Secciones
Síguenos en:
LA CREATIVIDAD NO APARECE

LA CREATIVIDAD NO APARECE

Como ya es su costumbre, por lo tanto más contenido de lo necesario porque su rival rindió menos de lo que le habían atribuido, Brasil derrotó a Camerún, y marcha hacia una casi segura victoria en el Grupo B de clasificación en el Mundial de fútbol EE.UU.-94. Obviamente la segunda victoria seguida, obtenida con goles de Romario, Marcio Santos y Bebeto, que fue más holgada aún que la inicial, encantó a los millares de torcedores brasileños que convirtieron el sobrio estadio de la Universidad de Stanford, en una orgullosa sucursal del carioca Maracaná.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
26 de junio 1994 , 12:00 a. m.

Pero a la hora de hacer el análisis, los comentaristas señalaron que la tenencia del balón, bien resuelta por Brasil -sobre todo en el primer tiempo, cuando Camerún estaba más íntegro físicamente-, no desembocó como podía esperarse en una tarea de creación.

Los volantes se limitaron a tener la pelota y a controlar el ritmo de juego, pero sin arriesgar nunca en una jugada ofensiva.

Uno de los tantos pases sin asegurar de Dunga hacia Romario, sin embargo, bastó para que el delantero del Barcelona aprovechara un error de ubicación de la zaga camerunesa, y encontrara el agujero -digno de una ratonera- por el que hizo pasar el balón, anticipando la salida de Bell.

A partir de ese instante de liberación, primero por la vía de Leonardo, y luego con mayor insistencia aún a través de Jorginho, con la eficaz ayuda de Bebeto, los auriverdes comenzaron a trabajar en la concreción de su posición superior, favorecidos también por el desgaste físico de los africanos, para colmo reducidos a 10 hombres por la expulsión de Song, víctima precisamente de una combinación de Jorginho y Bebeto por su flanco.

Sin forzar su talento, que pareció también adormecido, Brasil marcó dos veces más como por azar, primero cuando Marcio Santos cabeceó un centro muy bajo de Bebeto, fugado por el ala derecha, y luego cuando el mismo número 7, que durante mucho tiempo pareció peleado con la pelota , sacó partido de un rebote en Bell, que salvó como pudo una carga letal de Romario.

Es probable que el rostro mostrado por Brasil cambie en sus próximas presentaciones, ya sea en su última posibilidad de experimentación que se le ofrecerá el martes en Detroit frente a Suecia -en el choque final de su grupo de clasificación- o en el comienzo de la ronda por eliminación simple, donde puede heredar algún frágil equipo de los grupos A, C ó D.

Por el momento, y a pesar de las declaraciones optimistas del técnico Carlos Alberto Parreira y sus hombres, Brasil muestra una verdadera laguna en medio del terreno, porque tanto Raí como Zinho, que juegan correctamente dentro del esquema marcado, arriesgan poco y nada, incluso en las posiciones más favorables.

Curiosamente son hombres menos dotados técnicamente que ellos, como Dunga y Mauro Silva, y a veces Leonardo o Marcio Santos, quienes aportan -pero sólo a ratos- una cuota de creatividad, o por lo menos apuestan a lo que están haciendo, pese al previsible disgusto de su entrenador.

Como sea, los cronistas se encuentran ante una situación paradójica, pues Brasil gana sin dudas y mantiene su condición de invicto, aunque su arma preferida por ahora sea su volumen de fuego, un estado físico de excepción y una paciencia que le hace confiar en que algún momento, por prepotencia de trabajo , llegarán a vulnerar el arco contrario.

Tal vez eso sea suficiente para ganar un Mundial. En todo caso, ojalá su actual juego le baste para ir muy lejos en este torneo , concluyó Henri Michel, el entrenador francés de Camerún, sin ocultar cierta decepción porque su equipo enfrentó y se inclinó ante un adversario con más renombre que eficacia.

Apesadumbrado, el veterano volante defensivo Tataw, que volvió a exhibir el brazalete de capitán -después de haberlo cedido por una jornada a Bell, timonel en las horas de crisis- lamentó que el traspié se haya producido ante un Brasil que es mucho menos de lo que nos decían, que hizo todo el partido con un sólo recurso: buscar a Romario, para que resolviera solo .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.