SOMOS LO QUE COMEMOS

SOMOS LO QUE COMEMOS

No queda duda de queuno es lo que comei y que existe una relación entre la dieta y la aparición de algunos tipos de cáncer como el colo-rectal y el de próstata.

11 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

No queda duda de queuno es lo que comei y que existe una relación entre la dieta y la aparición de algunos tipos de cáncer como el colo-rectal y el de próstata.

los expertos insisten en la necesidad de comer de forma balanceada, evitar el exceso de calorías, carnes rojas y comidas procesadas para prevenir enfermedades.

Un estudio reciente demostró que las mujeres que comen considerables cantidades de grasas, pan blanco y azúcares son las más propensas a sufrir de cáncer de colon, mientras que los hombres con mayor consumo de calorías tienen cuatro veces más riesgo de desarrollar cáncer de próstata.

Los científicos de la Universidad Johns Hopkins encontraron que consumir más de 2.600 calorías diarias, multiplica por cuatro esta posibilidad.

Las razones?.

Se cree que las carnes rojas se cocinan a temperaturas tan altas que pueden producir unas sustancias (nitrosaminas) cancerígenas. Del pan y los cereales procesados se sabe que aumentan los niveles de insulina, perjudiciales para las células sanas. Un proceso similar ocurre cuando se ingieren calorías en exceso, pues aumenta el nivel de algunas hormonas que favorecen el cáncer de próstata.

Las recomendaciones apuntan a la vigilancia a través de chequeos médicos como a la práctica de ejercicio, la alimentación equilibrada y el abandono de malos hábitos.

El consumo de comidas rápidas aumenta el riesgo de cáncer de colon.

Relajación consciente.

Es una técnica mediante la cual podrá controlar su mente y su cuerpo. Logrará desde mejorar su salud, hasta gozar de mayor prosperidad.

La mente domina todas las funciones del cuerpo. Aunque no seamos conscientes de ello, el cerebro funciona como un computador perfecto: no sólo regula las funciones necesarias mediante las cuales nos mantenemos vivos, sino que también recibe nuestrasy las ejecuta.

Así, cuando pasamos periodos de estrés pronunciados, el cerebro reacciona y da las órdenes necesarias a nuestros órganos para aguantar la presión a la que nos vemos sometidos.

El secreto de la relajación radica en nuestro patrón de ondas cerebrales. Ahora mismo, las neuronas de su cerebro, están funcionando a razón de 21 pulsaciones por segundo. Así debe ser para que estemos conscientes, despiertos y alertas al entorno. A este estado se le llama Beta, u ondas Beta.

Cuando se duerme, el cerebro baja el ritmo a razón de 14 a 7 pulsaciones por segundo. A este estado se le llama Alfa, u ondas Alfa. A partir de allí, según lo profundo de nuestro sueño, podemos entrar en estado Theta (de 7 a 4 pulsaciones). El último estado de la escala es el Delta (de 4 a 1 pulsaciones). Este último estado es difícil de alcanzar. Generalmente se da cuando las personas caen en coma.

Al entrar en el estado Alfa, todo el cuerpo se relaja. Aquí está la maravilla de la relajación consciente: mediante sus técnicas, podemos bajar conscientemente al estado Alfa sin dormirnos, y el cuerpo recibe todos los beneficios del sueño reparador. Muchas personas no logran relajarse mientras duermen. Así pues, la relajación consciente nos permite descansar y reparar el cuerpo y la mente más que cuando estamos dormidos.

Una buena relajación permite recuperar fuerzas.

Alimentación fresca.

El manejo y la higiene de los alimentos son fundamentales para evitar enfermedades e intoxicaciones. Combata las bacterias.

Los alimentos contaminados son un peligro para la salud. Se calcula que las enfermedades relacionadas con ellos afectan a una de cada tres personas. Para evitarlas siga estos consejos:.

Tenga precaución al comprar sus alimentos: adquiera los perecederos como la leche, la carne y los huevos al final de sus compras.

No permita que los jugos de carne, pollo o huevo, goteen sobre otros alimentos.

Cuando haga mercado, llévelo directamente a su casa. No haga otras vueltas, algunos alimentos se pueden descomponer.

su comida de forma adecuada: ponga en la nevera los huevos, la leche y las carnes.

Limpie y desinfecte regularmente su nevera.

Lávese las manos y limpie con desinfectante las superficies de la cocina antes, durante y después de preparar y servir las comidas.

Lave bien las frutas y las verduras crudas antes de comerlas.

los alimentos después de descongelarlos.

Al cocinar, fíjese que la carne tenga color marrón y que el pollo esté blanco en su interior, también el pescado.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.