MAMÁ NO HA VUELTO A CASA

MAMÁ NO HA VUELTO A CASA

En medio de una junta, Martha Cárdenas no tuvo inconveniente en atender asuntos de su casa y dar órdenes a la empleada.

05 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

En medio de una junta, Martha Cárdenas no tuvo inconveniente en atender asuntos de su casa y dar órdenes a la empleada.

Esa es una de sus muchas tareas ahora dentro de su apretada agenda de alta ejecutiva que aspira a obtener un 10 en todos sus roles.

Aunque algunas de sus colegas y amigas han regresado a las labores del hogar y a disfrutar la crianza de los hijos, ella forma parte de la mayoría que no ha vuelto a casa.

Así lo reconoce Yolanda Liévano, psicóloga clínica con especialización en pareja y familia, que diariamente atiende en su consultorio los problemas de familia de estratos altos.

Sin defender la idea de que todo tiempo pasado fue mejor, Liévano dice que cada día las madres se aferran más al espacio que la sociedad les ha dado en cuanto a autonomía económica.

En efecto, Martha paga el salario mínimo y las prestaciones de una empleada de tiempo completo con la que generalmente habla muchas veces en el transcurso del día para saber si el niño comió, si hizo las tares, si la ruta pasó pero nunca se entera de si tuvo miedo o peleó con su mejor amigo.

En el consultorio, Liévano ve las consecuencias que viven jóvenes abandonados en su propia casa, educados por las empleadas del servicio. "Cuando se presentan problemas como abuso sexual, o que lo van a echar del colegio porque el niño va mal, los padres deciden que la mamá debe regresar a casa y dejar el trabajo".

El propósito, dura más o menos ocho días, al cabo de los cuales, la mamá regresa es al consultorio a preguntar por qué tiene que ser ella la que renuncie y deje de realizarse como profesional y opta por delegar su tarea a cualquier otra persona. "En la medida en que la mujer va cogiendo más fuerza, es más difícil devolverla", dice Liévano.

En esta agitada vida, con más puestos que un bus y un solo salario, las madres pueden corren el riesgo de convertirse en cajeros automáticos , manipulables porque hay una tendencia grande a compensar materialmente a los hijos el tiempo y la dedicación que no se les puede brindar.

"De una u otra manera los niños reconocen que no quieren juguetes sino encontrar a la mamá. Se quejan de los maltratos de las empleadas y suelen ser muy duros con las mamás. Las insultan, la maltratan y guardan mucho resentimiento hacia ella. En mis sesiones de familia, los niños no tienen pelos en la lengua y se sienten con más poder para reclamar porque se sienten abandonados", dice la psicóloga tras insistir en que por ese tipo de sensación, los chicos a veces sienten pereza de celebrar el Día de la Madre y no le dan trascendencia.

La ocasión entonces es propicia para que las familias reflexionen sobre el papel de la madre pues a veces es positiva la confrontación para motivar cambios que no necesariamente impliquen la renuncia a un desarrollo integral de las madres como profesionales, esposas y amas de casa sino que puedan administrar su tiempo.

***.

Origen comunitario.

Los antecesores llamaban a la celebración Día de las Madres y no Día de la Madre. El primer llamado a un día de madres lo hizo Anna Reeves Jarvis, una activista comunitaria que en 1858 organizó el trabajo de las madres en Virginia occidental (Estados Unidos) para mejorar la salud pública en las comunidades apalaches.

Durante la guerra civil norteamericana, las mujeres que ella lideró cuidaban de los heridos de ambos bandos. La hija de ella, inició después una campaña por correspondencia para honrar la memoria de su madre, la cual dio origen a la celebración comercial.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.