Secciones
Síguenos en:
EL MERO PASADO

EL MERO PASADO

Para conocer el antiguo México, penetrar en su historia, disfrutar de sus paisajes, lagos y montañas o gozar de su arte barroco, se debe viajar por un circuito colonial que parte del noroccidente de Ciudad de México hacia Querétaro y sigue por San Miguel Allende, Guanajuato, Morelia y Pátzcuaro, ciudades que han sido declaradas monumentos nacionales. Son lugares que cautivan al visitante con la arquitectura colonial religiosa y civil de los siglos XVI, XVII y XVIII, los tesoros artísticos que encierran las naves de las iglesias y los patios de los viejos claustros y las tranquilas plazas.

Querétaro, por ejemplo, cuenta vivamente la lucha de México por su independencia. Es una ciudad encantadora de campanarios, cúpulas y plazas. Puede visitarse el Palacio del Arzobispado o asombrarse ante su antiguo acueducto de 74 arcos. Fue allí, en el Cerro de Las Campanas, donde el austríaco emperador Maximiliano perdió la vida.

Todas estas ciudades están sembradas de cafés y restaurantes en terrazas abiertas hacia los parques.

Guanajuato es reconocido mundialmente por su pintoresquismo, que la hace tan fascinante como la española Toledo o la austríaca Salzburgo. Sus calles y empinados callejones invitan al recuerdo de una época gloriosa. En el siglo XVI, sus minas de plata la hicieron la ciudad más rica de todo México. Allí permanecen aún las viejas mansiones de aquellos días opulentos.

Cerca del jardín principal, rodeado de posadas coloniales, está el teatro Juárez con su fachada neoclásica del siglo XIX, donde se celebran numerosos espectáculos y festivales artísticos. Debemos deslizarnos a pie entre las calles y callejones para llegar al más pequeño de ellos, el callejón del Beso, con su idílica leyenda.

En la misma zona se encuentra la casa donde nació el pintor Diego Rivera, uno de los grandes muralistas mexicanos. Magníficos museos reviven la historia de la ciudad, como la Alhóndiga de Granaditas y el Museo de las Momias, impresionante reliquia de tiempos antiguos. Allí puede visitarse, además, el mercado, de estilo muy europeo.

Las ciudades coloniales de México brindan, además, interesantes manifestaciones artísticas en el campo de las artes plásticas, la danza, la música, el folclor y la producción artesanal.

San Miguel de Allende tiene infinidad de recursos turísticos coloniales. Están el antiguo convento de monjas concepcionistas, que actualmente es un centro cultural; la Casa del Mayorazgo de Canal, la Casa del Inquisidor, la del Mariscal Lanzagorta, y la iglesia de la Concepción.

Cuna de célebres caudillos y de insurgentes como Ignacio Allende, fue centro de reunión de los conspiradores en la lucha de independencia. Con monumentos y edificios de arquitectura colonial, señoriales casonas, San Miguel Allende presenta al visitante una unidad pintoresca y colorida que invita a realizar largas caminatas por sus calles sinuosas y empedradas. Situada a unas tres horas al norte de Ciudad de México, la claridad de su cielo hace de ella, desde hace mucho tiempo, el lugar favorito de una colonia de artistas americanos que fijaron allí su residencia.

Asentada en una colina de suave pendiente que mira hacia el valle de Guayangareo, está otra de las joyas de México colonial: Morelia, capital del estado de Michoacán, tierra de inmensa belleza que mezcla muy bien lo indígena con lo español colonial.

Embellecida con largos y amplios bulevares y mansiones coloniales que poseen la elegancia de la tierra, Morelia evoca la grandeza de España. Es una ciudad serena, casi europea en su ambiente y simultáneamente muy mexicana. Su arquitectura guarda el estilo y el trazo renacentistas.

Morelia es un importante centro cultural que cuenta con un Festival Internacional de Organo y uno de Música. Tiene, además, un moderno Centro de Convenciones. Entre sus atractivos figura la catedral, con su inesperada mezcla de estilos arquitectónicos; el Palacio de Justicia y los 253 arcos del acueducto del siglo XVIII.

A sólo 40 millas de Morelia está Pátzcuaro, ciudad que fue, en la época prehispánica, el lugar sagrado de los emperadores purépechas, llamados tarascos por los españoles.

El lugar está rodeado de paisajes y atractivos como la isla de Janitzio, una de las cuatro que hay en el lago que lleva su nombre, y el lago de Zirahuén, el pueblo de Santa Clara del Cobre, donde reside la escultora Ana Pellicer, que dirige un taller en el cual se puede ver el arte del cobre martillado.

Es cuna de Gertrudis Bocanegra, insurrecta que fue fusilada y se convirtió en heroína de la guerra de independencia mexicana. Pátzcuaro tiene 66.736 habitantes y está situada junto a un lago. Un atractivo más lo constituye la danza de los viejitos, en la cual lugareños ataviados con disfraces interpretan un baile tarasco con zuecos de madera y vistosas máscaras, que pretende satirizar a los políticos. Además, están el lago de Pátzcuaro, con pescadores que utilizan unas singularísimas redes en forma de mariposa, y la casa de artesanías con espléndidos artículos.

Casas coloniales En el Circuito Colonial de México es posible detenerse a admirar y descansar en las antiguas haciendas, grandes casas solariegas en las que se detuvo la historia; escenarios de Adelitas, terrenos de hombres poderosos que hoy los mexicanos procuran conservar intactos.

Hoy acondicionadas como hospedajes, hoteles y restaurantes se destacan en Querétaro la Hacienda Jurica, rodeada de jardines y calzadas; la Mansión Galindo, con el lujo del siglo XVII, y Cocoyoc, en Cuernavaca, con capacidad para 300 personas.

Por sus delicias gastronómicas, se distinguen entre los cinco mil restaurantes de la ciudad, la Hacienda de Tlalpan, en el barrio del mismo nombre, con aves, jardines y una magnífica casa antigua; la Hacienda de los Morales, en el centro de Ciudad de México y San Angel Inn, en una hacienda del siglo XVII, localizada en una de las calles empedradas del barrio San Angel.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.