TLC: LA AGENDA INMEDIATA

TLC: LA AGENDA INMEDIATA

Un tanto inadvertida transcurrió la visita de Anthony Wayne, secretario asistente en el Departamento de Estado para Asuntos Económicos y de Negocios de los Estados Unidos, quien cumplió una intensa agenda de entrevistas con funcionarios, empresarios, dirigentes gremiales y analistas independientes de la economía.

11 de febrero 2004 , 12:00 a. m.

Un tanto inadvertida transcurrió la visita de Anthony Wayne, secretario asistente en el Departamento de Estado para Asuntos Económicos y de Negocios de los Estados Unidos, quien cumplió una intensa agenda de entrevistas con funcionarios, empresarios, dirigentes gremiales y analistas independientes de la economía.

Wayne quería informarse de primera mano sobre las perspectivas de la economía colombiana y el avance de las reformas estructurales y, sobre todo, auscultar cómo se prepara Colombia para las negociaciones del Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos. La visita muestra que su gobierno está tomando en serio las conversaciones que se avecinan y debería servir para preguntarnos si en Colombia estamos haciendo lo propio.

Tal vez el mensaje central del secretario es la necesidad que tiene el gobierno de explicar muy bien a agentes económicos y políticos, y a la opinión pública en general, las consecuencias positivas y negativas de un acuerdo de libre comercio. Y que se entienda que habrá ganadores y perdedores, pero que el balance global será muy positivo para ambas partes . Es importante generar desde ya los espacios en los que se puedan expresar dudas y temores frente a los efectos de la firma del tratado, y que se manifiesten en un ambiente constructivo y respetuoso.

El Gobierno tiene la responsabilidad inmediata de adelantar una ofensiva educativa entre distintos segmentos de la población para que todos los grupos empresariales sepan cómo los puede afectar el tratado, y la necesidad de elevar el nivel del debate público. Es vital para el éxito evitar que la politización conduzca a una satanización del TLC.

La experiencia de México muestra que los beneficios derivados del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, el Nafta, que entró en vigencia hace diez años, ha sido muy positiva y que ese país se ha convertido en una potencia exportadora en la región. No quiere decir esto que a todas las empresas les hubiera ido bien. Y es muy interesante que, de acuerdo con quien fue el principal negociador mexicano de ese tratado, también de visita en Colombia hace un par de semanas, las ganadoras fueron aquellas empresas que se supieron preparar, que reaccionaron a tiempo al proceso de apertura y que conocieron el detalle de la negociación mientras las perdedoras fueron aquellas que no lo hicieron .

Los mensajes de los ilustres visitantes de estos días con respecto al TLC son coincidentes: hay que entender, a nivel de cada empresa, lo que está en juego. No solamente hay que prepararse para la negociación que se avecina, sino para introducir los ajustes específicos que requiere un comercio mundial cada día más libre. Porque, si bien hay períodos de transición para introducir gradualidad en la desgravación arancelaria, es necesario entender que, al final del día, cuando se cumplan los tiempos, habrá libre comercio.

El Gobierno y el sector privado tienen por delante una agenda intensa de trabajo y deberían concentrar todas sus energías en su desarrollo. El tiempo de preparación de las negociaciones es muy breve y los temas, de una enorme complejidad. El primero tiene que liderar un proceso de divulgación y de educación. El segundo, concentrarse en el análisis de las implicaciones específicas del tratado, de tal manera que se comprendan los ajustes que este demandará y se planeen con tiempo las acciones requeridas para llevarlos a cabo. Teniendo en cuenta que la apertura de un mercado como el de los Estados Unidos genera oportunidades nunca antes previstas y posibilidades de expansión de las empresas que de otra manera no existirían.

El tiempo, pues, apremia y toca pasar de las discusiones generales a los análisis concretos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.