SABAS PRETELT LE PROPONE AL PAÍS UNA COALICIÓN DE CENTRO

SABAS PRETELT LE PROPONE AL PAÍS UNA COALICIÓN DE CENTRO

29 de febrero 2004 , 12:00 a. m.

.

Es "cartageneño" neologismo acuñado por el propio Ministro Sabas Pretelt, que quiere decir: nacido en Cartagena y formado en Cali. Con tres hijos adultos. Estudió humanidades y economía e hizo una maestría en Administración. Conoció a Alvaro Uribe Vélez hace 24 años, siendo Presidente del Seguro Social, único cargo oficial que había ocupado. Dirigió la Federación Nacional de Comerciantes durante década y media.

Cuando, en medio de la tempestad desatada hace aproximadamente dos meses por la accidentada petición de renuncia por parte del Presidente al entonces Ministro Fernando Londoño, el Palacio de Nariño anunció la designación en su reemplazo de Sabas Pretelt de la Vega, un líder empresarial de tiempo completo, mucha gente creyó que con estepaloi el Presidente había ribeteado la ley de Murphy:lo que va por mal camino siempre es susceptible de empeorari . No le fue nada mal, sin embargo, en sus diplomáticas primeras de cambio con un Congreso acostumbrado a responder al Príncipe de Dostowievsky con dosis de cicuta. Poco después, su primer desafío fue lograr que casi dos centenares y medio de congresistas se devolvieran de sus plácidos sitios vacacionales a la fría ágora del Capitolio, para corregir un error de procedimiento en el trámite de la nueva ley tributaria. Y lo consiguió. Como si fuera poco, la semana pasada aunó las voluntades de siete movimientos y partidos en un pacto político para tres reformas fundamentales: tributaria, de pensiones y de la justicia. A ese paso marcha nuestro entrevistado de esta semana: Sabas Pretelt, con quien, sin ser jurista, no sólo Alvaro Uribe sino también el país, parecen respirar más tranquilos.

Cómo vio eso del Presidente afirmando en Europa que no le importaba que lo tildaran de paramilitar?.

Eso fue una manera de quejarse por esa forma como lo han tratado. Hay que ver cómo se distorsiona la realidad: recientemente, varios europeos vinieron a pedirme cuentas dizque por 17 mil líderes sindicales que habríamos arrestado en dos meses.

Cómo contrarrestar eso?.

Tenemos que acudir a esos foros para restablecer la imagen del país. Nos ha faltado mayor presencia internacional.

No cree que a esa mala prensa se le da papaya con las capturas masivas?.

Hay que tener mucho cuidado con eso, pero generalmente responden a estudios serios, se realizan con base en inteligencia, en delaciones...

Delaciones que a veces son inciertas...

A veces, lo reconozco, resultan falsas, pero no en la mayoría de los casos. Así, infortunadamente, hay que combatir al terrorismo. Las autoridades ya saben distinguir la información falsa de la verdadera.

Había imaginado ser Ministro del Interior?.

No lo tenía en mi norte, pensaba que mi misión era construir nación desde la sociedad civil.

Conocía al Presidente?.

Sí, mucho, pero de todos modos el nombramiento me cogió de sorpresa.

Fue tal vez por su perfil de interlocutor de la guerrilla que lo nombró?.

Fue tal vez por mi trayectoria de hombre de bien.

Cómo se sintió la semana en que actuó como Ministro Delegatario?.

Lleno de pudor.

Qué opina de la confusión creada entre acuerdo humanitario y proceso de paz cuando indiscriminadamente se habla de cese de hostilidades?.

La diferenciación es muy clara: un proceso de paz solo podrá iniciarse cuando haya un cese de hostilidades por parte de la organización armada, además del nombramiento de negociadores, mientras que para un acuerdo humanitario el requisito es que las personas que sean excarceladas gracias a ese acuerdo no porten nunca más armas ni vuelvan a atacar a la sociedad, más una verificación que otorgue plenas garantías.

Sin embargo, lo que afirman los ex presidentes López y Samper es que anteponer condicionamientos a un acuerdo como este, es negarlo...

El Presidente Uribe ha venido flexibilizando mucho su posición porque inicialmente exigía el cese de hostilidades para la concertación de un acuerdo humanitario, mientras que ahora su exigencia recoge la del pueblo colombiano: la de que los subversivos que sean excarcelados no vuelvan a asesinar, ni a secuestrar ni a delinquir.

El ex presidente Samper afirma que, puesto que las Farc designaron a sus negociadores para un acuerdo humanitario, de lo que se trata es de que el Gobierno nombre los suyos... Es tan sencillo el asunto?.

El gobierno siempre ha tenido unos interlocutores válidos a través de la iglesia católica. E incluso el Alto Comisionado de Paz ha estado presto a cualquier conversación siempre y cuando se de dentro de los parámetros mencionados.

Cómo garantizar la palabra de una organización como las Farc sobre sus guerrilleros excarcelados?.

La ubicación de los excarcelados en el exterior con vigilancia de los países que los reciban es una garantía, pero hay muchos otros mecanismos de auditoría internacional. Ningún colombiano entendería que salgan de la cárcel y al día siguiente resulten atacando una población o poniendo bombas.

