HONORABLES PARLAMENTARIOS, CON MUCHO GUSTO

HONORABLES PARLAMENTARIOS, CON MUCHO GUSTO

Queridos parlamentarios y sin embargo amigos. El agua es más importante que los votos y los afanes electoreros. Me explico: me temo que algunos de ustedes están preocupados y encarnizados con el tema de la reelección presidencial, unos a favor y otros en contra. Por cierto que al aparecer un factor de megabiodiversidad como los micos y primates, las cosas fueron tomando otro cariz para algunos. Ya no parece caer tan mal la reelección presidencial si se autoriza lo mismo para alcaldes y gobernadores, que son normalmente (más bien anormalmente) las cuotas burocráticas de los Honorables Padres de la Patria.

11 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Queridos parlamentarios y sin embargo amigos. El agua es más importante que los votos y los afanes electoreros. Me explico: me temo que algunos de ustedes están preocupados y encarnizados con el tema de la reelección presidencial, unos a favor y otros en contra. Por cierto que al aparecer un factor de megabiodiversidad como los micos y primates, las cosas fueron tomando otro cariz para algunos. Ya no parece caer tan mal la reelección presidencial si se autoriza lo mismo para alcaldes y gobernadores, que son normalmente (más bien anormalmente) las cuotas burocráticas de los Honorables Padres de la Patria.

Y siguiendo con este tema, contesto a muchos lectores que me piden los ilustre sobre el tema de la reelección, en pro o en contra. Pues bien, no escribiré. Por lo que veo escribir sobre este tema, no ilustra sino que exacerba y polariza más. Y en un país tan violento e intolerante prefiero hablar de cosas mil millones de veces más importantes, como el recurso hídrico .

Mi rabiecita de hoy nace de la constatación de que muchos de ustedes están apasionados por el tema político y no los veo metidos de pies y cabeza en un asunto clave, vital, como es nuestro posible futuro sin agua. Este tema debería enfrascarlos en las más apasionadas, apasionantes y encarnizadas discusiones sobre la forma, dineros y solicitudes necesarios para salvar nuestras fuentes de agua que amenazan con agotarse. Este sí es tema para rasgarse vestiduras y comprometerse a fondo.

El Senado de la República, gracias al patriótico interés de algunos de sus miembros, aprobó el proyecto de Ley sobre Páramos. Ahora pasa a la Honorable Cámara de Representantes. La discusión y aprobación de esta ley es urgente. Debió ser ley de la República desde hace muchos años, los mismos, por lo menos, que muchos colombianos venimos gritando por todos los medios que el agua se acaba y que hay que proteger sus fuentes y nacimientos.

Entre estos colombianos se encuentran personas como el Mono Hernández, nuestro sabio mayor; Ernesto Guhl, el apóstol de nuestros páramos; el doctor Mora Osejo, fallecido también recientemente. Y entre los vivos, Thomas van der Hammen, el octogenario y maravilloso sabio que, según los escoltas de la Presidencia, era el posible peligro para el Primer Magistrado en las islas del Rosario. Y entre los no famosos, hay muchos ciudadanos del montón, curas, maestros, ecologistas, profesionales de las ciencias de la Tierra, que, calladamente, en pueblos, veredas, fincas y lejanías trabajan con amor cuidando cuencas, páramos y riachuelos.

Entonces, queridos y Honorables Padres de la Patria, sección Cámara de Representantes, les transmito la suprema urgencia del país: la aprobación de la Ley de Páramos. Cada día, cada hora, cada minuto que pasa es tarde. Decenas de hectáreas de bosques van cayendo bajo el hacha del campesino urgido de leña, o bajo los tractores que los terratenientes de alma aviesa suben a los páramos para remover la capa vegetal protectora y fabricadora ( bella palabra!) del agua. Bosques, páramos y selvas se nos destruyen para dar paso a cultivos ilícitos; luego vendrá el glifosato para completar la barbarie. Honorables, como en la batalla de marras, salven ustedes la patria.

* * * *.

A toda Colombia nos dolió en el alma la tragedia del Colegio Agustiniano. Dolor de Patria. Pero si, lo que Dios no quiera, en el futuro ocurre otra masacre de campesinos en la que siempre hay niños, espero que los honremos, por lo menos, con una declaratoria igual de duelo nacional.

andreshurtadogarcia@hotmail.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.