TORTURAS, UNA PRÁCTICA UNIVERSAL

TORTURAS, UNA PRÁCTICA UNIVERSAL

Las mismas técnicas de que hoy tienen en la picota pública a los soldados estadounidenses encargados de la prisión de Abu Ghraib, en Irak, han sido durante años material de estudio y entrenamiento para cientos de militares latinoamericanos, entre ellos colombianos, que anualmente reciben capacitación en la Escuela de las Américas (SOA), en el Fuerte Benning en Georgia.

16 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Las mismas técnicas de que hoy tienen en la picota pública a los soldados estadounidenses encargados de la prisión de Abu Ghraib, en Irak, han sido durante años material de estudio y entrenamiento para cientos de militares latinoamericanos, entre ellos colombianos, que anualmente reciben capacitación en la Escuela de las Américas (SOA), en el Fuerte Benning en Georgia.

Así consta en documentos secretos del gobierno de E.U. recientemente ados gracias a una acción interpuesta por la Organización No Gubernamental, Archivos de Seguridad Nacional. El SOA ha sido objeto de críticas por decenas de ONG que han podido establecer cómo militares que recibieron dicha capacitación, luego se vieron involucrados en violaciones a los Derechos Humanos.

En el caso de Colombia, por lo menos 10.000 oficiales y soldados han sido alumnos de la polémica escuela. En total más de 64.000 latinoamericanos. Las ONG han lanzado varias campañas, no exitosas, que buscan el cierre definitivo del SOA, a la que llaman Escuela para Torturadores. En el 2001, la Escuela cerró brevemente solo para reabrir sus puertas bajo otro nombre, el Instituto para la Cooperación en Seguridad del Hemisferio Occidental (Whinsec).

Los nuevos documentos desclasificados citan un memorando enviado en 1992 al entonces secretario de Defensa Richard Cheney, hoy vicepresidente del país. En este memo, titulado Material impropio en manuales de inteligencia en idioma Español, se le dice a Cheney que por lo menos cinco de los siete manuales utilizados para entrenar a militares latinoamericanos contienen y preceptos que violan prohibiciones legales, políticas y regulatorias y que por lo tanto deben ser retirados de la circulación La respuesta al documento fue: secretario de Defensa los ha visto. Pero nada se hizo.

En 1997, el Departamento de Defensa reveló algunos de los manuales de entrenamiento utilizados en la Escuela de las Américas. Los manuales abogaban por el uso de y violencia y amiento físico y moral a la hora de interrogar a insurgentes u opositores y en labores de contrainteligencia. Recomendaban también el encarcelamiento de sus familiares. Según el Pentágono, los manuales habían sido usados durante el período de 1981 a 1992.

Pese a que E.U. dijo en su momento que ya no eran parte de los entrenamientos en la Escuela, las ONG insisten en que lo siguen siendo y citan por eso el ejemplo de Abu Ghraib.

"Durante años nos han tratado de locos por denunciar las técnicas y los abusos que se han desprendido de ellas. Ahora ya hay evidencias concretas. La relevancia de Abu Ghraib es que abrió una ventana a un mundo hasta ahora cerrado: el de la tortura, dijo el Reverendo Roy Bourgeois, un veterano de la guerra de Vietnam que lleva años abogando por el cierre de la escuela.

Pero en realidad, y en eso coinciden los expertos, las de interrogación empleadas por los estadounidenses son casi un lugar común en las políticas de seguridad de muchos países.

El FBI, por ejemplo, tras años de ensayar con drogas, optó por un enfoque que privilegia el establecimiento de confianza entre el criminal y el investigador. Un estudio de 1996 demostró que obtenían mejores resultados cuando se trataba bien al retenido. Pero está técnica parece no funcionar con terroristas, extremistas islámicos e insurgentes.

De allí que el Departamento de Estado y el Pentágono hayan aprobado el año pasado unos nuevos parámetros para el interrogatorio. Alterar sensorialmente a una persona, colocarle capuchas en la cabeza, no dejarlo dormir y colocarlo en posiciones incómodas durante largos períodos de tiempo son técnicas permitidas y defendidas como válidas por el propio secretario de Defensa, Donald Rumsfeld.

Atacar la sexualidad de una persona es una práctica muy común. Ilan Kutz, siquiatra israelí experto en este tipo de técnicas, dice que la humillación sexual es muy efectiva entre ciertos grupos humanos, como los árabes, ya que ellos le otorgan un alto valor a su hombría. El Shin Beit, o servicio de inteligencia israelí, está autorizado para utilizar todos los medios disponibles si se trata de un detenido que puede poseer información sobre un atentado inminente.

O, como decía a la Revista Time, un miembro de las fuerzas de seguridad de Filipinas: idea es que tiemblen con solo levantarles la mano. Se les pregunta, qué quieres que use, este palo de madera o este gancho? Si no funciona se le puede conectar un par de cables de bajo voltaje en los testículos para forzarlo a cantar.

En algunos países árabes, se utilizan técnicas aún peores. Según informes de Human Rights Watch y Amnistía Internacional, hay reportes de mutilaciones y golpizas brutales en países como Sudán, Libia o la Autoridad Nacional Palestina.

Pero todas estas prácticas están prohibidas por el derecho internacional. En términos generales, la Convención de la ONU contra la Tortura y otros tratos Crueles Inhumanos y Degradantes, prohíbe cualquiera de estas acciones. Pero la Convención de Ginebra es aún más explícita en el caso de un conflicto:Los prisioneros de guerra que se rehúsen a hablar no pueden ser amenazados ni insultados ni expuestos a un trato desventajoso o incómodo bajo ninguna circunstancia.

En la práctica, la mayoría de los países firmantes de la Convención, entre ellos E.U., o la ignoran, o la acomodan a sus intereses o dicen acatarla, cuando en realidad se comportan de otra manera. Y probablemente lo hacen, como sostenía el senador de E.U. James Inhofe esta semana, porque las son guerras por que se trata de y criminales y no ángeles porque se busca evitar que el enemigo siga matando a tus soldados.

FOTO.

EN DIVERSOS países del mundo hubo protestas contra las torturas practicadas en prisioneros iraquíes

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.