Cuando estuvo con Manuel Marulanda, hubo algo de él que le indicara el menor deseo de llegar a la paz antes de pasar a mejor vida?.

Sí, pero es que en las Farc está primando el ala militar. No obstante, estoy convencido de que no llegarán al poder por la vía armada y que tarde o temprano serán derrotados, para que el ciudadano del más pequeño villorrio no tenga que rendirle cuentas a ellos, como pasaba en Miraflores, donde las Farc expedían cédulas con fecha de vencimiento, y quienes no eran de su agrado tenían que poner pies en polvorosa. Era como una variación de la esclavitud. Seguridad democrática es no estar ausente de 180 municipios, como estaba la policía. Sólo nos falta uno por cubrir.

Qué pasará en estos dos años y medio, si no se cumple el propósito de derrotar a la guerrilla?.

Creo que en dos años y medio es mucho lo que se puede hacer para someterlos militarmente o para que entiendan la necesidad de llegar a una negociación. Si no se pudiera culminar dicha tarea en lo que resta de ese plazo, debe continuar la política del Presidente Uribe en el próximo período.

Pero existe la sensación de que tiene que haber reelección porque ninguno de los pre-candidatos se perfila como el firme sucesor de Uribe...

A mi me gustaría muchísimo la reelección, a fin de que el Presidente pudiera redondear su tarea. Pero eso requiere un gran respaldo del Congreso y de las otras fuerzas.

La reelección tiende a distraer al gobierno de muchos problemas importantes...

Habría que poner unas reglas de juego muy precisas sobre los derechos de la oposición, el manejo de los medios, la financiación de las campañas.

Cuáles son los temas centrales de su agenda hoy en día?.

La lucha contra el crimen organizado, contra la droga en primer lugar. Los narcotraficantes y sus secuaces aprenden cada día. Riegan con aguadepanela las matas para que el glifosato no penetre, lo cual obliga a mezclarle otro producto. Estamos elaborando un mapa, ciudad por ciudad, de bienes seriamente sospechosos de procedencias ilícitas. Se está incrementando geométricamente la extinción de dominio.

La lucha contra la droga no le parece una guerra perdida?, no se marcha tarde o temprano hacia la legalización de la droga?.

El tema de la legalización es un tema en el que Colombia no puede tomar una posición unilateral. Es un problema de orden mundial, en una cumbre global. Mientras esto sea así, la posición de Colombia es la de combatir frontalmente el narcotráfico.

Ningún subversivo va a reinsertarse, si lo que le espera es la cárcel...

La ley de alternatividad tiene que ofrecer todas las opciones a sus beneficiarios. Que se aplique la justicia, pero que en vez de cárcel, se den otras alternativas. Este proyecto de ley no sólo cobija a las autodefensas y a las Farc, sino a todas las organizaciones que se acojan a ella. Los procesos de paz de los años 90 se fundaron en perdón y olvido, pero los actuales deben obedecer a la verdad, la justicia y la reparación de las víctimas.

Considera a las autodefensas delincuentes políticos?.

Tuvieron un origen político, aunque difícil de aclarar. Pero esa discusión sobre si se les da o no estatus político se superó en Colombia, gracias a la reforma de la ley 418. Hasta el momento se ha producido la reincorporación de mil miembros de las Auc, pero en el programa de reinserción individual hay ya 6.400 reinsertados. Casi llegan a 5 mil los de las Farc y el Eln, más algunos de las Auc. Muchos de ellos vienen con el núcleo familiar, con el hijo, la madre o el padre amenazados. Este es un serio problema de administración, un problema humanitario.

Están superándose las fallas en este trabajo?.

Es muy difícil. Se necesita un verdadero gerente, y contamos con él. Tener siete mil personas es como tener 100 hoteles para 70 personas cada uno. Al reinsertado se le da no sólo albergue y alimentación sino también tratamiento psicoafectivo, salud, capacitación para el trabajo. Hay que enseñarles a leer, capacitarlos para el trabajo. Dar empleo y soluciones para todo el bloque de personas dentro de un proceso definitivo es relativamente manejable, pero la reincorporación individual o por pequeños grupos genera dudas porque hay que investigar si son infiltrados de la guerrilla, pero muchos de ellos son fuente importante de inteligencia.

Pero también de distorsión...

Sí, también. Hay que investigar mucho, y al mismo tiempo, tener un corazón grande.

No cree que la confección de una lista de extraditables colombianos por parte del Gobierno de Estados Unidos, incluyendo a algunos jefes de las autodefensas, va a torpedear el proceso de paz que se adelanta con estas?.

No, en absoluto. Se debe tener muy claro que el gobierno siempre mantiene su autonomía para extraditar con o sin procesos de paz. De modo que de lo que se trata es de que las organizaciones armadas ilegales manifiesten su voluntad de adelantar el proceso hacia un cese de hostilidades y sobre cada caso en su momento el gobierno tomará la respectiva decisión.

Cómo se pueden evitar las arbitrariedades con las autoridades militares dueñas de funciones judiciales?.

