DE LA LIBERTAD A LA UNIÓN

DE LA LIBERTAD A LA UNIÓN

Parece de fábula, porque para la larga historia de la vieja Europa siempre llena de desencuentros entre sus distintas culturas y regiones, la consolidación de la unión con el arribo de sus nuevos 10 miembros, debe registrarse como una especie de milagro de la geopolítica, o mejor, como una muestra de que es posible crear un nuevo orden mundial que tenga como fundamento el entendimiento dentro de la diferencia.

07 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Parece de fábula, porque para la larga historia de la vieja Europa siempre llena de desencuentros entre sus distintas culturas y regiones, la consolidación de la unión con el arribo de sus nuevos 10 miembros, debe registrarse como una especie de milagro de la geopolítica, o mejor, como una muestra de que es posible crear un nuevo orden mundial que tenga como fundamento el entendimiento dentro de la diferencia.

Hablo de milagro, porque los europeos, guerreros milenarios, en menos de 60 años después de su segunda gran guerra, todavía con las cicatrices vivas de sus heridas, prueban que son capaces de incluso contrariar su propia historia, dejando atrás la imposición como el único expediente para la solución de sus propios conflictos.

Pero cómo es posible que los adversarios acérrimos de ayer, incluso todos aquellos que vivían oprimidos detrás de la cortina de hierro, hoy, se comprometan a vivir en comunidad bajo un marco reglamentario previamente acordado?. La respuesta tiene que ver con los acuerdos, que no solo interpretan el mundo de aquellos con PIB per cápita promedio de 24.000 euros por año, sino también el de la Europa atrasada que no llega ni a la mitad del indicador. Es importante tener en cuenta que el viejo continente le da un ejemplo al mundo, no precisamente de cómo se confeccionan tratados de libre comercio para el buen provecho de los empresarios más eficientes, sino de cómo los unos, en este caso los más ricos, sacrifican parte de su bienestar en el corto plazo, a sabiendas que será invertido en la búsqueda de la prosperidad de los más pobres, la que a su vez en el largo plazo vendrá en beneficio de todos los habitantes del continente. Y el primer síntoma de lo que aquí se dice, es que en los acuerdos de sometimiento, el que invade nuevas tierras es el que acaba de ganar el pulso, el fuerte sobre el débil; contrario a lo que ocurrirá en Europa, en donde los invasores serán los que de la Europa atrasada, la del Este, la débil de hoy, deseen ir a otras tierras en búsqueda de mayores niveles de desarrollo, y así hasta el equilibrio regional producto de la ley de los vasos comunicantes.

Estoy seguro que el camino ha estado lleno de tropiezos, pero más que de ellos, siempre ha contado con la voluntad política de un grupo de naciones que sabe que el respeto a la diferencia, es la base para la construcción de una civilización en donde por extraño que parezca, armonía, también quiere decir la aceptación de distintos estadios de desarrollo para cada uno de sus miembros. A pesar de buscar un mundo más igual, la Unión Europea le da un ejemplo a todos aquellos que todavía se dejan matar por las utopías igualitarias, al considerar la desigualdad, no como un obstáculo insalvable sino como un hecho cierto que es punto de partida hacia el desarrollo.

La llamada "Vieja Europa" de algunos, se presenta joven, renovada, en el nuevo mapa de las relaciones internacionales, y con todas las intenciones de sacar provecho, no solo de su nuevo tamaño sino también de su ampliada diversidad cultural. Hacia adelante, contrario a todo lo ha querido decir la marca Estados Unidos en los últimos años, la marca Europa querrá decir, sencillamente: libertad y unión.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.