EL SUEÑO CUMPLIDO, DE GERMÁN ARBELÁEZ

EL SUEÑO CUMPLIDO, DE GERMÁN ARBELÁEZ

Conocer a Germán Arbeláez Zambrano, significó para muchos colombianos, acercarse a un ser excepcional, que nos dejó el ejemplo de que cuando alguien dice , la mayoría y sin mayor análisis, repiten Para Germán Arbeláez, en ese momento comenzaba una carrera frenética por demostrar lo contrario, por confirmar que en su vocabulario esa palabra, estaba fuera de circulación. Una actitud que parecía terca, pero fiel a sus convicciones y a su deseo infinito por el progreso de esta, su tierra.

13 de febrero 2004 , 12:00 a. m.

Conocer a Germán Arbeláez Zambrano, significó para muchos colombianos, acercarse a un ser excepcional, que nos dejó el ejemplo de que cuando alguien dice , la mayoría y sin mayor análisis, repiten Para Germán Arbeláez, en ese momento comenzaba una carrera frenética por demostrar lo contrario, por confirmar que en su vocabulario esa palabra, estaba fuera de circulación. Una actitud que parecía terca, pero fiel a sus convicciones y a su deseo infinito por el progreso de esta, su tierra.

Soñó con un departamento que aprovechara sus grandes ventajas y con su capital compitiendo abiertamente con las mejores del mundo. Colocó el ejemplo. Lideró con su empresa, el Grupo las Arkas, un macroproyecto de enormes dimensiones, en medio de la ciudadela del Jordán, con desarrollos habitacionales y un centro comercial denominado Arkacentro, de unas dimensiones impensadas para la época.

Visionario, así lo era y con la más férrea oposición, libró una verdadera batalla por la construcción de la Avenida Guabinal, alternativa eficaz para el desplazamiento longitudinal del centro a estecentrocomo lo denominaba. Tal era su obsesión que en tono jocoso aseguraba, que una vez concluyera su obra, traería la estatua de Simón Bolívar a este centroY si quedaban dudas, regla en mano, atestiguaba que de allí al centro histórico o al barrio especial El Salado, existía la misma distancia.

Por fortuna, aún mueren los hombres, pero nunca sus ideas. Y aparece, otro visionario de nombre Pedro Gómez Barrero, al que Germán en su momento le compartió sus proyectos. Como director de Resurgir, entidad creada por el Gobierno Nacional para mitigar el impacto de la tragedia de Armero, aprendió a querer al Tolima y se enamoró tanto, que sin titubeos decide ahora, invertir en grande, en la ciudad con mayor desempleo y subempleo en Colombia. El sueño es una realidad.

Se llamará Multicentro, y a más de Carrefour, el mejor de los almacenes ancla, en una extensión de una hectárea, de cinemas, de muchos locales comerciales, de la calle de la cultura, de la plaza de diversión y comidas, del casino, de un moderno diseño arquitectónico y de sus espacios vendidos con anticipación, está su significado. Bogotá nos considera desde ya, como parte de su ciudad-región, con la doble calzada y la posibilidad de visitarnos en bicicleta, desplazándose por ciclorutas; tenemos que prepararnos para adecuar la infraestructura necesaria, pero muy especialmente el cambio deberá ser mental y de retardadas estructuras.

Por fortuna es el lenguaje que últimamente escuchamos, de los nuevos gobernantes y de sus directores de Planeación Departamental y Municipal, Humberto Tobón y Jorge Eliécer Ocampo, respectivamente. Enhorabuena !.

Arq.Presidente Ejecutivo Corporación Colombia

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.