LECCIONES DE UNA FIESTA ESTUDIANTIL

LECCIONES DE UNA FIESTA ESTUDIANTIL

Las estudiantes del colegio distrital Liceo Femenino (las mismas que hace un par de años se tomaron el colegio para que no lo trasladaran a otra ciudad) realizaron más de 6.000 llamadas a la emisora Tropicana Estéreo y se convirtieron en las ganadoras absolutas; la artista puertorriqueña Ivy Queen estaría en el patio del plantel poniéndolas a bailar al ritmo del reggaetón. Pero la fiesta, que no resultó como todos esperaban, dejó niñas desmayadas, mucho licor, algunas raspaduras y a Jennifer Andrea Orozco, de 14 años, postrada en el hospital El Tunal con hemorragias, hematomas y una fractura en la región temporal del cráneo.

15 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Una alumna de décimo grado fue la encargada de animar a sus compañeras. Pasó por cada grado, por cada salón y las convenció de que llamaran, cuantas veces pudieran, a la emisora de Caracol para ganarse el concierto. Las tres jornadas -que superan las 5.400 alumnas- se unieron y resultaron victoriosas. Y el jueves 6 de mayo, a las 3 de la tarde, la rumba comenzó.

Una rumba de la que se enteraron otros colegios que quisieron participar. Pero la fiesta era privada y, a pesar de que algunos jóvenes habían logrado colarse, las directivas de la institución decidieron cerrar las puertas y permitirles la entrada únicamente a las estudiantes del liceo.

A muchas niñasno las dejaron entrar y por eso decidieron, con muchachos de otros colegios, saltar los muros -cuenta una estudiante de séptimo grado-. Adentro, por el tumulto y la emoción, algunas compañeras se desmayaron, otras se vomitaron porque estaban borrachas y otras empezaron a pelear con los colados .

Afuera, los jóvenes formaban escaleras humanas para poder brincar el muro. Según profesores y alumnas, muchos se cortaron con los vidrios y algunos decidieron que la mejor manera para entrar era encaramándose por los techos de preescolar. Entonces varias tejas se rompieron y tres niñas, incluida Jennifer Andrea, se fueron al piso.

La improvisación y el desorden provocaron esta tragedia -asegura Julián Castaño, coordinador de preescolar y primaria-. Un espectáculo de estos necesita la presencia de la Policía y de la Defensa Civil. El requisito mínimo es que haya una ambulancia en la puerta por si algo se presenta.

Según el rector Carlos Arturo Varela, él se enteró del concierto el día anterior a las 7 p.m. llamamos a la Policía pero nos dijeron que teníamos que avisarles con anticipación. Pero en Tropicana me dijeron que no me preocupara, que ellos se encargaban de todo, incluida la seguridad .

Sin embargo, Vicente Moros, director de Tropicana, desmiente esta versión y asegura que la logística siempre corre por cuenta de la institución.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.