CHINA, LA CULPABLE DE TODO

CHINA, LA CULPABLE DE TODO

Desde hace dos o tres décadas los expertos habían advertido que cuando la China despertara el panorama económico mundial cambiaría radicalmente. VER GRAFICOS Crecimientodel comercio mundial- Participación de China en la demanda mundial.

05 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Desde hace dos o tres décadas los expertos habían advertido que cuando la China despertara el panorama económico mundial cambiaría radicalmente.

VER GRAFICOS Crecimientodel comercio mundial- Participación de China en la demanda mundial.

El crecimiento promedio del 8,2 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) del gigante asiático, en la última década, ha corroborado esa previsión. China despertó y hoy es acusada de causar gran parte de los desajustes en los mercados internacionales. Cualquier explicación que se quiera dar sobre los movimientos del comercio internacional, está basada en el crecimiento de la demanda china.

Por ejemplo, hoy, los analistas de la economía mundial aseguran que la dinámica de China ha contribuido a elevar los precios del petróleo, el cobre y el acero.

Afirman que el vertiginoso crecimiento del sector manufacturero chino ha incrementado su dependencia en la importación de bienes básicos industriales, lo que ha ayudado a mantener los precios del petróleo por encima de los 35 dólares por barril y ha contribuido a incrementar los precios del acero, que en algunos casos se han duplicado en el último año.

Incluso, a pesar de que las proyecciones de crecimiento del PIB chino, elaboradas por el Fondo Monetario Internacional prevén un aumento del 8,5 y 8,0 por ciento del PIB para el 2004 y el 2005, respectivamente, algunos se atreven a señalar que el recalentamiento de esa economía podría afectar la dinámica mundial.

Desde hace cerca de cinco años el gigante asiático se ha convertido en uno de los cuatro motores que impulsan la economía del mundo y por esta razón muchos encuentran una gran relación con los aumentos en los precios de los mercados internacionales, especialmente de materias primas.

El crecimiento económico ha contribuido a reducir la pobreza en China. Según el Banco Mundial, mientras en 1981 el 63,8 por ciento de la población mantenía esta condición, para el año 2001 las cifras muestran que sólo el 16,6 por ciento de los 1.200 millones de chinos son pobres.

Esta circunstancia permite que cada vez más consumidores chinos tengan dinero para comprar productos como carne de res y aceite vegetal, experimentando con una amplia variedad de alimentos a medida que se vuelven más accesibles en el comercio mundial.

Con un mercado laboral de más de 750 millones de trabajadores, la demanda de China está empezando a impulsar al alza los precios globales de los bienes básicos agrícolas de una forma muy similar a la que ocasionó una subida de precios en los bienes industriales.

Por último, el hecho de que el gigante asiático sea acusado de gran parte de los aumentos en los precios de las materias primas o commoditties, y sus efectos en el costo de los bienes, no significa que este panorama vaya a cambiar.

En estos mercados donde se negocian las cosechas y las producciones de bienes a futuro, la especulación es "pán de cada día", razón por la que con mayor frecuencia se escuchará decir que China tuvo la culpa.

***.

Compradores de alimentos.

Dan Basse, director general de AgResource Co., una firma de previsiones del sector agrícola en Chicago, en declaraciones al diario Wall Street Journal, asegura que "cuando la gente en Asia gana más dinero, ya sea por trabajos de subcontratación u otros factores, lo primero en lo que gastan es en comida".

Según las estimaciones de Unión de Banco Suizos (UBS) China importa sólo el 3 por ciento de los bienes agrícolas que necesita, el mismo porcentaje que en 1994. Sin embargo, algunos analistas aseguran que con el rápido crecimiento del país es muy probable que en corto tiempo se desarrolle una mayor dependencia en la importación de bienes básicos agrícolas.

Aún así, en los mercados internacionales se culpa a China del fuerte aumento en el precio de algunos productos como la soya o el trigo que en el último año han visto elevar sus cotizaciones en 66,3 y 39,5 por ciento respectivamente.

Estados Unidos registró una mala cosecha de soya, golpeando directamente el precio gracias a la fuerte demanda de China, que el año anterior compró el 13 por ciento del grano estadounidense, y además es un importante consumidor de trigo.

Frente a esta situación el Gobierno chino está buscando la manera de que sus agricultores modifiquen la producción y se orienten a cultivos como soya o trigo que experimentan o podrían experimentar pronto, una escasez global. A pesar de que los productores chinos están dispuestos a cambiar de cultivo por los precios más altos, las autoridades chinas han declarado que las importaciones agrícolas tendrán que aumentar para cumplir con la demanda.

Según agentes de la Bolsa de Chicago, la más importante del mundo en las operaciones del mercado agrícola, el impacto del mercado chino en el comercio mundial es de tal magnitud que si cada persona en China consumiera al año una cucharada adicional de aceite de soya el mercado global de ese producto se duplicaría.

Otro de los mercados donde la China parece tener la culpa del comportamiento de los precios es el petrolero.

