VENERACIÓN A SAN BENITO DE PALERMO EN GIRÓN

VENERACIÓN A SAN BENITO DE PALERMO EN GIRÓN

Cuando a las cinco de la mañana de ayer se abrieron las gigantescas puertas de la Basílica Menor San Juan Bautista, medio centenar de adultos y niños estaban teñidos de negro y listos para entrar de rodillas hasta el altar para cumplir una promesa a San Benito de Palermo, el santo negro de esta municipalidad.

29 de diciembre 2004 , 12:00 a.m.

Hace once años, San Benito salvó a un sobrinito que siendo apenas un bebé estaba muy delicado y no se le podía acostar en una cama porque de una vez vomitaba; los médicos decían que era un reflujo y que había que operarlo , contó ayer Liliana Prada, de 37 años, que llegó a la madrugada vestida con una túnica color café para pagar la promesa que en ese entonces hizo para que el santo le curara a su sobrino.

Junto a la mujer iban uno de sus cuatro hijos, el sobrino sanado y la madre de éste, todos, como ella, luciendo una túnica como la de San Benito y con su rostro negro: Esta devoción la mantendremos de por vida y a nuestros hijos los seguiremos tiñendo hasta cuando ellos lo permitan , dijo la mujer.

En minutos, centenares de personas se volcaron a la Basílica y sobre las 5:15 se escuchó el repique de ocho campanas que anunciaban el inicio de las fiestas de San Benito de Palermo, una tradición de la Iglesia que ayer cumplió 359 años como símbolo de unidad entre blancos y negros. Este año, había un elemento adicional: Delante de la imagen de San Benito estaba un cofre con un hueso canonizado del santo, que fue traído desde Palermo (Italia) en abril pasado por el párroco Luis Alberto Martínez.

También desfila una réplica del santo que fue traída a esta municipalidad el 28 de diciembre de 1645 por un grupo de franciscanos para promover la paz entre los negros de las minas de oro y los blancos de las encomiendas, incluidos españoles y criollos.

El primer servicio religioso se extendió por una hora y a ella asistieron unas mil personas, en su mayoría adultos. Después se inició otro peregrinaje de fieles desde la puerta del templo hasta el altar.

Allí iba Marta Jiménez, de 33 años, con su rostro tiznado y su fe puesta en San Benito, de quien dice la sanó cuando tenía 2 años. Los médicos fueron incapaces de curarle una alergia que presentó desde los dos meses de nacida. Mi mamá ofreció la promesa de pintarnos todos los 28 si yo sanaba y como fui sanada mantendré esta tradición hasta que muera , relató la mujer que se desempeña como secretaria del despacho parroquial. Durante todo el día, hubo una romería al pueblo, declarado monumento nacional en 1963, y se calcula que unas 20 mil personas lo visitaron.

En la tarde de ayer, en los almacenes de artesanías ya se habían agotado las esculturas de San Benito, que se vendieron entre cuatro mil y doce mil pesos; igual sucedía con las novenas, medallas, oraciones e imágenes. Alrededor del parque principal jóvenes se ganaban la vida ofreciendo el maquillaje por 500 ó 1.000 pesos a los visitantes.

Ciro Hernández Malagón, organizador de la fiesta desde hace 35 años, contó que desde que él tenía 2 años sus padres empezaron a pintarle la cara para pedirle salud y protección al santo: En varias ocasiones he estado en peligro y San Benito me ha salvado .

Durante todo el día hubo ocho misas, la última a la 6 de la tarde, presidida por el arzobispo de Bucaramanga, monseñor Víctor Manuel López Forero, y tras el servicio se sacó en hombros la imagen de San Benito para hacer una procesión alrededor del parque y volver a instalarlo en el altar.

FOTO:

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.