UN ESTUDIO REVELA LA OTRA CARA DEL ENVÍO DE REMESAS A LATINOAMÉRICA

UN ESTUDIO REVELA LA OTRA CARA DEL ENVÍO DE REMESAS A LATINOAMÉRICA

Se ha escrito mucho acerca de la importancia económica para América Latina de los miles de millones de dólares en transferencias enviados cada año desde Estados Unidos por los inmigrantes. Pero un nuevo estudio que será presentado hoy por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) muestra la otra cara de la moneda: más de 90 centavos de cada dólar ganado por los inmigrantes se queda en su comunidad de adopción, algo que genera un enorme impulso para las economías locales.

17 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Se ha escrito mucho acerca de la importancia económica para América Latina de los miles de millones de dólares en transferencias enviados cada año desde Estados Unidos por los inmigrantes. Pero un nuevo estudio que será presentado hoy por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) muestra la otra cara de la moneda: más de 90 centavos de cada dólar ganado por los inmigrantes se queda en su comunidad de adopción, algo que genera un enorme impulso para las economías locales.

El estudio, titulado Enviar dinero a casa, calcula que los 16,7 millones de latinoamericanos que trabajan en EE.UU. tuvieron el año pasado un ingreso bruto acumulado de US$450.000 millones, y el 93% se gastó en la economía local.

Las conclusiones revelan que el poder adquisitivo de los inmigrantes crece rápidamente en EE.UU. y se esparce ampliamente por todo el país.

Los trabajadores foráneos de los seis principales estados (según el monto de remesas enviadas), California, Nueva York, Texas, Florida, Illinois y Nueva Jersey, mandan más de US$1.000 millones al año desde cada uno de esos estados, al mismo tiempo que las remesas de Carolina del Norte y Georgia casi alcanzan US$1.000 millones.

El estudio tiene implicaciones importantes para los bancos estadounidenses. Según el BID, un 50% de los inmigrantes que envían remesas no están es decir, que sólo un quinto tiene las probabilidades de un estadounidense de acceder a una cuenta corriente o de ahorros.

Entretanto, cerca de un 90% de los latinoamericanos que reciben el efectivo desde EE.UU. aún no están bancarizados, lo que significa que tanto los que envían como los que reciben son clientes atractivos para la banca.

un negocio, tanto en frecuencia como en volumen, difícil de resistir para el sector bancario de EE.UU.dice Sergio Bendixen, cuya firma de sondeos de Miami elaboró la encuesta nacional para el BID.

Las remesas representan una pequeña fracción de todos los ingresos de los inmigrantes, dice Donald Terry, funcionario del BID que dirigió el estudio. Sólo dos tercios de todos los inmigrantes nacidos en Latinoamérica envían dinero de forma regular y la mayoría de los inmigrantes no empieza a mandar remeses hasta no estar bien establecidos.

El informe del BID indica que tanto EE.UU. como América Latina están empezando a beneficiarse del auge de la inmigración ocurrido durante la presidencia de Bill Clinton, cuando entre tres y seis millones de inmigrantes ingresaron a la economía de EE.UU.

asistiendo a la integración de un mercado único laboraldice Terry. El nuevo estudio es la continuación de un informe del año pasado, en el que el BID calculó un impactante aumento del 60% en las remesas de los trabajadores procedentes de América Latina en EE.UU., Europa y Japón, de US$23.000 millones en 2001 a US$32.000 millones un año después. Las remesas en el mundo siguieron aumentando el año pasado hasta alcanzar los US$38.000 millones.

Unos US$30.000 millones del total provienen de EE.UU. Y el análisis estado por estado del BID muestra que el gasto de los recién llegados de América Latina se canaliza cada vez más a pequeñas comunidades rurales en el sur y la zona montañosa del oeste del país, en donde la penetración de los inmigrantes está teniendo un enorme impacto.

Georgia, con un total estimado de US$947 millones en remesas enviadas el año pasado a América Latina, es un ejemplo ilustrativo. Basándose en esa cifra, los recién llegados generan al menos US$10.000 millones en ingresos brutos, lo que se multiplica a US$13.000 millones en impacto total.

sólo dos tercios del valor creado es de salariosdice el economista de Atlanta Don Ratajczak. Según él, el Producto Interno Bruto de Georgia es de US$250.000 millones al año.3% al 4% del PIB de Georgia es generado por trabajadores importados de Latinoamérica.

Y es probable que la cifra crezca en los años venideros. Terry dice que la mayoría de los recién llegados tarda dos años en establecerse y pagar sus deudas antes de enviar remesas de forma regular.el ritmo en su tercer añodice. Desde el tercero hasta el décimo año, cuando el inmigrante forma su familia, son los años en los que manda más remesas, dice Terry, pese a que más de la mitad del dinero enviado cada año proviene de inmigrantes que han vivido en EE.UU. más de 10 años.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.