LOS ROSTROS DE LA POBREZA

LOS ROSTROS DE LA POBREZA

La reciente visita del subsecretario general de las Naciones Unidas para asuntos humanitarios, Jan Egeland, sirvió para lanzar una voz de alarma. Además de sus problemas de violencia y orden público, Colombia vive también una crisis social. Y la atención que concita el conflicto armado le resta visibilidad a esa realidad, impide que su tratamiento sea prioritario y desvía la cooperación internacional.

15 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

La reciente visita del subsecretario general de las Naciones Unidas para asuntos humanitarios, Jan Egeland, sirvió para lanzar una voz de alarma. Además de sus problemas de violencia y orden público, Colombia vive también una crisis social. Y la atención que concita el conflicto armado le resta visibilidad a esa realidad, impide que su tratamiento sea prioritario y desvía la cooperación internacional.

El mensaje de Egeland - un alto funcionario de la ONU ligado a Colombia durante varios años- no puede pasar inadvertido. Sobre todo su énfasis en la coexistencia de sectores que viven bajo condiciones totalmente distintas. Ciudades y élites asimiladas a entornos semejantes a los de Europa, al lado de regiones y poblaciones que parecerían sacados de las más pobres naciones del Africa. La acción de la guerrilla y los paramilitares, asimismo, impide la presencia de entidades de cooperación internacional, cuyos representantes no pueden desplazarse con garantías de seguridad por sus zonas de influencia. El Gobierno debería buscar mecanismos de acción, al estilo de los que utiliza la Cruz Roja, para facilitar el trabajo de oficinas de la ONU y otras agencias de cooperación.

La lucha contra la pobreza y la desigualdad no puede dejar de ser una prioridad nacional. El Banco Mundial acaba de publicar un amplio estudioen América Latina y el Caribe: ruptura con la historia?i , que diagnostica con detalle las características de este fenómeno. La inequidad en el continente tiene profundas raíces históricas. Y le impone una talanquera al combate de la pobreza. Las estadísticas y los modelos económicos demuestran que el crecimiento del PIB en las sociedades menos igualitarias tiene menos efectos en la reducción de la miseria. O, lo que es lo mismo, altas tasas de aumento de la producción tardarían más tiempo en reducir la pobreza si no se acompañan de políticas para redistribuir el ingreso. Además, la desigualdad frena el proceso general de desarrollo.

A diferencia de otros documentos, el del Banco Mundial no se limita a especificar una visión negativa. Considera que la historia de desigualdad se puede romper con algunas medidas que, según cálculos econométricos, tendrían consecuencias positivas. Entre ellas, la ampliación del acceso a la educación (cuya inversión en sí misma no basta si no se tienen en cuenta criterios de calidad) y a recursos productivos como el crédito, la tierra y la infraestructura. También se necesitan estrategias redistributivas: sistemas tributarios y gasto público que definan los aportes y los beneficios en función del ingreso.

Colombia tiene uno de los más preocupantes niveles de inequidad en el hemisferio. El coeficiente Gini (indicador estadístico de la concentración del ingreso y la riqueza) es el tercero más alto, después de Brasil y Guatemala. Otras cifras arrojan igual conclusión.

De allí la relevancia de una voz de alerta como la que acaba de lanzar la ONU a propósito de la visita de su subsecretario general, Jan Egeland. Un llamado para evitar que la violencia mantenga en la invisibilidad a la pobreza, la desigualdad y otros fenómenos (desplazamiento, secuestro, etc.) que conforman un lamentable panorama humanitario.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.