TEXTILES CHINOS, DOLOR DE CABEZA EN PERÚ

TEXTILES CHINOS, DOLOR DE CABEZA EN PERÚ

Las etiquetas de seis toneladas de prendas confeccionadas en China e importadas por empresas peruanas fueron cambiadas para evadir el pago de las salvaguardas, denunció la Superintendencia Nacional de Administración Tributaria de Perú.

11 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Las etiquetas de seis toneladas de prendas confeccionadas en China e importadas por empresas peruanas fueron cambiadas para evadir el pago de las salvaguardas, denunció la Superintendencia Nacional de Administración Tributaria de Perú.

La jefa de la Superintendencia, Nahil Hirsh, informó que se están revisando otras 29 toneladas de ropa almacenada en aduanas para confirmar su origen.

Hirsch precisó que entre ocho y diez empresas importadoras de textiles están incluidas en la investigación abierta hace dos semanas.

"Son varios importadores los que han hecho esta operación. Estamos siguiendo el procedimiento que establece la ley y vemos que se está constituyendo un delito de defraudación de rentas, que además es penado con cárcel", dijo Hirsh.

La inspección completa a la mercancía incautada concluirá en dos semanas, aseguraron las autoridades aduaneras de Perú.

El vicepresidente de la Sociedad Nacional de Industrias, David Lemor, señaló que cuatro empresas importadoras de confecciones compraron mercadería china por 155.000 dólares, pero evadieron las salvaguardas que se aplican a productos textiles de China y que de haberse pagado, hubieran podido triplicar su precio.

Lemor advirtió que posiblemente se descubran más casos de presunta defraudación tributaria cuando concluya la inspección de contenedores almacenados en la aduana.

Una de las principales importadoras de confecciones, la cadena chilena de almacenes Saga Falabella, aclaró en una nota de prensa que no compra textiles chinos y negó haber incurrido en irregularidades en el proceso de importación de su mercadería.

El gobierno peruano impuso en diciembre pasado salvaguardas a los textiles chinos para combatir la competencia desleal, debido a los precios por debajo de los costos de producción con los que son vendidos al público.

***.

Fraude de mala calidad.

Los inspectores detectaron que la ropa había sido re-etiquetada como si fuera mercadería de Indonesia, Corea, Colombia o India.

En algunos casos las prendas tenían dos etiquetas, con el origen chino y de otro país, y en otros las etiquetas habían sido evidentemente cambiadas y cosidas sin cuidado.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.