BANCAFÉ SE QUEDÓ PLANTADO

BANCAFÉ SE QUEDÓ PLANTADO

Siendo las 8:14 de la mañana, si dentro de un minuto no se depositan sobres en las urnas, la subasta pública para la venta de Bancafé será declarada desiertasentenció ayer Juan Pablo Córdoba, director del Fogafín, entidad propietaria del banco.

19 de febrero 2004 , 12:00 a. m.

"Siendo las 8:14 de la mañana, si dentro de un minuto no se depositan sobres en las urnas, la subasta pública para la venta de Bancafé será declarada desiertasentenció ayer Juan Pablo Córdoba, director del Fogafín, entidad propietaria del banco.

Los asistentes a la subasta, entre los que se encontraban funcionarios del Gobierno y representantes de los posibles compradores, continuaron mirando fijamente las tres urnas de cristal que estaban dispuestas para reunir las ofertas, pero ninguno se movió de su silla. Llevaban 14 minutos en esas posiciones, susurrando sobre lo que podía pasar e incluso algunos intentaban adivinar cuál sería el comprador que se destaparía primero.

Córdoba, el presidente del Bancafé, Jorge Castellanos, y el de Inverlink (el banco de inversión encargado de buscar los clientes), Camilo Villaveces, presidían la reunión. Antes de que comenzara reían y se mostraban confiados en el éxito de la privatización, pero a medida que pasaban los minutos sus caras fueron cambiando y cuando el reloj digital que estaba en el centro del salón marcó las 8:15 a.m., abandonaron sus puestos.

Hubo un momento de confusión porque no era muy claro lo que estaba pasando, pero un minuto después Villaveces salió a dar declaraciones:varias propuestas de inversionistas nacionales y extranjeros, pero desgraciadamente definiciones de última hora de los posibles compradores nos llevaron a este punto. Fogafín buscará otra manera para capitalizar el banco.

Agregó que la falta de proponentesuna situación normal en el mundo de los negocios.

Ni el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, ni los demás funcionarios del Gobierno que estaban en la subasta se pronunciaron. Todos entraron a una reunión y solo tres horas después convocaron a una rueda de prensa. Allí, el director de Fogafín se limitó a leer un comunicado en el que ratificó que el Gobierno sigue firmemente comprometido con la búsqueda de vinculación de nuevos accionistas para el banco.

Luego, sólo permitió un par de preguntas y salió. Aseguró que las tres entidades que entraron al cuarto de datos para conocer de cerca el Bancafé (para lo cual cada una pagó 25 millones de pesos) mostraron interés hasta el último momento.

"Honestamente no tenemos las razones específicas por las cuales no se presentaron, pero algunos de ellos sí manifestaron preocupación por el tema de la convención colectiva. En un caso específico es eso. En el caso de los inversionistas internacionales, tiene que ver con situaciones particulares de ellos de su toma de decisiones a nivel internacional", dijo Córdoba.

Aunque hasta el martes en la noche todos los factores aparecían a favor para la venta del banco (el pasivo pensional ya estaba asegurado y el Fogafín se comprometía a pagar las contingencias de última hora), ayer, después del fracaso de la operación, por primera vez se mencionó la convención laboral como un problema para la privatización.

Según Córdoba, la convenciónun sobrecosto del 30 por ciento frente a sus competidores y le genera inflexibilidades al banco.

El Bancafé tiene 4.200 trabajadores y de ellos, los que no reciben salario integral, tienen derecho a un aumento automático de sueldo, después de un año y medio de servicio, del 3 por ciento cada año. Además reciben 21 salarios anuales y tienen la posibilidad de ejercer una acción de reintegro en caso de un despido sin justa causa comprobada.

La Unión Nacional de Empleados Bancarios (Uneb), organización sindical que representa a los trabajadores del banco, respondió que los responsables del fracaso de la privatizaciónbuscar el ahogado río arriba trasladando su responsabilidad a los trabajadores.

Según la Uneb, los gastos de personal, que fueron congelados desde hace dos años, ascendieron en el último año a 238.026 millones de pesos y representaron el 3,98 por ciento de los activos del banco y el 20 por ciento de los costos totales (que son de 1,16 billones de pesos).lo tanto, no pueden ser el argumento con el que se oculte la imposibilidad de concretar la privatización. Decisión incomprensible a la luz de los actuales indicadores de la entidadseñalaron.

Oscar David Forero, presidente del fondo de empleados del Bancafé, coincidió con el sindicato y dijo que la nómina ya está reducida pues en 1992 era de 8.400 empleados. Además, que el 15 por ciento de los actuales trabajadores recibe salario integral.

