EN USA TODO OK, AQUÍ BICHES

EN USA TODO OK, AQUÍ BICHES

En el TLC, la mayor desigualdad se presenta en el sector rural. Los países desarrollados tienen una población rural pequeña, a la cual apoyan de mil formas. En USA, los cereales tienen el Production Flexibility Contract (PFC) con pagos al productor basado en registros históricos del área sembrada, además de precios mínimos y préstamos para mercadeo.

14 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

En el TLC, la mayor desigualdad se presenta en el sector rural. Los países desarrollados tienen una población rural pequeña, a la cual apoyan de mil formas. En USA, los cereales tienen el Production Flexibility Contract (PFC) con pagos al productor basado en registros históricos del área sembrada, además de precios mínimos y préstamos para mercadeo.

Destaca la gran protección al arroz, producido allá a mayores costos, prueba de ineficiencia gringa sólo achacable a los productores nuestros. La carne vacuna, el pollo y los huevos tienen aranceles a las importaciones. Los lácteos son súper subsidiados. Hay compras directas del gobierno y subsidios a las exportaciones.

Y qué tenemos aquí? Una reducción de las ayudas al sector, frente a un aumento exorbitante en Estados Unidos. Un desarrollo tecnológico a años luz de los avances gringos en genética tradicional y transgénicos.

Escasa infraestructura y debilidad institucional que contrastan con la organización microeconómica gringa y su empresa privada dedicada al apoyo de la producción primaria.

Aquí, los productores son tildados de ineficientes por los enajenados del mercado, como si fuesen culpables de todos los males estructurales del país. Qué se reconviertan, dicen. Como si fuese fácil reconvertir un arrocero en uchuvero, un palmero en floricultor, un ganadero en camaronero o un platanero en pitahayero.

Un conflicto interno que sufre más el campo. Los gringos hacen las guerras afuera. La experiencia nefasta de una apertura que aumentó drásticamente las importaciones, agravando la crisis económica y social.

Sin preparación para aliviar el impacto inicial y reajustar la estructura de producción. No es que el agro pida mataderos y plazas, como dice el viceministro de Hacienda, ni que seamos negativos, es que hay tantas oportunidades como riesgos.

El soslaya la participación apreciable que aún tiene el agro en el PIB, además de su estratégica función social y de soberanía. Se trata de no llevar el sector al matadero. Dependemos de la habilidad de los negociadores para lograr excepciones y una protección vital.

En el Llano, estarían en peligro el arroz y la palma africana a la cual los soyeros gringos ya le habían declarado una guerra comercial, atacándola con otra farsa para desprestigiar su aceite como nocivo para la salud.

Aquí biches. Allá, la sonrisa comercial del delegado Robert Zoellick indica que en USA todo está o.k.

* Magister en Desarrollo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.