ANGELES DRAMÁTICOS POR HBO

ANGELES DRAMÁTICOS POR HBO

Una enfermera gay llamada Emily, un ángel y una mujer sin techo son los tres personajes que interpreta Emma Thompson en Angels in America. La serie se ve a través de dos canales pagos. En HBO, la primera parte, de tres horas se emitió el sábado pasado, y la segunda, de igual duración, pasará el próximo sábado. En HBO Plus habrá repeticiones de la primera parte en capítulos de una hora hoy, mañana y el jueves. Y la segunda parte se verá la próxima semana, también martes, miércoles y jueves.

11 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Una enfermera gay llamada Emily, un ángel y una mujer sin techo son los tres personajes que interpreta Emma Thompson en Angels in America. La serie se ve a través de dos canales pagos. En HBO, la primera parte, de tres horas se emitió el sábado pasado, y la segunda, de igual duración, pasará el próximo sábado. En HBO Plus habrá repeticiones de la primera parte en capítulos de una hora hoy, mañana y el jueves. Y la segunda parte se verá la próxima semana, también martes, miércoles y jueves.

Ganadora de cinco Globo de Oro, la superproducción escrita por Tony Kushner y dirigida por Mike Nichols (El graduado), también cuenta con las actuaciones de Al Pacino y Meryl Streep. Thompson, que recibió dos Oscar, en 1993 por su actuación en Howards End y en 1996 por su guión de Sensatez y sentimientos, habló sobre la producción.

Cuáles son los temas principales de la película?.

Cuando empecé a pensar en la película, dije que se trataba de todo, y me refería a todos los ismos con los que convivimos: el racismo, la homofobia, el sexismo, y mencioné que además trataba sobre el amor. Luego Mike (Nichols) me dijo que también trataba de lo que es ser un ciudadano. Es acerca de ser un ser humano completo.

Por qué el público necesita ver algo así?.

Porque todo lo que se muestra nos afecta a todos cada día. Por ejemplo, muestra a una persona que no puede aceptar que su compañero esté tan enfermo. Creo que uno de los grandes problemas de las enfermedades es que no sabemos bien cómo responder cuando les ocurren a los demás.

Fue escrita hace más de diez años; la gente era más ignorante respecto del VIH y el sida y el tema todavía tiene vigencia...

El sida es la amenaza global más grande que ha enfrentado la humanidad a lo largo de la historia. En Africa está extendiéndose como un reguero de pólvora. Recuerdo que yo oía hablar de la peste que sacudió a la población gay de Nueva York en los 80. La información se filtraba de a poco y esa era una clase distinta de tragedia. Porque afectaba a un grupo muy específico que ya era oprimido, y ya tenía que lidiar con el hecho de ser parias y con tener que morir de maneras horribles. Tengo muchos amigos en Africa y trabajo para organizaciones de lucha contra el sida. Incluso aquellos que ahora son muy activos en el programa Onusida dicen que, cuando se enteraron de esta enfermedad, tenían mucho miedo de tocar a los que la padecían. Aunque ahora sabemos que ciertas formas de contacto no tienen nada que ver con el sida, como besarse, o usar el mismo inodoro, ante cualquier enfermedad nueva que aparece, la gente reacciona así. Se cierra.

Cómo es Emily, la enfermera?.

Es una ítalo-americana de Queens. Es muy ruda y tiene la sabiduría de la calle. Alguien que sabe lo que es estar no necesariamente desposeída, pero sí segregada. Si eras gay en esa época (1985), y mujer, no era fácil, y todavía no lo es. Hablé con muchas enfermeras que habían trabajado durante ese período, y que habían visto todos los cambios. Tuvimos un enfermero fantástico en el set, que había cuidado a muchos pacientes de sida, y que me ayudó. Y esa es la clase de gente con la que uno quiere estar cuando está enfermo. Porque uno sabe que si uno se caga por todo el piso, ellos no van a inmutarse. Si uno quiere hacer un chiste, ellos se ríen con uno. Hay una sensación de solidaridad.

Ella acompaña a Pryor (uno de los personajes gay enfermos) en un momento en que los demás lo abandonan, y lo hace sin ser demasiado sensiblera...

Emily sabe exactamente con qué tono tratarlo. Tiene tanta experiencia que al mirar a Pryor piensa: Se está volviendo loco. Lo único que voy a hacer es decir algo en voz baja y tocarlo. Y creo que para los pacientes de sida, en particular durante los primeros años, lo más importante era ser tocados. Porque nadie quería tocarlos. Y eso es horrible. Eso te enferma más.

Hubo muchos cambios físicos. Cómo se metió en la piel de los personajes?.

Para construir a la mujer sin techo, me remití a cuando tenía 24 años. En esa época tomé un curso de mimo tipo Pierrot, en París, con un clown llamado Phillip Gaulier. En él, uno interpretaba a personas infrahumanas, que vivían al margen de la sociedad, en colonias para leprosos. Y Tony (Kushner) traza paralelos todo el tiempo con el tema de dónde están las fronteras de la sociedad, quiénes viven más allá de esas fronteras. Y para que la voz fuera diferente, me puse una de esas cosas que dan los dentistas a los pacientes para que dejen de salivar cuando les están arreglando los dientesComo hizo Marlon Brando, creo que en El Padrino. De hecho, se nos acabaron durante la última escena y tuve que usar una especie de colilla de cigarrillo. Era de lo más repugnante.

En esa escena usted actúa junto a Meryl Streep.

Ella es una mujer con la que me identifico. Es una actriz fabulosa. Pero creo que la mujer supera a la actriz. Y las dos nos sentamos a discutir distintas maneras de hacer un montón de cosas durante esas largas noches.

Lo curioso es que esa escena, y otras partes de la película, son momentos con mucho humor.

Sí! Hay que recalcar que esta obra es graciosa de principio a fin. Lo otro que tiene es lo mucho que atraen los personajes malvados. Me refiero a que el personaje de Al (Pacino) es como Mefistófeles. Es alguien a quien el espectador adora, porque es nuestro lado oscuro.

Parece que es una necesidad reírse en medio del drama...

Frente a una enfermedad mortal, la risa es necesaria e inevitable. Nunca me reí tanto como cuando estuve junto a alguien en su lecho de muerte. Con un vaso grande de gin-tonic. Creo que cualquier tipo de entretenimiento, en particular el que contiene temas tan fuertes como estos, tiene que ser gracioso.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.