LA GUERRA SEGÚN KUSTURICA

LA GUERRA SEGÚN KUSTURICA

Con Zivot Je Cudo (La vida es un milagro), el cineasta serbobosnio Emir Kusturica irrumpe con fuerza en la selección oficial a concurso de la 57 edición del Festival Internacional de Cine de Cannes. Su cinta es un gran poema de amor y de guerra, por momentos excesivamente cargado de sentimientos, estallidos de bombas, música y gritos, en el que se desborda la energía vital y la lírica por partes iguales.

15 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Con Zivot Je Cudo (La vida es un milagro), el cineasta serbobosnio Emir Kusturica irrumpe con fuerza en la selección oficial a concurso de la 57 edición del Festival Internacional de Cine de Cannes.

Su cinta es un gran poema de amor y de guerra, por momentos excesivamente cargado de sentimientos, estallidos de bombas, música y gritos, en el que se desborda la energía vital y la lírica por partes iguales.

La otra cinta que compitió ayer por la Palma de Oro fue Mondovino un documental lleno de buenas intenciones sobre el vino y su futuro, del director estadounidense Jonathan Nossiter.

La cinta de Kusturica está ambientada en 1992 y narra la historia de un ingeniero serbio que trabaja en la instalación de un tren en Bosnia, cuando estalla la guerra. El técnico está acompañado de su mujer -que canta óperas- y de su hijo -que sueña con ser un gran jugador de fútbol-.

La esposa sufre un ataque de locura y es ingresada en un psiquiátrico, mientras el hijo es llamado a filas en el ejército. Pronto es capturado. La única solución es canjearlo por una enfermera bosnia musulmana que queda en el área controlada por las fuerzas serbobosnias.

A partir del momento en que la enfermera y el ingeniero de enamoran, la desbordante anécdota se llena de tanta pasión que la cama con los amantes dentro levanta vuelo y da una vuelta por la hermosa campiña balcánica.

A pesar de estos excesos, la película tiene momentos interesantes, especialmente desde el punto de vista del lenguaje cinematográfico, en el que el realizador es un experto. "La historia de mi película se desarrolla durante la guerra -dijo Kusturica tras la proyección- y desde mi punto de vista es eso lo que le da su dimensión ideológica, ya que ese conflicto fue extremadamente sucio".

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.