Algunos aseguran que la fuerte demanda de crudo para mover el aparato productivo chino, y mantener su ritmo de crecimiento alrededor del nueve por ciento anual, ha colaborado para que se hubiera registrado un aumento de 48,9 por ciento en el precio del petróleo en el último año.

Sin embargo, hay que recordar que en el último año los atentados del 11 de marzo en Madrid (España), las dificultades de Estados Unidos y sus aliados en Irak, la crisis política en Venezuela, la recuperación de la economía mundial o la decisión de recortar la producción que tomaron los países de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep), han tenido una gran influencia.

***.

Preocupación en A. Latina.

Los bajos salarios que se pagan en China también son la causa de que muchas compañías en el mundo abandonen sus países de origen y desplacen sus plantas hacia el gigante asiático.

Este fenómeno denominado exportación de mano de obra, porque sustituye trabajadores locales por chinos, está provocando aumento del desempleo en sectores como el textil, muy intensivo en mano de obra.

Inclusive ya es objeto de intensos debates políticos en E.U. y Alemania.

"China se ha convertido en una amenaza para las Américas, no sólo por la mano de obra barata, sino también en tecnología y atracción de inversión extranjera", dijo César Gaviria, el secretario general de la Organización de Estados Americanos.

El secretario de Economía mexicano, Fernando Canales, por su parte, dijo que mientras China y otros países asiáticos están inundando los mercados mundiales con exportaciones altamente competitivas y creciendo a un promedio de un 8 por ciento anual, los países latinoamericanos siguen enfrascados en discusiones ideológicas y creciendo sólo un 2 por ciento al año.

México ha sido uno de los países más afectados por el extraordinario aumento de las exportaciones chinas. China sobrepasó a México por primera vez como el segundo mayor exportador al mercado estadounidense después de Canadá, según cifras del gobierno de Estados Unidos.

Al mismo tiempo, China está captando mucha de la inversión extranjera que antes iba a México y al resto de América Latina.

El año pasado, México perdió más de 200.000 empleos de la industria maquiladora. Se calcula que más de 300 compañías se trasladaron de México a China para aprovechar los bajísimos salarios, de setenta centavos de dólar la hora, del país asiático.

***.

Piratería, fraude e inseguridad.

Pekín. La piratería de productos, el fraude o la inseguridad son los riesgos que amenazan a las empresas extranjeras que invierten en China y ante los cuales deben protegerse, según el último boletín de la Cámara de Comercio Europea en Pekín.

Los inversores que llegan a China cargados de ilusiones sobre "la oportunidad" del gigante asiático deberían también tener en cuenta los "serios riesgos" que entraña su inversión, en aspectos tan diversos como el trato con el socio chino, la salud, o la seguridad corporativa.

En un seminario organizado por la Cámara de Comercio Europea en Pekín, los expertos advirtieron de riesgos como la corrupción, el transporte o la falsificación y piratería de los productos encargados, así como la firma de acuerdos con personas que "en realidad no representan a nadie".

"Los proveedores chinos dirán que pueden hacer por tí lo que quieras, pero una vez firmados los contratos empiezan a aparecer los problemas", según Daniel Benefield, consultor de una empresa.

El 50 por ciento de las relaciones entre proveedores chinos y empresas extranjeras acaban en problemas como "el retraso en la entrega de mercancías, bienes defectuosos, la distribución de productos no solicitados, e incluso productos que simplemente no funcionan", dijo la fuente.

La elección de un buen proveedor es esencial para el éxito de cualquier proyecto y la firma extranjera deberá comprobar también las credenciales y documentos del proveedor chino, como certificados ISO o CE, que en ocasiones han sido simplemente comprados.

China se convirtió el año pasado en el mayor destinatario mundial de Inversión Extranjera Directa, síntoma del entusiasmo de las firmas foráneas por estar presentes en este mercado, pese a que muchas de ellas pasan años antes de obtener beneficios.

***.

El megaproyecto chino.

Una ciudadela industrial, de 2,2 millones de metros cuadrados, se construirá en Shenzhen, una de las zonas económicas especiales, ubicada en la frontera con Hong Kong.

El inicio de la construcción de este centro industrial ha implicado voluminosas compras de materias primas mundiales, y se estima que su puesta en marcha provocará escasez y los altos costos en buena parte de estos productos.

El Delta del Río de la Perla, nombre con el que se conoce el gran centro de materias primas, espera congregar a miles de empresas que contarán con beneficios especiales para producir y exportar.

El complejo industrial se especializará en cuatro áreas básicas de la producción como cuero y accesorios; textiles, prendas y materias primas para el sector de confección; así como metales, materiales plásticos y químicos y productos de papel, empaques y embalajes.

Contará además con bancos, servicios de comercio, hoteles e infraestructura de negocios.

En cada uno de los sectores de producción, se tienen destinados almacenes para exhibición.

El área de textiles será de 188.000 metros cuadrados; la de cuero y sus accesorios será de 194.00 metros cuadrados; la de papel y productos de empaques tendrá 200.000 metros cuadrados; y la de metales, químicos y plásticos será de 168.000 metros cuadrados.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.