Las razones.

Para la Uneb, la crisis económica del país, la lenta recuperación del negocio crediticio, el cuatro por mil yambiente de guerra propiciado por la política de Seguridad Democrática, desestimulan el ahorro y generan un ambiente poco propicio para la inversión privada.

Bancafé más atractivo para los inversionistas, debe pasar por la reducción de otros costos administrativos (honorarios, contribuciones y afiliaciones) que llegan a la escandalosa suma de 174.608 millones de pesos, y por una mejor gestión para la sustitución de activos en inversiones de baja rentabilidad por mayores colocaciones en carterasostuvo el sindicato.

La tesis del fondo de empleados consiste en que el problema del banco está en que no es eficiente y tampoco cuenta con una estrategia de mercado para la captación de cuentas de ahorro y corrientes. males vienen de atrás y por eso para un inversionista extranjero no es tan rentable como ellos quisieran. De todas maneras, el banco sigue siendo viable", señaló Forero.

Al final de la audiencia pública cuando se evidenció la ausencia de proponentes se empezó a comentar que una de las trabas para la privatización fue el precio. Uno de los abogados que representaba a un grupo de inversionistas interesado en participar en la compra, dijo que se arrepintieron a última hora, porque estaban pidiendo cerca de 100 millones de dólares por el Banco.

Aunque dentro de la estructura de la privatización se estableció que el precio no se conocería sino hasta el final del proceso, se sabía que el Gobierno aspiraba como mínimo a recoger el capital garantía que tiene invertido en el banco y que es de 250.000 millones de pesos (91,9 millones de dólares).

Juan Manuel Díaz, vicepresidente de Davivienda, una de las entidades que entró al cuarto de datos, dijo que el Bancafé es muy atractivo, pero quemomentos en los que uno tiene que abstenerse y tiene que dejar pasar oportunidades, aunque no hay una razón concreta por la cual no ofertamos", sostuvo.

Los otros dos participantes fueron el Grupo Empresarial Antioqueño, a través del Bancolombia y el Hong Kong Shanghai Bank (Hsbc), uno de los grupos financieros más grandes del mundo y que tiene su casa matriz en Inglaterra.

Tomarlo con calma.

El presidente Alvaro Uribe dijo que se debe tomar con paciencia lo que pasó ayer con Bancafé.que se han dado los pasos correctos, ha habido un manejo técnico sumamente responsable. Tanto el Ministro de Hacienda, como el director del Fogafín están buscando opciones.

Agregó que esta situación no debe generar incertidumbre, pues el banco viene en franca recuperación.rtidumbre si todavía estuviera acumulando pérdidas, si estuviera quedando mal en sus pagos o si les estuviera quedando mal a sus cuentahabientes, pero los indicadores financieros del banco han mejorado sustancialmente. Sobre el tema de buscar inversionistas que lo capitalicen hay que tener pacienciaenfatizó.

El ministro Carrasquilla, agregó que el Gobierno está muy satisfecho con el desempeño del banco y que la no presentación de ofertas no indica que haya habido un fracaso.a insistir en la búsqueda de capital privado. Hay diferentes alternativas, pero no quiero hablar de ellas hasta cuando no estén clarasaseveró.

Lo que viene.

Dentro del proceso de privatización del Bancafé se había planeado la venta del 55 por ciento de sus acciones a un inversionista privado y del 45 por ciento restante al público general, en un proceso similar al de ISA y la ETB.

El director de Fogafín, Juan Pablo Córdoba, dijo que van a explorar alternativas para conseguir el inversionista, pero que la opción elegida no es la segunda parte del proceso que se acaba de desarrollar.una decisión que debe tomar Fogafín como accionista y por lo tanto no afecta al banco, que seguirá con sus operaciones normalessostuvo.

Frente a la democratización, dijo que van a estudiar las alternativas para ver en qué momento sería oportuno. De todas maneras, queda pendiente la inversión de la International Finance Corporation, brazo financiero del Banco Mundial, que se había comprometido a ayudar a capitalizar el banco con 20 millones de dólares en caso de que el nuevo dueño lo requiriera.

También está en vilo el compromiso que adquirió el Gobierno en la carta de intención del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), en donde se estableció la venta del Bancafé antes del 31 de diciembre del 2003.

FOTO:.

Los empleados del banco dicen que no los pueden culpar a ellos por la no venta del banco. Dicen que se deben revisar otros costos administrativos, como los honorarios. Milton Díaz/ EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.