta a los niños, pero si se le da atención consistentemente enseñándoles a usar jabón y agua, secarse las manos con una toalla de papel y desechándola puede verdaderamente hacer una diferencia.

Ya que los resfríos también se comunican con los gérmenes que se lanzan al aire al toser y estornudar, solo lavarse las manos no protegerá de la infección.

En lo que respecta a los estornudos, lo único que se puede enseñar a los hijos es que lo hagan sobre un pañuelo. Si no tienen un pañuelo a la mano, entonces lo que deben hacer es lavarse la manos.

En casa, es una buena idea no compartir el mismo vaso en el baño para lavarse los dientes. También es fácil colocar contenedores de papel en la taza, que son desechables. Ayudaría mucho tener toallas separadas, pero unicamente si no terminan compartiéndolas tarde o temprano.

Medidas más extremas, como por ejemplo asignar a cada miembro de la familia una tubo de pasta dental personal, tienen menos probabilidades de funcionar. Según Rowley, un cepillo de dientes puede llevar el virus a la boca del tubo de crema, pero hay tantas oportunidades en el contacto familiar que una sola medida no logrará mucho.

Y no tiene caso no dejarlos ir a la escuela, a menos que se les tenga en casa adurante todo el año. Además está comprobado que una persona es contagiosa dos días antes de que los síntomas se vean evidentes. Cuando se sabe que el niño está enfermo, ya ha expuesto a los demás.

Cuando los niños parecen tener un resfriado constante y nunca se ven libres de síntomas, los padres deben saber que podría tratarse de algo más que un resfrío. La sinusitis es una complicación importante de los resfriados y a menudo no se diagnostica, entonces no se trata. Un resfriado que se prolongue por más de una semana o diez días no es normal. Es bueno preguntarse si no se trata de una superinfección bacteriana que necesite tratamiento con antibióticos.

Un niño resfriado puede ser temperamental, tener un poco de fiebre, dormir más que lo normal, pero si hay más fiebre y más alta, si está muy irritable y difícil de consolar, si no quiere jugar, si duerme demasiado, y si tiene problemas para despertarle, algo anda mal.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.