EL HOLLYWOOD CRIOLLO DE LAS NOVELAS

EL HOLLYWOOD CRIOLLO DE LAS NOVELAS

La finca de los gavilanes de la novela más vista del país no queda en México sino en un antiguo criadero de chivas de Bojacá, rodeado de cultivos de papas y hortalizas.

16 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

La finca de los gavilanes de la novela más vista del país no queda en México sino en un antiguo criadero de chivas de Bojacá, rodeado de cultivos de papas y hortalizas.

Este municipio de la provincia Sabana Occidente, de Cundinamarca, se convirtió en set de Pasión de Gavilanes porque su territorio es similar a los campos mexicanos que se necesitan en producciones internacionales.

"La idea era que se hiciera en terrenos cálidos y áridos y este era el lugar que más se adecuaba a lo que requería el libreto", contó el productor Andrés Santamaría.

Las cámaras han cambiado la vida de la gente. Cada vez que hay grabaciones en los exteriores de la finca, ubicada a 10 kilómetros de la cabecera del municipio y caracterizada por ser Monumento Nacional y tener más de 300 años, las madres saben que sus hijos no volverán de clase hasta después de las 10 de la noche.

Leonor Araceli es una de las madres que tiene que ir a recoger a su hijo para poder acostarse a dormir, pero a veces la emoción de ver a los artistas en escena le gana.estando en el lugar de grabación, pues uno se queda mirandodice.

Mientras miles de mujeres en el país se mueren por ver a los protagonistas de la telenovela, los habitantes de este municipio ya se están acostumbrando a encontrárselos todos los días, por lo que no es necesario tener grandes medidas de seguridad cuando ellos deciden salir al pueblo.

a los billares y juegan con la gente del pueblo, compran en la panadería, en el supermercado. A veces una que otra persona les pide autógrafos pero nada más, dice Araceli.

Gavilanes en Bojacá.

Pero Bojacá no es el único en Cundinamarca que vive el boom de las novelas. Girardot, Cucunubá, Guatavita, Nilo, Agua de Dios, Ricaurte, La Vega, Tabio, La Calera, Guasca, Cajicá, Nemocón y Tabio han sido invadidos por cámaras en los últimos años.

Por allí pasan las novelas del momento como Amor a la Plancha, Me amarás bajo la lluvia, Un ángel llamado azul, Angel de la Guarda mi Dulce Compañía, Mesa para tres y Pandillas, guerra y paz.

Los escenarios naturales de Cundinamarca, la variedad de clima, la temperatura y la cercanía con la capital de la República han convertido al departamento en un Hollywood criollo. "A Cundinamarca solo le hace falta el mar", puntualizó Edgar Bejarano, asistente de dirección de Pandillas Guerra y Paz, quienes graban escenas en diferentes municipios del departamento.

Las calles y mansiones de Girardot son utilizadas para simular a Cartagena, Barranquilla e incluso ciudades de Estados Unidos. La mansión de Miami del potentado José Ramón Alcalá de la novela Pobre Pablo quedaba en este municipio.

"El transporte, la alimentación, el hospedaje y llevar los equipos, superan los miles de millones, esos gastos los podemos reducir e invertirlos en un municipio cercano", aseguró Carlos Gallardo de Me amarás bajo la lluvia.

Uno de los que más ha podido aprovechar el hecho de tener una ciudad popular para grabaciones es Chumbi , un hombre que de tener buses para manejar en carretera, terminó haciendo papeles importantes en Fronteras del Regreso, Padres e Hijos, Pedro el Escamoso y Fuego Verde. Pero el Oscar se lo lleva Cucunubá, donde se grabó Pecados Capitales, por su originalidad. En una montaña que rodea al pueblo fueron instaladas las letras del municipio al estilo Hollywood.

"Esta población ha sido, por más de 40 años, la preferida por productores, directores y empresas de publicidad para hacer sus locaciones cinematográficas", aseguró David López, un habitante del municipio que recuerda que allí se grabó Revivamos Nuestra Historia, un programa a blanco y negro, en los años 70.

Este boom ha permitido que surjan actores criollos. En La Vega, Duván Andrés Bolaños, un recién nacido, salió en ocho capítulos de Mesa para tres.

A a raíz de una actuación breve en un programa de televisión, se convirtieron en representantes de las productoras nacionales para escoger a las personas que, por un día o dos, se convertirán en personajes de telenovela.

Por cada extra en la capital se pagan entre 10 mil y 15 mil pesos, pero si es uno de pueblo la cifra se reduce a 8 mil. Por el alquiler de un automóvil o un caballo, los precios pueden variar entre 100 mil y 300 mil pesos por día.

Pero no todos quedan contentos.siquiera aparece el nombre del municipio en los créditos y pese a que muestran los parques ecológicos la gente no sabe en dónde quedadice José Ricardo Rojas, coordinador de Cultura y Turismo de Bojacá.

"Los gavilanes graban en Las piedras de Chivo Negro pero nadie sabe que están ubicadas acá.

FOTO:.

CUCUNUBA tiene su nombre al estilo Hollywood en una de las montañas vecinas. Allí se grabó Pecados Capitales.

Cortesía David López

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.