BINGOS LE GANAN PARTIDA A LULA

BINGOS LE GANAN PARTIDA A LULA

Los bingos reabrieron sus puertas en Brasil en contra de la voluntad del presidente Luiz Inácio Lula da Silva, después de que el Congreso anulara una prohibición dictada por el gobierno contra esas casas de apuestas, acusadas de estar en manos de las mafias.

07 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Los bingos reabrieron sus puertas en Brasil en contra de la voluntad del presidente Luiz Inácio Lula da Silva, después de que el Congreso anulara una prohibición dictada por el gobierno contra esas casas de apuestas, acusadas de estar en manos de las mafias.

En la que ha sido calificada como la mayor derrota política sufrida por el líder socialista en sus 16 meses de gobierno, el Senado dejó sin efecto en la noche del miércoles un "decreto ley" que Lula había dictado en febrero pasado para prohibir los bingos.

El mandatario llegó a considerar el veto a "todas las modalidades de juegos de bingo y de máquinas electrónicas" en Brasil, entre ellas las "tragamonedas", como una medida "moralizante" contra una actividad sospechosa de ser un nicho de la corrupción y que mueve unos 2.000 millones de dólares al año.

Desde 1993, cuando comenzaron a operar, surgieron denuncias contra los bingos por delitos como evasión fiscal, fuga de divisas y blanqueo de dinero.

Las investigaciones no se limitaron al ámbito local y hasta jueces italianos hallaron nexos entre los bingos brasileños y redes internacionales de tráfico de drogas y lavado de dinero.

Según la Procuraduría, pese a que fueron abiertos inicialmente por clubes deportivos, los bingos pasaron a ser controlados por empresarios que ya tenían vínculos con el juego del "bicho", una centenaria lotería ilegal muy popular en todo el país y que sustenta a poderosas mafias.

El detonante que llevó al gobierno a prohibir los bingos fueron, en febrero, denuncias de que un alto funcionario de la Presidencia negociaba con un capo del juego ilegal aportes para las campañas electorales de políticos pertenecientes al propio partido de Lula.

Antes del escándalo, que derrumbó el mito de adalid de la ética que envolvía al PT, el gobierno llegó a redactar un proyecto de ley para reglamentar definitivamente el funcionamiento de los bingos y mejorar su fiscalización.

***.

Insistirá en el cierre.

El ministro de Coordinación Política, Aldo Rebelo, aseguró que, pese al revés en el Senado, el gobierno no desistirá de su intención de cerrar los bingos y que ya estudia alternativas.

Dijo también que el gobierno entendió el mensaje del Congreso y que intentará evitar al máximo los "decretos ley", algo a lo que Lula se había comprometido antes de asumir su mandato por considerar que ello le resta autoridad al Parlamento.

"Algunos decretos son necesarios y urgentes. Pero mantenemos el compromiso de reducirlos, incluso para facilitar su aprobación en el Congreso", indicó el ministro.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.