LOS BONOS DEL TESORO ESTADOUNIDENSE RECUPERAN SU ATRACTIVO

LOS BONOS DEL TESORO ESTADOUNIDENSE RECUPERAN SU ATRACTIVO

A medida que sube el rendimiento de los bonos en Estados Unidos, vale la pena que usted preste más atención a estas opciones como parte de su cartera en dólares. (VER GRAFICO: MAS BRILLO)

14 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

A medida que sube el rendimiento de los bonos en Estados Unidos, vale la pena que usted preste más atención a estas opciones como parte de su cartera en dólares.

(VER GRAFICO: MAS BRILLO).

A fines del año pasado me quejaba de que todo en los mercados globales parecía caro. Y aunque sigue siendo difícil encontrar gangas, las turbulencias de las últimas semanas han sacudido las valoraciones.

No cabe duda de que el desempeño de las acciones va a superar al de los bonos en los próximos 10 años, ni de que los fondos de inversión a muy corto plazo (los money market) todavía parecen una opción más segura. Pero gracias a la reciente subida en sus rendimientos, los bonos parecen mucho más atractivos.

En sólo ocho semanas, el rendimiento del bono de referencia del Tesoro estadounidense a 10 años ha pasado del 3,7% a cerca del 4,8%.

Aunque un rendimiento del 4,8% no es como para salir a celebrar, en los próximos 10 años podría ser que a uno no le fuera mucho mejor con las acciones. Si se compran acciones del índice Standard & Poor s 500 y se mantienen durante 10 años, se logra una rentabilidad del 1,6% en los dividendos, más quizás un crecimiento del 5% en las ganancias por acción. Súmelo y tendrá un rendimiento total anual cercano al 7%.

Pero para lograr este 7% es preciso que el S&P 500 se mantenga en su actual relación precio-ganancias de 22 veces las utilidades de los últimos 12 meses. Esta cifra se sitúa muy por encima del promedio histórico de 15 veces las ganancias. Qué pasaría si el múltiplo precio-ganancias desciende? Pues que hay una posibilidad de que el desempeño de los bonos supere al de las acciones en el transcurso de la próxima década.

No sugiero que venda todas sus acciones, pero si se inclina por ser un poco más prudente y cambia la tradicional proporción del 60% en acciones y el 40% en bonos por una distribución del 50% cada uno, quizás no pague un alto precio en desempeño y podría incluso salir beneficiado.

Como los rendimientos por intereses han subido, los inversionistas han abandonado los bonos a largo plazo y favorecido la seguridad de los fondos de money markets. Hay una buena razón: cuando suben las tasas de interés, los precios de los bonos caen, y el mayor golpe recae normalmente en los papeles a largo plazo.

Pero aunque los fondos de money markets pueden haber sido el mejor lugar para esconderse este año, uno querrá alargar el vencimiento de su cartera de bonos para aprovechar sus rendimientos, más generosos en la actualidad. De hecho, mientras que la rentabilidad de estos fondos es inferior al 1%, se puede conseguir un 3% con bonos a corto plazo y un 5% con valores a mediano plazo.

Si usted es de los que cree en comprar barato y vender caro, este no es un mal momento para aumentar su asignación de bonos, ampliar los vencimientos o ambas cosas , sostiene William Bernstein, autor de The Four Pillars of Investing.

Cuándo debería hacer el cambio? Me inclino a pensar que lo mejor sería abrir una cuenta de bajos costos, que no cobre comisiones por venta (las denominadas no-load funds en EE.UU.), en un fondo de bonos de mediano plazo, como USAA Intermediate-Term Bond o Vanguard Intermediate-Term Corporate, y luego añadir dinero en los meses venideros.

Muchos se mostrarán reacios a este consejo, porque odian los fondos de bonos y prefieren la mayor certidumbre de los bonos individuales.

Creo que es esto es un error. Es cierto que un bono individual siempre acaba por vencer, punto en el cual el inversionista recupera el valor nominal. Por otra parte, los fondos de bonos casi nunca tienen fecha de vencimiento, así que uno no sabe cuál será la rentabilidad de la inversión.

Pero a cambio de aceptar esta leve incertidumbre los inversionistas en fondos de bonos obtienen un beneficio clave: reinvertir los pagos de intereses de un bono individual puede ser complicado, mientras que los fondos de bonos permiten reinvertir automáticamente los pagos de intereses en acciones adicionales.

Esa reinversión es crucial para obtener retornos decentes a largo plazo. Digamos que usted invierte US$1.000 en un fondo de bonos con una rentabilidad del 5%. Si las tasas se mantienen en el 5% en los próximos 20 años, ganará US$1.653. Pero casi el 40% de esa ganancia provendrá de reinvertir sus pagos de intereses.

Lo cierto es que aun cuando la ola vendedora en el mercado de bonos ha sido dolorosa, ésta podría acabar por impulsar su patrimonio.

Si de veras no va a usar ese dinero durante años, puede beneficiarse de la subida en los rendimientos de los bonos, dice John Hollyer, gerente de un fondo de bonos de Vanguard Group en Pensilvania. Otra opción a tener en cuenta en el mercado estadounidense son los valores del Tesoro protegidos de la inflación (TIPS), quizás una de las inversiones más seguras del mundo. Fluctúan en valor, pero no hay riesgo de impago. Están respaldados por el gobierno de EE.UU.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.