Las normas de Colombia antiterroristas son mucho menos estrictas que las de Canadá, Estados Unidos, Alemania, Francia, Italia e Irlanda, donde el ejército hace allanamientos.

Pero esos son ejércitos mucho más cultos...

Nuestro ejército también está capacitado en derechos humanos. Aquí nunca hacemos allanamientos sin orden judicial. Lo que se planteó en los artículos concernientes del estatuto antiterrorista, es la posibilidad de hacer allanamientos, interceptaciones telefónicas o empadronamientos sin la presencia de autoridad judicial en aquellos sitios donde ella no exista. Sin embargo, el estatuto ordena notificarle esas acciones a un juez antes de 36 horas, y a la Procuraduría de manera inmediata.

Cómo se siente actualmente el ejército colombiano?.

Tiene una moral muy alta, porque siente el apoyo del gobierno y de la opinión pública. Es la institución con mayor credibilidad.

Me parece que Uribe se está apoyando más en personas que en Partidos: en Pastrana, en César Gaviria. No debilita todo esto a los partidos?.

El país necesita una coalición de movimientos de centro, para desarrollar la economía, buscar el crecimiento económico, generar empleo, garantizar la seguridad y el orden. Si no logramos permanecer en la política, se echará reversa al desarrollo económico-social y a la tranquilidad ciudadana.

Había gente que suponía que por no ser usted un jurista, le iba a quedar grande el Ministerio del Interior y de Justicia, al menos en lo tocante a la justicia...

La profesión del Ministro es importante, pero en esto de la justicia se requiere una gran dosis de sentido común, de administración. Tenemos dos problemas gigantescos de justicia: la morosidad y el cúmulo de procesos. Son dos millones de expedientes en la justicia ordinaria. En muchos casos los ciudadanos tienen que esperar hasta quince años para que se les haga justicia. Los juzgados civiles necesitan dieciocho años para ponerse al día. Esto requiere un acto heroico. Resulta muy difícil abocar el conocimiento de un nuevo expediente cuando el juez vuelve la mirada y se encuentra con otros dos mil amarrados con cabuyas. Por eso estamos exigiendo la implantación de la oralidad, de un sistema de grabaciones. Los temas más importantes que estoy encarando son la puesta al día de la justicia y el deshacinamiento de las cárceles. En Colombia hay 48 mil cupos y 64 mil presos. Estamos enviando a las cárceles casi mil nuevos reos mensuales. Eso va a representar, en dos años, un hacinamiento del 100 por ciento.

Habrá otra reforma del Código Penal?.

Tendremos que despenalizar algunas conductas, porque el 50 por ciento de los presos están por contravenciones. En el caso de lo civil, el 54 por ciento está constituido por asuntos como letras de cambio o cheques. Es aberrante de que el 45 por ciento de los reclusos sean sindicados y el 55 por ciento, condenados. Tenemos que llevar a cabo una acción intrépida, con consultores jurídicos y apoyos. Por otra parte, las próximas cárceles hay que construirlas por medio de concesiones en que los particulares construyan y el Estado aporte la seguridad.

Serán privatizadas?.

La construcción sí, pero no la administración. Dignificaremos el sistema carcelario colombiano.

Desaparecerá el Consejo Superior de la Judicatura?.

La propuesta es reestructurarlo.

Pero, con la agenda del acuerdo político, no está siguiendo usted los mismos pasos de la reformitis de este país?.

Por eso es tan importante el pacto político de los partidos, donde se cogerá por los cachos el tema económico, diseñando un estatuto tributario manejable. Igual ocurrirá con las pensiones y con el gasto, elaborando un presupuesto lógico. En el frente de la justicia, trazar un norte muy transparente. Hay una serie de entidades en el Estado que sobran. Ese pacto debe permitir unos cambios fundamentales para acabar con la reformitis en esos tres temas. A mi me parece terrible que en Colombia se presenten 580 proyectos de ley al año. Tenemos que hacer una especie de tregua legislativa y concentrarnos en las cosas grandes.

No se está enredando un tanto el acuerdo político con el reguero de temas que algunos quieren introducirle?.

El acuerdo sólo gira en torno a los temas de la economía, la justicia y las reformas institucionales. El gobierno lo que está dispuesto es a que si existe consenso en alguna comisión sobre unas recomendaciones específicas, se pueden modificar dichos temas, pero siempre sobre la base del consenso. No se le pueden agregar iniciativas individuales.

Usted no comparte la opinión de que Lucho Garzón en la Alcaldía de Bogotá será una especie de torpedo para la política de seguridad democrática?.

A mi me gusta mucho que la izquierda tenga éxito electoral. Es un buen mensaje para las organizaciones armadas en el sentido de que pueden producir cambios desde el ejecutivo y no a base de plomo o secuestrando. Ese es un camino, síganlo!.

Descríbame en unas frases al Presidente Uribe...

Es difícil encontrar una persona con mayor rectitud, con más honestidad. Jugándose la vida. Y la ternura con que trata a quienes lo rodean. Una dosis humana gigantesca.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.