A QUÉ JUGAMOS LOS COLOMBIANOS

A QUÉ JUGAMOS LOS COLOMBIANOS

El Tío Rico , en representación de los juegos más tradicionales, libra hoy una batalla campal en los puntos de venta frente al Rummy Q y al Risk , los líderes de la diversión casera, caracterizados por la interacción y la estrategia. (VER GRAFICO: LOS DUEÑOS DE LOS JUEGOS DE MESA)

15 de febrero 2004 , 12:00 a. m.

El Tío Rico , en representación de los juegos más tradicionales, libra hoy una batalla campal en los puntos de venta frente al Rummy Q y al Risk , los líderes de la diversión casera, caracterizados por la interacción y la estrategia.

(VER GRAFICO: LOS DUEÑOS DE LOS JUEGOS DE MESA).

El tacaño de Disney Word, que se vende desde hace 35 años en Colombia, aparece ensanduchado con las atracciones modernas. Todo indica que, como en las épocas de antaño cuando la diversión era apostar dinero con el parqués, las damas chinas y los naipes, ser rico -por lo menos virtualmente- sigue siendo la motivación de los jugadores.

Afianzada en estos deseos de ganar dinero, que tiene la mayoría de la gente, Mattel Colombia sacó el año pasado al mercado el juego Quién quiere ser millonario , el mismo del programa de televisión, donde con el esquema de las preguntas y respuestas los participantes miden el nivel de sus conocimientos.

El año pasado, Quién quiere ser millonario se vendió muy bien junto al Tío Rico y La bolsa millonaria , y paralelamente la demanda del Monopolio , con más de 50 años en el mercado, también se mantuvo, según informes preliminares de algunos distribuidores.

Las cuentas de los fabricantes nacionales y extranjeros del popular juego indican que hay por lo menos dos millones de hogares colombianos con Monopolio , una forma de pasar el tiempo que no se ha dejado derrotar por Internet ni por las demás diversiones electrónicas.

Su fortaleza ha sido poder hacer negocios y lograr que alguien se vuelva rico, por lo menos de mentiras , dice Marinelsa Manrique, quien lo disfruta desde hace años. Como ella, muchos otros de generación en generación les han enseñado a los ambiciosos jugadores a cambiar casas por edificios, cobrar renta, pagar impuestos y multas, hacer donaciones, hipotecar para conseguir liquidez, perder los inmuebles por no poder pagar las cuotas de los préstamos y, así, llegar a la quiebra o especular y correr riesgos para hacerse rico, como pasa en la vida real.

El negocio está dominado por unos pocos. Cerca del 50 por ciento del mercado está en manos de Ronda S.A. de Bogotá y de Hola Colina de Antioquia. Entre las dos está Hasbro, la multinacional dueña de la franquicia del Tío Rico (ver gráfico).

El año pasado se vendieron más de 110.000 unidades de este clásico que sigue siendo el rey. A su lado, está toda la gama de los demás juegos de mesa que representan al año un movimiento de alrededor de 25.000 millones de pesos.

Para los jóvenes, los principales consumidores de juegos, ya no es muy atractivo vencer el ocio con las fichas del parqués o del dominó. Las nuevas generaciones se la juegan, por ejemplo, con el Rummy Q , que consiste en formar tríos, cuartetos o novenos con la misma ficha. El producto es fabricado por Plásticos y Varios de Medellín.

A su lado está el Risk que es importado y que se basa en estrategia militar.

El parqués, las damas chinas, las cartas y el dominó tratan de sobrevivir apoyados especialmente por los adultos mayores. Javier, un joven de 17 años, sostiene: A mí que no me hablen de esos juegos, a veces veo a mis abuelos con el tal parqués que aunque lo entiendo no me mueve la aguja .

El mercado de los juegos, en algunos puntos de venta como Panamericana, sitúa en primer lugar el Rummy Q con un 30 por ciento y luego el Tío Rico con el 20 por ciento, seguido por el Risk con el 15 y los tradicionales naipes, el ajedrez, las damas chinas y el parqués con el 10 por ciento.

Los más vendidos.

El restante 25 por ciento corresponde a otros juegos como el Stop de las letras y el Twister de los colores.

Los juegos tradicionales de mesa (naipes, dominós, etc.) tienen una demanda que viene en caída, afirma Gloria Torres de la división de compras de Panamericana, quien explica que, por ejemplo, los colegios son los que más demandan el ajedrez.

En Exito Cadenalco, la cadena más grande de ventas al detal los resultados del año pasado muestran un repunte en Tío Rico , Monopolio y Bolsa Millonaria y también una caída en naipes y dominó. La misma cadena registra un avance en rompecabezas, pero con más de 500 fichas. Los juegos didácticos, contrario a lo que muchos piensan, no tienen gran demanda de los padres de familia, sino de las guarderías.

En cuanto a los juegos de mesa, un estudio de Nielsen para Ronda S.A. muestra que los que más compran son los solteros, después siguen los casados y las parejas en unión libre, y por último los separados y viudos. Las mujeres son las que más los prefieren y las edades de los que más juegan están entre los 25 y los 34 años.

Los que más compran también son los que tienen un puesto de trabajo, seguidos de los estudiantes y las personas dedicadas al hogar. Los que menos compran son los pensionados. Los bogotanos están a la cabeza de los jugadores y los pastusos en la cola.

La gerente de mercadeo de Ronda S.A., el principal fabricante de juegos de mesa, María Cristina Sáenz, comenta que distracciones de salón como el Monopolio son preferidas por personas de clase media alta y con estudios de bachillerato hacia arriba.

Ronda S.A. tiene las franquicias del Tío Rico , de Disney y el Monopolio de Hasbro. El año pasado, lanzo Malabares . Tiene además en el mercado rompecabezas y juegos escolares y didácticos. Para este año anuncia novedades como Lo sabes todo , Problemas de diccionario y Crucigrama de lujo .

Con el propósito de estimular la demanda y la utilización de los juegos antiguos y modernos durante la Semana Santa, por segundo año consecutivo la cadena Panamericana tiene prevista para finales de marzo una feria de la recreación con realizaciones, promociones y descuentos. El gerente de ventas de la empresa, Orlando Parada, señala que como nosotros no vendemos sardinas ni galletas, ofrecemos diversión para esos días de ocio .

CIFRAS DEL MERCADO.

Trece de los 44 millones de colombianos compraron juguetes en los últimos 12 meses. De este total, 5 millones (más del 10 por ciento de la población) adquirieron juegos de mesa. De estos 5 millones de consumidores, el 56 por ciento son mujeres y el 44 por ciento hombres. El pico más alto de consumo está en las personas de 25 a 35 años. El 42 por ciento trabaja y el 33 por ciento terminó el bachillerato.

Según el estudio Nielsen, entre los juegos y juguetes que se venden en el país, el 14,3 por ciento corresponde a los juegos de mesa. Los juguetes más vendidos son los carros (35 por ciento). El último lugar lo ocupan las pistolas (4 por ciento).

En Colombia, todo el sector de juegos y juguetes mueve anualmente alrededor de 200 millones de dólares. La cifra incluye exportaciones a México, Panamá, Venezuela, Ecuador, Perú, Chile, el Caribe y Centroamérica.

FOTO/Felipe Caicedo EL TIEMPO.

Los juegos de mesa tradicionales siguen en la competencia con los modernos por la conquista del mercado de la diversión.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.