AMÉRICA LATINA SACA PROVECHO DEL AUGE GLOBAL EN LA DEMANDA DE ACEITE DE PALMA

AMÉRICA LATINA SACA PROVECHO DEL AUGE GLOBAL EN LA DEMANDA DE ACEITE DE PALMA

Malasia, el principal productor de aceite de palma del mundo, debería estar celebrando la reciente alza en los precios internacionales de los bienes básicos y, en especial, los de aceites vegetales, como la soya y la palma. Pero las crecientes ineficiencias de su industria le están abriendo camino a otros productores de bajos costos en América Latina y la verdadera fiesta de precios se está viviendo en países como Colombia, Argentina y Costa Rica. (VER GRAFICO: PALMAZOS)

26 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Malasia, el principal productor de aceite de palma del mundo, debería estar celebrando la reciente alza en los precios internacionales de los bienes básicos y, en especial, los de aceites vegetales, como la soya y la palma. Pero las crecientes ineficiencias de su industria le están abriendo camino a otros productores de bajos costos en América Latina y la verdadera fiesta de precios se está viviendo en países como Colombia, Argentina y Costa Rica.

(VER GRAFICO: PALMAZOS).

La coyuntura internacional es muy favorable para los productores de aceite de palma. Como resultado de la creciente demanda de China y otros países, el precio de la tonelada de aceite de palma alcanzó los US$540 a mediados de este mes, un alza del 22% frente a diciembre del año pasado a raíz del auge en la demanda global.

Algunos estiman que los consumidores chinos están consumiendo unos 14 kilos de aceites y grasas al año, en comparación con los nueve kilos que consumían hace cinco años. Además, con el alza en ingresos y el gusto adquirido por la cocina occidental, alta en grasas, se espera que la demanda per cápita ascienda a niveles cercanos a los de Estados Unidos, donde se ingieren 50 kilos anualmente.

Pero mientras Malasia ha perdido cuota en el mercado global de aceite de palma, que mueve US$13.000 millones al año, Colombia, principal productor de la oleaginosa en América Latina, ha duplicado sus ingresos por estas exportaciones.

Sus exportaciones de aceite de palma crudo crecieron un 43,59%, de 76.037 toneladas en 2002 a 109.186 toneladas en 2003, al paso que los ingresos llegaron a los US$64,9 millones en 2003 frente a US$38,8 millones en 2002, según los datos de Fedepalma, asociación que agrupa a los productores del país. Este año se espera un crecimiento del 25% en las exportaciones. En contraste, las exportaciones de Malasia aumentaron el año pasado un 12,5%, de acuerdo con el Malaysian Palm Oil Production Council.

Los precios en el mercado interno subieron acorde a los precios en el mercado internacional, lo que favoreció las exportaciones y afectó el consumo interno , dice Marisol Cuéllar, economista de Fedepalma. Además, el año pasado incursionamos en un mercado nuevo que es el brasileño y logramos exportar cerca del 8% del total de nuestras exportaciones , dice Alejandra Rueda, directora de finanzas de Indupalma, principal productor de ese país.

Malasia ha sido por mucho tiempo el epicentro mundial del aceite de palma, un bien básico utilizado para fabricar desde jabones y perfumes, hasta margarina y aceite para cocinar. Sin embargo, el país ya no se encuentra en la lista de los productores mundiales de bajos costos. Muchos siguen empleando métodos anticuados que dan pocos rendimientos.

En cambio, países como Colombia y Costa Rica han sido más agresivos en la innovación. Indupalma, la productora con más hectáreas sembradas en Colombia, lleva ocho años invirtiendo tanto en maquinaria y tecnología, como en siembra para incrementar su rendimiento a largo plazo.

Alfredo Villavicencio, gerente general de la costarricense Palma Tica, dice que el aumento de precios e ingresos de los últimos meses lo han reinvertido en renovación de cultivos y tecnología. La empresa abrirá este año una nueva planta extractora en el estado de Chiapas, México, lo que permitirá reducir costos de transporte.

Argentina también ha aprovechado las condiciones favorables del mercado aunque no es productor de aceite de palma y figura hoy como principal exportador mundial de subproductos de soya, y tercer productor, después de Estados Unidos y Brasil. La soya es un sustituto del aceite de palma. Las exportaciones argentinas de soya han crecido mucho en los últimos años con una producción anual de 4,5 millones de toneladas de aceite de soya, explica Lorena D Angelo, analista del departamento de informaciones y estudios económicos de la Bolsa de Comercio de Rosario.

La nueva competencia ha puesto en apuros a los productores de Malasia, a pesar del alza en los precios. Muchos de los más grandes y eficientes de ese país están buscando oportunidades en otras partes para expandir sus operaciones.

Malasia solía ser el principal productor de goma o hule, destaca James Fry, director de LMC International de Oxford, Inglaterra, una firma consultora que analiza el comercio del aceite de palma. Ahora, sin embargo, la industria del hule se ha desplazado a otros países con costos de producción menores.

Fry y otros analistas dicen que Malasia podría enfrentar el mismo destino con respecto al aceite de palma, con repercusiones considerables para sus zonas rurales, donde las plantaciones de aceite de palma constituyen una fuente crítica de empleo y estabilidad económica.

Malasia ha perdido muchas de las ventajas que atrajeron a los productores de aceite de palma desde un principio. Malasia representa actualmente más de la mitad de la producción mundial de aceite de palma, con cultivos superiores a los 500 millones de árboles de palma. Mientras que el aceite de palma representa sólo el 5% de las exportaciones de Malasia, es con mucho el mayor cultivo del país.

Malasia es el sexto productor en costos por tonelada métrica entre los mayores productores de aceites vegetales, detrás de países como Australia, Brasil e Indonesia. Para 2010, según la Malaysian Palm Oil Association, caerá al noveno lugar, debido en gran parte al alza en costos de producción.

No hay duda que la demanda aumentará , dice Martín Bek-Nielsen, quien junto con su hermano y su padre administra United Plantations en Malasia. Pero si el rendimiento del aceite de palma no mejora, advierte, algún otro tipo de aceite va a satisfacer la demanda, incluyendo el gran rival de la industria: el aceite de soya.

Muchos expertos en temas de agricultura consideran que el crecimiento sostenido de China, India y otras economías emergentes obligarán a reconfigurar la jerarquía de las naciones productoras de bienes básicos agrícolas.

Como ocurrió en el sector manufacturero, los países que no modernizan sus industrias de agricultura podrán perder mercado ante competidores más diestros, capaces de producir bienes básicos como aceites vegetales a bajos costos.

Aunque un dólar más fuerte y expectativas de tasas de interés más elevadas han mermado el auge de los bienes básicos, la demanda asiática ha contribuido a la fama de los cultivos altos en proteínas, incluyendo el aceite de soya y sus sustitutos como el aceite de palma.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.