E.U. LIBRECAMBISTA SOLO EN LO QUE CONVIENE

E.U. LIBRECAMBISTA SOLO EN LO QUE CONVIENE

Se inicia la negociación de un TLC con Estados Unidos. En el debate triunfaron los ideólogos de la apertura que no necesariamente son los del libre comercio. La arquitectura de los acuerdos que ha firmado Estados Unidos con otros países latinoamericanos está signada por reiteradas excepciones al libre mercado.

16 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Se inicia la negociación de un TLC con Estados Unidos. En el debate triunfaron los ideólogos de la apertura que no necesariamente son los del libre comercio. La arquitectura de los acuerdos que ha firmado Estados Unidos con otros países latinoamericanos está signada por reiteradas excepciones al libre mercado.

Los objetivos ofensivos de Estados Unidos son en lo sustantivo los del reforzamiento de la propiedad intelectual, la liberalización en servicios y la seguridad jurídica.

En propiedad intelectual pretenden ampliar los monopolios por la vía de la extensión de las patentes y la protección a la información no divulgada, así como mayores controles a la piratería. En servicios e inversiones, buscan una consolidación de nuestra legislación nacional y mayor liberalización sin regulación (monopolios), especialmente en telecomunicaciones y financieros. La resolución de conflictos con sus inversionistas se haría por la vía de los tribunales de arbitramento.

Los defensivos implican que los temas de conflicto en la OMC no se traten en el acuerdo, ni en acceso a bienes, ni en competencia, ni en propiedad intelectual.

Por ello, en el sector agropecuario no se incluirían en la negociación sus políticas de seguridad alimentaria; no se abordarían tampoco los tópicos de defensa comercial (antidumping y competencia); se incluirían reservas de las regulaciones estatales en compras públicas y servicios. Poco o nada se trataría sobre protección a los conocimientos tradicionales o control de la biopiratería, ni sobre liberalización de servicios personales, con la excepción de unas pocas visas para los profesionales.

Los intereses ofensivos de Colombia se concentrarán en lograr un mayor acceso a mercados, especialmente en mercancías. Los defensivos no incluirían mantener las políticas en el sector agropecuario. La agricultura en nuestro país no es un problema de seguridad sino de salvaguardias. No se sabe si exigiremos mayor liberalización en servicios personales, si plantearemos excepciones regionales o la inclusión de los temas de nuestro interés en propiedad intelectual.

Preocupa, además, la ausencia de grados de libertad en lo político. Pueden imaginarse ustedes a un negociador cuando le digan que sus aspiraciones ponen en peligro la Cooperación, el Plan Colombia y la seguridad democrática?.

Dalí, padre del surrealismo en España, decía: Picasso es comunista, yo tampoco. No nos engañemos, Estados Unidos es librecambista solo en lo que le conviene, nosotros también deberíamos serlo. Si ello no ocurre, la negociación será simplemente un acuerdo de adhesión.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.