POEMAS PARA EL LIBRACO PORNO

POEMAS PARA EL LIBRACO PORNO

16 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

.

El libro de artista no es un libro de arte.

El libro de artista no es un libro sobre arte.

El libro de artista es una obra de arte.

En los bordes de tus cuatro labios.

me detengo,.

celebro la circularidad de mi condena.

y me lanzo a volar por tus abismos.

FELIPE AGUDELO TENORIO.

Nadie te ama en el desierto.

y tu propia carne te aniquila como una metralla.

EDUARDO GARCIA AGUILAR.

Felíz en nuestra lengua quien de nuevo pueda nombrar el amor.

Para evitarse las palabras.

VICTOR LOPEZ RACHE.

Sólo mi lengua te conoce.

FERNANDO HERRERA.

Pestaña reposando en mi mejilla,.

así todo te quisiera.

JUAN FELIPE ROBLEDO.

En sus muslos la uva allí creciera.

CIRO MENDIA.

Tu cuerpo desnudo brilla bajo los relámpagos.

como antes bajo mis manos.

EDUARDO COTE LAMUSL.

abios que buscan la joya del instante.

entre dos muslos.

JORGE GAITAN DURAN.

Sagrado abismo de la carne.

mutuamente profanada.

ROMULO BUSTOS.

Tú desnúdate, así,.

no ocultes nada.

GERMAN ESPINOSA.

Abres la página en blanco de tus piernas.

y tu sésamo que guarda el rojo fruto.

se ajusta a mi galope.

JUAN MANUEL ROCA.

Vuela como sabes hacerlo.

cuando te tengo a punto.

de conflagración de cuerpo.

IGNACIO RAMIREZ.

El sol de tu cuerpo.

se hace noche en mi abrazo.

SAMUEL VASQUEZ.

Pero los rosados pétalos que guardan el vino del deseo,.

los mismos que cantaba Kayyam,.

son la más refinada creación de la sabiduría.

OMAR ORTIZ.

Encontrar a una mujer en una ciudad.

populosa y desconocida.

guiándote, únicamente, por el olor de sus gestos.

y la energía de sus pezones.

HECTOR ROJAS HERAZO.

Te dejo mis ojos, a ti árbol de fuego.

A ti, tierra mía, te dejo mi lengua.

mis labios, la luz de mi frente.

los dientes blancos con que acaricié.

tus senos, ay, tan delicados.

mis manos, donde la vida.

dibujó su constelación.

de arena.

SANTIAGO MUTIS DURAN.

Qué trópico esconde tu carne desnuda.

al fermentar mi vida cada noche.

entre dolores, sueños estancados,.

y una sal traída de tus lágrimas?.

FEDERICO DIAZ-GRANADOS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.